Utilizan el nombre de los Circulos Bolivarianos para favorecer a la contrarevolución en Carabobo

Quienes hacemos seguimiento a las continuas observaciones críticas del camarada Mario Silva, para develar los verdaderos intereses de los dueños de los medios de comunicación y de los operadores políticos de los diversos sectores de oposición, entendemos por que un hombre como Mario, haya llegado tan profundo a la conciencia de los venezolanos despiertos. El espacio que dirige a través del programa La Hojilla, se convirtió en una trinchera de lucha revolucionaria y una tribuna de denuncia contra la corrupción y el burocratismo tanto de derecha como de izquierda, además, el arrojo y valentía que esgrime, ingredientes necesarios en la conducta de todo revolucionario para decir la verdad y el método basado en el distanciamiento épico y político de los acontecimientos reales de las prácticas fascistas o sencillamente de las desviaciones del oportunismo político y el infantilismo ideológico, expresan la profundidad de su compromiso con el proceso revolucionario bolivariano y socialista. El gesto social de su práctica que hace énfasis en los valores y principios de la ética revolucionaria, es coherente con los ideales del socialismo y esto define la contradicción fundamental de un liderazgo que para la oligarquía carabobeña y sus cipayos públicos o encubiertos, marcaría el inicio de su más profunda decadencia, y para los sectores del oportunismo e infantilismo de izquierda insubstancial, la agudización de la crisis de legitimidad y credibilidad en la que están sumergidos.

Los señalamientos de las plumas tarifadas de la oligarquía carabobeña en los medios de comunicación contra Mario Silva, se orientan hacia la descalificación permanente con una serie de epítetos y suerte de corrillos en los que se señalan que Mario: “es inaccesible por que anda rodeado de guardaespaldas”, “llega en sus camionetotas, discursea y se va, sin hablar ni dejarse tocar por nadie”, “que es un outsider de la política impuesto por Chávez en Carabobo”, “que no es de Carabobo, ni conoce este estado” y para los sectores del oportunismo e infantilismo de izquierda: “que no es un candidato de los que agrada a la prensa”, “que sus aspiraciones son muy ajenas al sentir del resto de los candidatos a las alcaldías y al Concejo Legislativo Regional”, “que alcaldes, concejales y diputados no necesitan del gobernador”, “que en cada municipio se debe trabajar con equipos propios o paralelos”, “que lejos de unir, llego a Carabobo para dividir”, “que su discurso es vulgar, marginal y chabacano”. En fin, toda una suerte de estigmas orientados a montar una matriz de opinión que origine consciente o inconscientemente en el pueblo carabobeño, el rechazo a la presencia del camarada Mario Silva.

Por otro lado, el despliegue de las ambiciones personales y grupales que se evidencian en las decisiones y acciones de algunos dirigentes, que aun viniendo del seno del propio proceso, se desviaron del norte estratégico, terminando subordinándose a personajes, que utilizando la imagen y popularidad de nuestro presidente Hugo Chávez y del Proceso Revolucionario Bolivariano, accesaron al poder político para ponerlo al servicio de oscuros intereses económicos de la reacción carabobeña. Ahora estos dirigentes se develan en la actual coyuntura debido a la inconsistencia ideológica y a las desviaciones, en una fase que evidencia la crisis histórica de lo viejo en tránsito hacia lo nuevo. Nos referimos, entre otros, al caso de los señores Ivo Rodríguez, Jaime Torres, José Gregorio Blanco y Elías Robles, quienes utilizando el nombre de los Círculos Bolivarianos y en abiertas posiciones contra las decisiones del presidente Hugo Rafael Chávez Frías, el PSUV y su militancia y las propias de nuestra organización (Círculos Bolivarianos), han decidido hacer tienda aparte de nuestro proceso, y entre otras acciones contrarrevolucionarias, se pronuncian públicamente a favor de la candidatura del Gobernador del Estado Carabobo Luis Felpe Acosta Carlez, de la candidatura de Aldalá Makled a la Alcaldía de Valencia y a la candidatura de Gerardo Ramírez como candidato a la Alcaldía de Naguanagua. En tales pronunciamientos, hablan de que son disciplinados políticamente, pero que no son “ovejas ni borregos de nadie”, por lo que no respaldan la candidatura de Edgardo Parra (candidato por el PSUV a la Alcaldía de Valencia) y que por eso no están dispuestos a aceptar las imposiciones y no les importa ni temen una expulsión de las filas del PSUV.

Realmente los hechos hablan por si solos, el PSUV, no necesita hablar de expulsión, para sancionar críticamente el salto de garrocha que estos u otros dirigentes, hayan realizado o estén en vías de hacerlo hacia las grandes ligas de la oposición, aunque pretendan seguir manejándose con un lenguaje maniqueo de revolucionarios. Ellos han hecho uso de su libre albedrio al decidir abandonar el camino de la revolución bolivariana, las filas del PSUV y por ende, la vía del socialismo, su precaria conciencia revolucionaria, fue tomada por el oportunismo emergente y las únicas palabras que les quedan a partir de ahora serán para perjurar y justificarse ante el pueblo y la conciencia crítica de los revolucionarios comprometidos y coherentes.

La Coordinación Nacional de los Círculos Bolivarianos, ha venido señalando ante los diferentes colectivos y liderazgos de nuestra revolución, las continuas prácticas de oportunismo político y carencia ideológica de estos señores, las cuales se profundizaron en el año 2,006 cuando pretendieron incorporar orgánicamente la militancia de los Círculos Bolivarianos al partido PODEMOS en el estado Carabobo, como parte de una negociación con el conocido dirigente de este partido Gerardo Ramírez y así, aspirar a cargos de elección popular y garantizar la permanencia de Ivo Rodríguez y de Jaime Torres en INSALUD y en la Dirección de Apoyo a las Misiones en el Gobierno Regional de Carabobo. Esta clientelar acción, de acuerdo a la declaración de principios de los Círculos Bolivarianos, les valió su autoexclusión de esta organización, creada por el presidente Hugo Chávez en el año 2001.

Tal negociado, fue públicamente refrendado, cuando los diputados del MVR ante el Concejo Legislativo Regional de Carabobo, pidieron la interpelación de Gerardo Ramírez para pedir su destitución como Secretario de Política de la Gobernación de Carabobo, lo que provoco que este “GRUPO DE PODEMOS”, usando el emblema de los Círculos Bolivarianos y actuando como fuerza de choque de Gerardo Ramírez, tomaran violentamente la sede del Concejo Legislativo Regional de Carabobo, para impedir dicha interpelación.

Adicional a esto, fueron públicos y notorios los señalamientos de este grupo de personas contra la señora Irina Silva cuando esta, presuntamente -según denuncia interpuesta ante la fiscalía por los señores Ivo Rodríguez y Jaime Torres-, participo como intermediaria en el pago de sicarios para asesinarlos. Para luego, contradictoriamente, aparecer con esta misma señora en sitios públicos y hasta en una rueda de prensa por un conocido canal de televisión de la región. Esto sin contar, la presencia de este grupo de personas, conjuntamente con la autodenominada “RED NACIONAL DE CIRCULOS BOLIVARIANOS”, el día de la liberación de las cuatro personas retenidas por las FARC-EP, en la toma violenta y vigilia ante el canal de televisión GLOBOVISION, acción esta, en la que el señor concejal José Gregorio Blanco, tuvo activa participación, dando declaraciones a los diferentes medios de comunicación de la oposición, empañando la acción humanitaria de nuestro presidente en aquel histórico dia.

Como vemos, pragmatismo y oportunismo del más puro. Son estas continuas prácticas las que han venido evidenciando y marcando la ubicación de estos señores en la acera de enfrente del proceso revolucionario.

Son estos acontecimientos suscitados en Carabobo en las últimas semanas, a raíz de la decisión de la mayoría militante del PSUV de elegir al compatriota Mario Silva como nuestro candidato a la Gobernación, los que reflejan la agudización de las contradicciones ideológicas, políticas y socioeconómicas latentes en los diversos sectores, tanto de la oposición como de las facciones internas del antichavismo con Chávez y del chavismo sin Chávez, que ya inician el proceso de deslinde.

Estamos seguros que el pueblo históricamente excluido de Carabobo y las diferentes corrientes revolucionarias de la región, no se dejaran manipular por la oposición y los oportunistas, ni por las viudas que lloran al viejo sistema que agoniza y que pretende mantener a Carabobo como ultimo bastión de la oligarquía.

PATRIA, SOCIALISMO, O MUERTE, …VENCEREMOS!!

Con la Patria y el Socialismo, la Sonrisa y la Vida.
De: Lic. José Pereira Rodríguez.
Coordinador General Nacional de los Círculos Bolivarianos.
Correo Electrónica: pereirarjose@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 6234 veces.



José Pereira Rodríguez


Visite el perfil de José Pereira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: