Urinarios Públicos Modernos en Campo Alegre

Tienes ganas de orinar, rápido, vete ya

Al pensar en la orina, quizás se nos viene a la mente versos del desgarrador "Tango del viudo" de Pablo Neruda [1] en los que expresa cuánto daría por escuchar la respiración de su querida...

Daría este viento del mar gigante por tu brusca respiración

oída en largas noches sin mezcla de olvido,

uniéndose a la atmósfera como el látigo a la piel del caballo.

Y por oírte orinar, en la oscuridad, en el fondo de la casa,

como vertiendo una miel delgada, trémula, argentina, obstinada,

cuántas veces entregaría este coro de sombras que poseo,

y el ruido de espadas inútiles que se oye en mi alma,

y la paloma de sangre que está solitaria en mi frente

llamando cosas desaparecidas, seres desaparecidos,

substancias extrañamente inseparables y perdidas.

O tal vez ese hombrecito que orina en una fuente belga, el Manneken Pis, que es una estatua de bronce de 65.5 centímetros situada en el centro histórico de Bruselas, Bélgica. O de los borrachos de las avenidas Bermúdez y Miquilén en el centro de la ciudad de Los Teques.

PIS

Pis es una palabra informal pero común que significa "orina". De todas las palabras de argot para las funciones del cuerpo, esta es una de las menos ofensivas. Aunque no es una travesura hablar de hacer pis, este término es un poco infantil. Sin embargo, decir "tengo que hacer pipí" es aún más infantil. Nadie parpadeará cuando digas que tienes que hacer pis, pero probablemente tampoco les interesa recibir esta información, lo mejor es simplemente decir: "Tengo que ir al baño".

Toda ciudad bien planificada tiene dentro de su urbanismo contemplado la existencia de baños públicos, para darle a la población un mejor bienestar en el área de la salud y en el área ambiental.

Si esto representa una carga honorable para el gobierno, ésta se puede traspasar al sector privado, como lo hizo el gobierno de CAP quien elaboró el Decreto 121: Obligación de dotar de servicios de higiene (baños) a los establecimientos abiertos al público: Gaceta Oficial 34192: 5-Abril-1989 [2].

COMUNIDAD

DEBEN SER SANCIONADOS POR ORINAR EN LA VÍA PÚBLICA

Varios tramos del sector El Llano, en Campo Alegre, de la ciudad de Los Teques, Calle 28 de Octubre, Calle Carabobo, Calle Boyacá y Calle Campo Elías donde se realizan nuevas construcciones, así como en los exteriores de algunos inmuebles, rincones son los lugares donde más se comete la infracción de una Ordenanza Municipal o la Ley de Convivencia para la Seguridad y la Paz Ciudadana en el estado Bolivariano de Miranda del 14 de Diciembre de 2017 que prohíbe y sanciona en su artículo 21, párrafo 2-e, por realizar las necesidades corporales (orinar) en la vía pública [3].

GEO, LEO, MEO

Pero, ¿por qué ocurre esto? Porque no existen lugares apropiados para realizar cualquier tipo de necesidad fisiológica. No hay una verdadera atención al ciudadano que circula por el centro de la ciudad; estas serán las consecuencias y si el ciudadano no está educado y además no tiene conciencia de la situación, todavía será peor.

¿SON LOS URINARIOS PÚBLICOS LA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA?

Se puede realizar una encuesta y preguntarle a la ciudadanía sobre la creación de baños públicos en varios sectores o en el centro de la ciudad con corresponsabilidad social. La ambición es muy clara: hacer que sea estándar que cada vez que haya urinarios para hombres, haya urinarios para mujeres. No hay absolutamente ninguna razón para que las mujeres no tengan urinarios también.

BAÑOS MÁS EFICIENTES

Diseños más nuevos también apuntan a agilizar las visitas al baño. Pueden usarlos en cuclillas, son increíblemente más eficientes dicen algunos arquitectos. Existen otros diseños donde las mujeres pueden orinar de pie. No hay puertas, pero las paredes curvas protegen a las usuarias de ser vistas y a la vez, fomentan que se use con rapidez.

Las mujeres suelen tardar más que los hombres en el baño debido a factores biológicos, sociales y prácticos como la menstruación, el cuidado de niños o la ropa. A menudo, estos no se tienen en cuenta cuando se diseñan los baños.

El campo sanitario y de gestión de baños está muy poco priorizado.

FÁBRICA DE TIJERAS

Me cuentan, que en otras épocas, algunas madres, cuando los niños - ya grandes- se orinaban la cama, éstas los amenazaban diciéndoles que si se volvían a orinar en ella les iban a cortar el pipí. Y ellos dejaban de orinarse el lecho. Tremendo efecto. Esa misma metodología se les tendría que aplicar a los hombres sinvergüenzas, que se orinan sin escrúpulos en cualquier lugar y en las calles, de cortarle el pene con un tijerazo. Podríamos montar una Empresa de Producción Social para fabricar dichas esquiladoras. Se venderían muchísimas.

Muchos hombres cuando vieron las exitosas TIJERAS expresaron: "Se me han quitado las ganas de orinar en la calle".

Pueden preguntarle a Silvana Acosta -una vecina de Campo Alegre- qué hizo cuando se le orinaban todos los días la puerta de su casa. Ella le mostraba el nuevo invento: la esquiladora. Y le recordaba a su madre; y si continuaban orinándose les iba a rociar una sustancia llamada corneciervo, curniciervo, cornicievo, cornociervo, amoníaco o como la llamen, que tiene una función demoledora, para hacer una limpieza energética y ponerlos a comer maíz todo el tiempo.

Cuando vieron este nuevo aparato innovador dijeron "adiós luz que te guarde el cielo".

El cornociervo es muy conocido por el populacho desde la antigüedad por sus propiedades esotéricas, su capacidad de limpieza astral o energética, de malas vibras pues. Su nombre deriva de cuerno de ciervo, pues este se obtenía del cocimiento y destilación de los cuernos de los ciervos, hoy en día se obtiene por síntesis industrial.

Aunque con la ayuda económica de algún interesado para impulsar el proyecto, la comunidad estaría imaginando recurrir al firmamento para que guiara sus pasos como los viajeros de todos los tiempos, uno de los numerosos saberes que los humanos hemos encontrado al mirar hacia las estrellas desde siempre. Pero lo que está por venir excede la imaginación: desde el cielo llegaría información original o rebotada con una nitidez y precisión nunca antes vista.

PROYECTO: CONVERTIR LA ORINA EN UREA

La urea (diamida del ácido carbónico), está presente en la orina de todos los mamíferos como resultado del metabolismo de las proteínas. Con una concentración de unos 20 g/l está presente en la orina humana. Si síntesis se realiza a partir del isocianato amónico (históricamente fue el primer compuesto orgánico sintetizado a partir de una sustancia mineral por el químico alemán Wöhler). Precisamos: Cápsula de porcelana, equipo de destilación, equipo para filtrar con vacío , vaso de precipitado, cristalizador, 1 litro de orina, ½ litro de alcohol ordinario de 96 º (etanol), ácido nítrico concentrado, carbonato de bario y carbón decolorante. Comenzamos evaporando 1 litro de orina en la cápsula de porcelana a baño maría (baño de agua) hasta consistencia de jarabe. Cesamos en la evaporación y añadimos 250 ml de alcohol.

Homogeneizamos, dejamos reposar y decantamos el líquido sobrenadante. El residuo se vuelve a tratar del mismo modo con los otros 250 ml de alcohol. Reunimos las dos porciones alcohólicas y las filtramos. La colocamos en un equipo de destilación con calefacción al baño maría para extraer la mayor parte del alcohol. Cuando quede poco, se transporta este residuo a una cápsula que evaporamos a sequedad en baño maría. La cápsula con el residuo seco se coloca en un cristalizador conteniendo una mezcla de hielo y sal (mezcla frigorífica) y se va añadiendo dos volúmenes de ácido nítrico concentrado, al mismo tiempo que agitamos con una varilla. Lo dejamos un día en reposo. Filtramos el nitrato de urea formado en el kitasato, con filtro de lana de vidrio y lavamos éste con ácido nítrico (1:1) helado, y el nitrato de urea filtrado ya limpio se traslada a un vaso de precipitado, se le añaden 100 ml de agua y carbonato de bario poco a poco hasta reacción neutra, se hierve todo con 0,5 g de carbón decolorante (negro animal). Filtramos en caliente. El filtrado se evapora a sequedad en baño maría y del sólido resultante se extrae la urea tratándolo con alcohol, concentrando la solución alcohólica (siempre en baño maría) hasta cristalización de la urea. Obsérvese que todo el proceso se resume en concentrar la orina, convertir la urea en nitrato de urea soluble, descomponer ésta sal con el carbonato bárico y finalmente extraer la urea ya limpia con alcohol en la que es soluble [4].

Para recoger grandes cantidades de orina, se pueden organizar eventos. Algunas personas las han recolectado en festivales y han tenido cierto éxito, pero dudamos un poco sobre si pueden extenderse lo suficiente en situaciones como esas o más ampliamente. Tenemos dudas.

REFERENCIAS:

1.- https://www.neruda.uchile.cl/obra/obraresidencia1g.html

2.- http://ley.tuabogado.com/leyes/decretos/decreto-121-obligacion-de-dotar-de-servicios-de-higiene-banos-a-los-establecimientos-abiertos-al-publico-gaceta-34192-1989#gsc.tab=0

3.- Ley de Convivencia Ciudadana, Gobernación de Miranda http://www.miranda.gob.ve

4.- https://sites.google.com/site/pedialum/quimica3412



Esta nota ha sido leída aproximadamente 419 veces.



Héctor Yi Durán

Ing. Luchador Social

 hectoryi@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Yi Durán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: