En tres palabras

El viejo loco. Sigue soñando despierto. Libre como nunca. Nada nos detendrá. Vamos a triunfar ¿Quién nos acompaña? (I/II)

"A mí no me gusta definirme con mis palabras,

que me defina mi conducta"

"Algunos dicen de Zobeida que está loca.

Pero que hermosa la locura de Zobeida.

Cuando nos vio amando a la Patria.

Construyó una muñeca que se llama Patria.

Para amar nuestra locura."

Alí Primera.

Dedico este artículo al Gobernador del Estado Táchira, Dr. Freddy Alirio Bernal Rosales, quien, en un acto de generosidad que lo enaltece, nos sorprendió con su imprevista asistencia, en el acto solemne realizado en el salón de sesiones del Consejo Legislativo del Estado Táchira (CLET), realizado el jueves 23 de noviembre, para homenajear a la ESCOLAG por su 20 aniversario y, a la vez, celebrar el cumpleaños de Carlos Matus Romo, su creador. Agradecemos, su invalorable presencia como jefe del ejecutivo regional y líder nacional. Gesto amoroso y solidario al tomar tiempo de su apretada agenda, para acompañarnos y aprovechar para decir unas sentidas y sinceras palabras hacia la ESCOLAG y hacia mi persona. A pasar de que en mi discurso como orador de orden fui crítico a su gestión.

Aprovechó, el jefe del Estado, para proponer se nos conceda una nueva y más elevada condecoración (Orden al mérito político General Cipriano

Castro) y con la valentía y sinceridad que le caracteriza, señaló, con total honestidad, que compartía buena parte de lo que dijimos en el discurso y por eso comprendía mis críticas constructivas y propositivas, como expresión de mi propia libertad. Producto, según él, entre otras razones, a mí avanzada edad. Que me hace libre de decir mis verdades. Para reafirmarlo, recordó lo que en alguna oportunidad señaló, Jorge Giordani, en un consejo de ministros, en el que reconocía que entre más viejo se es más libre: Más loco. Parodiando seguramente al escritor español, José Saramago (1922-2010), a quien él gusta citar. Y que dejó plasmado al final de su "Testimonio y responsabilidad ante la historia"

"En estas circunstancias prefiero apegarme a la frase atribuida al gran escritor universal José Saramago, ¨ mientras más viejo más libre, y mientras más libre más radical¨ Finalizó su ironía Jorge Giordani.

Personaje a quien, seguramente, la historia - bien contada - algún día lo evaluará y juzgará, como uno de los responsables, de la situación económica que vivimos o, al menos, de haber impedido que el Método PES, propuesto por el maestro, Carlos Matus Romo, se pudiera experimentar y aplicar en Venezuela. Doy fe. Y tengo pruebas irrefutables. Así lo adelanté en tres artículos que publiqué en Aporrea, luego de esa irónica comunicación que ha sido leída por miles de personas. (1)

Basado en ese recuerdo, el señor gobernador, expresó con jovialidad y mucho respeto, que comprendía las locuras del profesor Hugo Moyer. Reiterándonos, una vez más, su respeto, su querencia y admiración.

Según sus propias palabras: "El profesor Moyer, por su edad, se puede dar el lujo de decir con libertad lo que piensa. Decir sus propias verdades. Muchas cosas de las que dice las compartimos. Otras no"

Y tiene razón yo veo un 6 y él un 9. Porque estamos "situados" en posiciones distintas (auto-referencialmente) en la misma realidad. Él es gobernante. Yo, un profesor. Aunque los dos podamos tener razón.

Pudiera pensarse que el señor gobernador, molesto por las críticas que realicé, mientras leía y comentaba mi discurso, sin haberme percatado que estaba en el recinto. Pues, apareció de incognito. Al escuchar mis críticas, aprovechó para llamarme viejo y loco o "viejo loco". Como me dijo alguien al salir del evento. Y, como cualquier "viejo loco", yo podía decir cualquier disparate con total libertad. Expresar lo que quisiera. Porque, al parecer, no tengo nada que perder. Por eso, puedo hablar sin medir consecuencias. Porque mi edad (73 años) me lo permite. Es decir, actuar como un loco. Como un "viejo loco". Por tanto, como viejo y como loco o como "viejo loco", tengo la libertad de decir la verdad. Pues, bien lo dice el refranero popular y algunos autores como Jaume Perich:

"Los locos y los niños, siempre dicen la verdad.

Por eso se han creado los manicomios y los colegios"

UNA ACLARATORIA AL GOBERNADOR Y A TOD@S

En ese sentido, querido y admirado gobernador. Debo decirle que usted no me ofende o cualquier persona que lo haga, si me llaman viejo, loco, o "viejo loco". Sobre todo, si la hace en un tono jocoso y embadurnado de jovialidad y respeto. Como usted lo hizo. No fue en tono peyorativo, acusador o para mal ponerme. Sé que esa no fue su intención: Herirme. Criticarme. Atacarme. Desquitarse. Juzgarme. Enfrentarme. Si esa hubiera sido su intención, no expresa esas palabras tan hermosas de respeto y admiración que me halagaban. Ni me hubiera ofrendado ese Diploma de la gobernación del Táchira con esa dedicatoria en la que me expresaba:

"En los veinte años de creación de la ESCOLAG…Para el Ing. MSc. Hugo Moyer Agostini, en reconocimiento a su extraordinaria y loable labor para difundir y aplicar el método de Planificación Estratégica Situacional creado por el Dr. Carlos Matus Romo, de quien fue uno de su más esclarecidos discípulos y hoy es el fundador, hacedor e impulsor de la ESCOLAG, ideada por el Dr. Matus, para elevar la capacidad intelectual de los gobernantes, a fin de sus prácticas se realicen con los mejores resultados para la sociedad"

No me hubiera regalado el bello logo de la ESCOLAG y de la Casa de América Latina y del Caribe, en una especie de placa recordatoria de fina confección. No se le hubiera ocurrido solicitar al CLET concederme una más alta distinción y, mucho menos, regalarme aquel fraterno y efusivo abrazo, luego de condecorarme con el botón "Honor al Mérito" en nombre de tod@s l@s Diputad@s del CLET. Es decir, en nombre de la representación del pueblo del Táchira. En presencia del Procurador del Estado, Dr. Félix Roque y del Contralor del Estado, Dr. Luis Aguilar. Poder Ejecutivo, Legislativo, Procurador y Contralor. Empresarios. Fuerza Armada. Rectores de Universidades. Profesionales graduandos del I Diplomado Binacional en Planeación y Control de Gestión. Comunidad en general. Y algo importante: Me condecoró con su abrazo amigo y de admiración ¿Qué más podemos pedir? ¿El cielo?

Quiero que sepa que, desde hace tiempo, aprendí y asumí, junto a Salvador Dalí que: "Sólo sé que soy loco". Aunque más que loco. Que lo soy. Más que viejito, de tercera edad. Que lo soy. Lo que soy es un niño. A veces, herido y frustrado. Incluso, malcriado. La mayoría de las veces, he sido, un niño nutritivo, alegre, feliz, creativo e imaginativo. Quien, en su primera niñez, huía de la Escuela porque le fastidiaba lo que decían y hacían sus maestras. Ellas, como su familia, se molestaban porque les decía la verdad en su propia cara. Sigo siendo un niño. Sólo que ahora soy un niño loco que critica, llama la atención e invita, paradójicamente, a que asistan a la escuela, a los gobernantes y políticos: presidentes, gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y militantes de partidos.

LA NUEVA ESCUELA PARA GOBERNANTES

"¿Dónde iremos a buscar modelos? La América Española es original. Original han de ser sus instituciones y su Gobierno y originales para fundar unas y otro. O inventamos o erramos."

Simón Rodríguez

No les estamos invitando a la misma escuela que los propios gobernantes no han podido transformar. Les estamos invitando a una nueva escuela. Para estudiar y aplicar nuevos paradigmas. No son modelos importados de Europa o los EEUU. De Rusia, China o Irán. Son los nuestros. Como los de Carlos Matus, Waldemar de Gregori y Luis Gómez de la Vega. Inspirados en maestros latinoamericanos como Simón Rodríguez y Paulo Freire. Con nuevos métodos de enseñanza aprendizaje: Constructivistas. De Investigación-Reflexión-Acción. Con modelos neuroeducativos, integralistas, proporcionalistas y tricerebrales. Donde la mayéutica que nos enseñó Sócrates y nos exigió Simón Rodríguez sea lo dominante. Hacernos buenas preguntas para obtener mejores respuestas. Para una formación integral: Técnica, POLÍTICA y, además, ética-moral y espiritual. En resumen: les invitamos a participar en la Escuela Latinoamericana de Ciencias, Técnicas y Tecnologías de Gestión (ESCOLAG) y en otras que existen en América Latina, como el Instituto

Carlos Matus, en Sao Paulo, Brasil, el Centro e Investigación y Métodos de Gobierno (CIGOB) en Argentina y tantas otras escuelas que existen o irán surgiendo como la Fundación Escuela de Gobierno del Táchira (FUNDESGOT) y la Escuela de Gobierno del Municipio Cárdenas (EGOMUCAR) u otras.

Como nos enseñara nuestro maestro el Dr. Carlos Matus Romo. A quien también el jueves, en el CLET, homenajeamos y celebramos su cumpleaños, junto con el 20 aniversario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias, Técnicas y Tecnologías de Gestión (ESCOLAG), como ahora la llamamos para incorporar a los empresarios y a la comunidad, más allá de los gobernantes, quienes han sido nuestra prioridad en estos primeros 20 años. No a la escuela a la que yo le huía porque no vibraba con su manera de quererme enseñar lo que yo podía aprender por mi propia cuenta o en otros lugares a donde me escapaba. Para evitar formarme en la escuela tradicional. La escuela atosigante, frustrante y alienante que, como dijera nuestro maestro Carlos Matus Romo, en la comunicación que le enviara al presidente brasilero Fernando Henrique Cardozo, luego publicada con el título: "Gobernantes a la Escuela". También ha afectado a nuestros gobernantes porque ellos se formaron en esa escuela y no pudieron eludirla. Tal como yo intenté, muchas veces, escaparme de ella.

Como expresó nuestro maestro y sigue siendo, así años después:

"Los gobernantes son víctimas de la misma escuela que ellos no han podido renovar. Cuando niños sufrieron el "amaestramiento" de la escuela tradicional: transmisión atosigante y autoritaria de conocimientos, a veces obsoletos, raciocinio determinístico, teorías en abstracto con olvido de la teorización sobre la realidad, excesivo respeto por los paradigmas vigentes, privilegio de lo cuantitativo sobre lo cualitativo e identificación de ciencia con los modelos bien estructurados con variables medibles. No le enseñaron a aprender, sino a aprender lo que le enseñaron. La escuela básica desaprovecha el potencial de inteligencia, creatividad y personalidad que encierra una mente joven y vigorosa, llena de interrogantes sobre el mundo."

Ya lo había dicho hace 200 años atrás Simón Rodríguez:

"El título de maestro no debe darse sino al que sabe enseñar, esto es, al que enseña a aprender; no al que manda aprender o indica lo que se ha de aprender, ni al que aconseja que se aprenda. El maestro que sabe dar las primeras instrucciones, sigue enseñando virtualmente todo lo que se aprende después, porque enseñó a aprender."

PARA CERRAR ESTE AGRADECIMIENTO:

En gesto de gratitud por su presencia. Aunque fuera sorpresiva y no anunciada. En gesto de agradecimiento por su regalo y su petición al CLET de concedernos una más elevada condecoración. La del insigne Presidente de Venezuela, General Cipriano Castro. Agradecido por sus sinceras palabras, su abrazo fraternal, su mirada de frente, su sonrisa franca, en medio de agotadoras jornadas. Reciba este artículo nuestro, como un reconocimiento más, al que usted también se ha hecho merecedor. Más que un botón o una medalla. Es reconocer en usted valores, principios, actitudes y conocimientos, propios de un estadista.

NOTA:

En el próximo artículo, que complementará a este, aspiro hablar de las razones y evidencias que me hacen pensar que en mi caso no es la edad lo que me lleva a decir mis verdades con total libertad. Yo soy así desde hace muchos años. Desde niño. Lo saben quiénes me conocen de niño: Mi familia, mis amigos y profesores. Nací irreverente. Contestatario. Sincero. Transparente. Honesto. Decir la verdad ha sido mi fortaleza y debilidad. No es ahora que ya no tengo nada que perder. Es que he perdido mucho. Incluso, hasta mi familia. Por andar diciendo la verdad y no ser prudente. Y lo seguiré haciendo al costo que sea. Porque dejaría de ser yo. Y sería lo que los demás quieren que sea. Y eso nunca. Primero mi autenticidad.

REFERENCIAS:

(1) Artículos en relación a Giordani: Las ironías de Giordani: ¡Ya no es posible callar! (I) / Las ironias de Giordani: Diez diferencias entre nosotros (II) / Chávez, Carlos Matus y las ironías de Giordani (III)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1069 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: