"Voces contra el imperio"

En la empresa socialista "La Gaviota" sucede algo interesante

En la empresa procesadora de sardinas "La Gaviota", se suscita un experimento que debería ser ejemplo a repetirse por el resto de las empresas tomadas por el pueblo y la revolución. "La Gaviota" es una de las tantas empresas nacionalizadas por la Revolución Bolivariana este mismo año. Y muy recientemente, el día 5 de Diciembre fue celebrado su acto oficial de nacionalización donde todos sus obreros festejaron ese importante día de manera especial. Quizás, para algunos, ese evento haya sido similar a otros donde tampoco faltaron los protocolos, los encendidos discursos revolucionarios y las palabras del “nuevo jefecito”. No. En "La Gaviota" sucede algo distinto. Algo que lamentablemente ha faltado en otros espacios ganados por la revolución. "Existe un verdadero espíritu y trabajo revolucionario; existe compromiso y verdadera participación obrera", esto nos lo dijo Yorlando Conde, un poeta revolucionario y dramaturgo venezolano que fue encargado por el Ministro Eduardo Saman para la noble misión de sembrar conciencia en los trabajadores de "La Gaviota" a través de la cultura.

“Honor a quien honor merece” -reza un dicho venezolano. Los trabajadores, el Comandante Chávez y Saman son los padres de esa hermosa criatura. La empresa "La Gaviota" tiene el nombre de "Socialista" bien puesto. Pues, pertenece al Estado, y por ende, pertenece a todo el pueblo de Venezuela. Quienes la dirigen no forman parte de la degenerada burocracia "meritócrata" estatal que sobrevive como gusanos en el aun vigente Estado burgués, la misma que en otros espacios ha llegado a instalarse y hacer de las suyas: para dirigir a las empresas como si fuesen privadas; explotar a los obreros y aislarlos de la dirección y la producción para después privilegiar y corromper a su élite y que terminan por enriquecerse y destruir la revolución. No, en "La Gaviota" no sucede nada de eso. Pues, son los trabajadores quienes tienen la última palabra en la selección y permanencia de su gerencia. Sus gerentes son escogidos entre los mismos trabajadores. No existe la división del trabajo. Los trabajadores rotan sus responsabilidades y los productos generados por su fuerza de trabajo son de alta calidad y distribuidos a PDVAL, Mercal y otras instituciones del Estado para su colocación final. Las nuevas relaciones de producción y distribución de la empresa procesadora de sardinas "La Gaviota" son verdaderamente socialistas. "La Gaviota" si merece llamarse Socialista. “Pero lo mejor de esa empresa –nos afirma Yorlando Conde- es el nivel de conciencia y de compromiso revolucionario alcanzado por sus trabajadores. Pues, da gusto ver a sus trabajadores con un libro del “Manifiesto Comunista” de Marx bajo el brazo y dedicando un tiempo al estudio, o recitar obras teatrales con definido contenido de clase, donde se ridiculiza al patrón burgués y al burocratismo”.

Podrían los responsables de las empresas “socialistas” procesadoras de plásticos, de PEQUIVEN, visitarla y tomar notas de esta experiencia.


basemtch@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5582 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI