Ricardo Adrián, es el único candidato a la Gobernación de Carabobo que puede enfrentar la actual crisis social y económica

Ricardo Adrián, es el único candidato que por su naturaleza social de pertenecer al sector trabajadores, su vínculo práctico con las luchas del movimiento comunitario y otros movimientos sociales, está completamente habilitado y libre de ataduras para enfrentar la actual crisis socioeconómica y defender al pueblo frente a factores de poder adversos que afectan negativamente la vida de los trabajadores y el pueblo en general.

Ricardo es un joven periodista, que tiene en su haber un importante acumulado estudiantil, social y político en su permanente trayectoria de lucha, con destacada experiencia en el desarrollo de planes industriales de cadenas productivas en carabobo y venezuela, cuenta con la fortaleza de un bagaje cultural profundo.

Es portador de un extraordinario conocimiento sociopolítico sólido y clasista que lo definen en una visión crítica de la política que lo perfilan como un cuadro revolucionario orgánico de primera línea, posee una inquebrantable voluntad política para hacer una gestión pública útil y brillante, necesaria para el rescate de la moral pública muy cuestionada en carabobo en los últimos años.

En ese propósito, Ricardo Adrián presentó su innovador plan de gobierno con un contenido programático donde se prioriza al ser humano como el centro de atención en la gestión del gobierno inteligente y eficiente con la gente, siendo ésta la única candidatura progresista y respaldada por la única organización política ubicada en el campo de la izquierda revolucionaria el PCV Partido Comunista de Venezuela, porque los demás partidos se fueron a la derecha encabezados por el del gobierno.

Mientras que el resto de los candidatos que aspiran seguir el continuismo involutivo, están completamente impedidos de enfrentar la actual crisis por razones de interés de su clase social a la que pertenecen para encarar la presente crisis, también por ser promotores y beneficiarios de la crisis misma, y lo que es peor forman parte de ella como es el caso del actual gobernador.

Siendo una grotesca contradicción que quien ayudó a fomentar la actual situación crítica con su pésima gestión, venga ahora a ofrecer soluciones a su propio fracaso, que nadie se autoengañe creyendo que los tres empresarios candidatos vinculados a la vieja y nueva burguesía vienen a salvar a las mayorías del pueblo trabajador y no a su propia clase social privilegiada.

No cabe la menor duda que Ricardo Adrián gobernará obedeciendo al pueblo con la participación popular comunitaria, con los distintos movimientos de los sectores sociales y con los trabajadores, mientras que los candidatos empresarios trillizos de la Cosa Nostra sólo obedeceran a sus jefes de la economía y a sus amos de la clase social burguesa, es decir que aunque ganen con el voto "prestado" del pueblo incauto, gobernaran para los intereses de su clase social burguesa, de éso tampoco hay la menor duda.

Éstas elecciones se caracterizan por la puesta en escena del choque antagónico de la Lucha de Clase, entre dos factores irreconciliables presentes en cualquier sociedad humana debido a sus naturalezas socioeconómicas distintas, en este caso el primero lo conforman el pueblo trabajador, que son los productores de la riqueza con su fuerza de trabajo y son el sector mayoritario al que pertenece Ricardo Adrián como trabajador asalariado de la comunicación social.

Mientras que el segundo factor en el presente caso está conformado por los "trillizos" el Vampiro, el Pastor y el guarimbero, tres empresarios del capital especulativo de la burguesía, quienes se apropian indebidamente del valor de la fuerza productiva de los trabajadores (Plus valor o Plusvalía), representada por una minoría con poder económico y necesitan el poder político para fortalecer y asegurar su acumulación del capital robado a los trabajadores, y al pueblo en el presupuesto del estado.

Carabobo es un escenario de confrontación entre las dos clases sociales en la lucha por el control político del poder, donde los trabajadores y Ricardo Adrián en la frontal disputa compiten contra los tres empresarios de la derecha explotadora encabezados por el actual gobernador; por lo que es paradójico y hasta se vería extraño que algún trabajador de cualquier nivel vote por un candidato empresario explotador de la burguesía, no es eso contra natura, incoherente y falso?, votar por un verdugo de trabajadores..!

De allí que Ricardo Adrián por su condición natural de trabajador es el único candidato que como gobernante podrá enfrentar con decisión y poder la actual crisis económica, social y moral e impulsar un cambio cultural en las relaciones sociales y humanas; mientras que los candidatos empresarios están impedidos porque sus intereses de clase no se lo permite y porque su naturaleza se fundamenta en la mentira y la manipulación, para hacerse del poder mientras que los trabajadores y el pueblo en general no entiendan el papel que les toca jugar en su equipo.

Hay ejemplos que muestran nuestra opinión sustentada por la incontestable teoría científica comprobada de Marx, sobre la cual la derecha capitalista del mundo no ha podido demostrar lo contrario, porque es una realidad expresa en el plano de la División Social del Trabajo y las Relaciones de Producción, que es lo que determina en la práctica la justificación de la Lucha de Clase y la relación vinculante con la presente confrontación electoral entre dos clases sociales por la gobernación de carabobo hoy.

No es casual que el presidente Nicolás Maduro, quien fue trabajador asalariado en tiempo pasado pero que ahora detenta el máximo poder político en el país, habiendo renunciado irrevocablemente a las causas y luchas obreras y subido a su nueva clase social alta, es lógico entender que se sienta comprometido con la protección de la nueva burguesía importadora eliminando los aranceles a la importación de productos elaborados con el consiguiente subsidio a la mano de obra extranjera, y respalde al candidato empresario de la burguesía en carabobo, mientras a los trabajadores venezolanos ni agua, mostrándole la tradicional señal de costumbre.

No es por casualidad que en nuestro país los pequeños productores sigan esperando del alto gobierno la inversión productiva interna, mientras se favorece a la importación criminal y peor aún los trabajadores permanecen con los salarios congelados prácticamente en cero con la respectiva violación de la Constitución.

Siendo más grave, mantener al pueblo trabajador pagando el impuesto al valor agregado - IVA, mientras la burguesía no paga nada por el contrario reciben subsidio del estado, por lo que tampoco es casual que el empresario gobernador sea el candidato del presidente Maduro y los otros dos candidatos de los trillizos sean financiados para legitimar la fachada democrática de las elecciones, a contrapelo del sacrificio y sufrimiento del pueblo.

Ricardo Adrián, como candidato de la clase trabajadora continuamente ha fijado posición pública sobre el salario real y como es lógico en favor de los trabajadores, reclamando la necesaria indexación del salario básico al valor de la cesta básica familiar sustentado en el Artículo 91 de la Constitución, lo que demuestra su legítima autenticidad natural como defensor de su clase social a la que pertenece como trabajador.

Dijo también el candidato del pueblo trabajador Ricardo Adrián, que es posible aumentar el salario a los trabajadores venezolanos poniéndole impuestos al gran capital y cobrar aranceles a la burguesía empresarial importadora, mientras que los candidatos empresarios no se atreven a decirlo ni hacerlo porque están impedidos, por la sencilla razón natural de que si aumentan el salario se afectarían sus intereses patronales, en la reducción de su acumulación de capital y contra los intereses de clase social alta al la que pertenecen, así de fácil.

Dicho lo anterior, para los trabajadores y sectores populares en general NO debe existir ninguna razón de peso, ni lógica natural de clase social para votar por los representantes de otra clase social distinta a la nuestra como la burguesía empresarial, porque sería votar contra nuestros propios intereses de clase, y más importante sería traicionar la clase social a la que pertenecemos y peor aún estaríamos votando para favorecer a nuestros verdugos, y porque seguiríamos siendo víctimas del síndrome de Estocolmo.

Aclarado el punto compañeros trabajadores y pueblo en general, por nuestra autoestima personal y la dignidad social de nuestra clase, votemos conscientes, votemos Gallo Rojo PCV Partido Comunista de Venezuela, para que contra todos los pronósticos de la canalla mediática de la desinformación y la propaganda de guerra de manipulación de la verdad, RICARDO ADRIÁN sea el primer Gobernador de la clase trabajadora y el pueblo sin voz de carabobo, con el poder político necesario para acompañar, defender y proteger la lucha de los trabajadores y el pueblo en general en la conquista de sus reivindicaciones frente al poder de la derecha empresarial parasita y el estado burgués.-



Esta nota ha sido leída aproximadamente 519 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: