Pronunciamiento del Cronista de Maracaibo

Argumentación Fundamental para derogar el oprobioso "Escudo de Maracaibo"

Sumario

El actual "escudo de Maracaibo" es una afrenta a la dignidad patriótica del gentilicio venezolano, zuliano y maracaibero, por ser símbolo colonialista del Imperio genocida que diezmó la población originaria, imponiendo, a través de la guerra injusta, desigual y sorpresiva, prácticas atroces como la esclavitud, la trata de personas, el racismo, el saqueo y el sojuzgamiento de nuestras naciones.

Exordio

La importancia de los símbolos en los procesos colonizadores -y por ende en las luchas de liberación-, no es un asunto marginal; tan significativo es el plano de lo simbólico, que hoy, al asumir el Alcalde y el Concejo Municipal de Maracaibo la tarea de sustituir un viejo escudo de la época colonial, la derecha ideológica ha reaccionado con furia de fiera herida lanzando todo tipo de descalificaciones y maledicencias, sin otros argumentos que no sean las gastadas letanías del culto a la colonialidad y sus vergonzosas reverencias a la supremacía eurocéntrica, patriarcal e imperialista.

Por supuesto que se trata de una batalla, y no la vamos a eludir. La lucha por esclarecer el espacio de la memoria histórica que es esencial a la emancipación de los pueblos, tiene que vencer poderosos obstáculos que van desde el estudio tenaz de las teorías y procesos históricos concretos para la mejor comprensión del devenir social y sus espiritualidades, hasta la confrontación con los sectores reaccionarios que pugnarán por sostener el estatus quo colonial en el plano cultural y en las subjetividades existenciales.

Revertir la versión de la Historia impuesta por los invasores europeos, con todos sus mitos alienantes y su glosario de autoflagelación colonialista, reiterada durante la República dependiente en la educación formal y los ritos oficiales, no es cosa de amasar un par de arepas. Autocríticamente debo decir que durante estos veinte años no se hizo esa labor. Se perdió un tiempo precioso y la educación anduvo dando bandazos bajo el chantaje de costumbres embrutecedoras. Es cierto que se han gritado consignas acuñando fraseologías de moda, sobre todo si por venir de "pensadores" foráneos, producen la sensación de "caché" intelectual; pero sin plena conciencia del cambio de paradigma, porque sencillamente se ignora la tesis revolucionaria de la Historia que desentierra verdades negadas.

La confrontación con la derecha ideológica pro imperialista, que llora como viuda del colonialismo nuestro atrevimiento de cuestionar su "pensamiento único", será una lucha cruenta, porque nada es más difícil que liberar la subjetividad de quienes se aferran a su esclavitud espiritual. La ignorancia es una poderosa fuerza negativa, tan fuerte como es el hábito de sometimiento a los dogmas impuestos por la invasión europea. Las mentes colonizadas –hay que decirlo- son mayoría, y sólo se liberarán por la educación bien concebida, la cultura compartida y la comunicación oportuna e inteligente de la Verdad Histórica. Quienes salen en furibunda defensa de un símbolo extraño que exalta el poder de un imperio extranjero al que se le debe obediencia y subordinación, son los mismos que creen que fuimos "descubiertos" por Colón y Alonso de Ojeda, "fundados" por Alfinger, y "civilizados" por los invasores españoles.

Para estas mentes "súbditas", Venezuela debería seguir siendo una Capitanía General, y Maracaibo, la "noble y leal" provincia realista, dominada por los cañones y falacias del imperialismo decadente. La historia que nos enseñaron por siglos impuso el culto por lo colonial. Conceptos como "descubrimiento", "fundación", "precolombino", "día de la raza", entre otros, inundaron el universo sentipensante de generaciones que sucumbieron mansamente a la ideología del poder eurocéntrico y anglosajón. Colonialismo e imperialismo son eslabones de la misma cadena que impide la liberación definitiva de nuestros pueblos.

En este marco se produce el actual debate abierto en Maracaibo por el cambio de Escudo, un encontronazo simbólico en plena guerra mutante de la derecha internacional contra el Proyecto Bolivariano en Venezuela.

Las categorías históricas impuestas por el "vencedor", que luego fueron repetidas por el criollo alienado, se generalizaron a través del sistema educativo y el discurso oficial. La sociedad burguesa dependiente de los centros imperialistas, tiene como paradigma los valores mercantilistas de un capitalismo espiritualmente decadente, pero que no se suicida y, muy al contrario, se aferra a la posibilidad de hegemonía eterna. El racismo es sólo la secuela dialéctica de la explotación del trabajo y el complejo de superioridad de la "raza blanca", falaz concepto que tanto daño ha causado a la humanidad.

Mitos alienantes como el "descubrimiento", encubren la negación de la condición humana de los habitantes originarios del continente americano, hecho que se explica por el interés colonial de apoderarse de sus territorios y riquezas, en calidad de primer "poblador". Este elemento es clave en el proceder invasor, ya que la primera posesión es fuente fundamental del derecho privado hispano.

Lo común ha sido pregonar el "descubrimiento" de todo lo originario de Abya Yala, a partir de la mirada del europeo. Como si en estas tierras y aguas no viviesen, desde tiempos inmemoriales, seres humanos constituidos en sociedades de diverso grado de desarrollo económico y cultural, igual que en cualquier otra parte del mundo.

La repetición durante siglos de falsas "fundaciones" y "descubrimientos", con sus representaciones mitológicas, se metieron de tal manera en las conciencias, que hasta sectores "cultos" de las academias y las ciencias, van rumiándolas mecánicamente sin plantearse si quiera cuestionamientos elementales que lucen obvios.

Argumentos políticos y culturales

Es un ardid acusar esta iniciativa como antiespañola. No estamos renegando de los aportes de esa cultura a la formación del mestizaje que compone nuestro ser nacional. No estamos negándonos a hablar el castellano ni a tocar la guitarra. Estamos derogando un símbolo de carácter político-militar que es antagónico a los principios de nuestra gesta republicana y a la autodeterminación que hoy defendemos con las uñas frente a los nuevos imperialismos.

Son evidentes los elementos colonialistas, eurocéntricos y opresores en el "escudo" de Maracaibo:

- El "escudo" es emblema de las fuerzas enemigas de nuestra ancestralidad. Representa la iconografía bélica europea triunfante sobre la resistencia añú en el Lago Maracaibo; en la Historia Patria este "escudo" fue estandarte de los gobernantes coloniales contra quienes se libró la Guerra de Independencia.

- Este "escudo" otorgado por el rey Felipe IV mediante Real Cédula del 20 de junio de 1634, junto al primer mapa-plano elaborado por fray Juan de Esquivel el 19 de julio de 1639, confirman la tesis que he sostenido en mis investigaciones sobre "la Infundada fundación de Maracaibo" por Ambrosio Alfinger en 1529.

- El "escudo", odiosa e inexplicablemente en uso, es el premio de la monarquía al triunfo de las armas invasoras, alcanzada con la captura de Nigale en junio de 1607 por el hijo de Alonso Pacheco (invasor español que huyó derrotado por los añú en la Primera Batalla Naval del Lago en noviembre de 1573), el Capitán Juan Pacheco Maldonado; fue a partir de ese acto bélico, que España se apoderó de nuestra patria lacustre, tras 108 años de resistencia desde la llegada de los primeros invasores el 24 de agosto de 1499.

- En el "escudo", el barco entre las columnas representa la definitiva posesión del Lago Maracaibo por el Imperio Hispano. La inscripción "muy noble y leal" es una injuria a la República, al sentimiento Patrio, al honor de la ciudadanía, y gravísima ofensa contra la sangre derramada por las huestes patriotas que dieron su vida en las Batallas de Sinamaica, Salina Rica, Juana de Ávila, Río Manglar, Los Puertos de Altagracia, La Villa de Perijá, y la gloriosa Batalla de Maracaibo con su magnífico combate naval del 24 de julio de 1823.

- Se sigue rindiendo pleitesía a los asesinos de los Caciques Tomaengüola, Telinogaste, "Camiseto", "Matagüelo" y Nigale, que al frente del pueblo añú de Paraute, Toa, Zapara, Maracaibo, Moján, Misoa, resistieron la embestida del poderoso Imperio.

- Se enarbola el "escudo" de los torturadores de las martirizadas heroínas Ana María Campos y Domitila Flores.

- El muy ofensivo título de "noble y leal" presente en el actual "escudo", fue otorgado el 21 de marzo de 1813 por España en "reconocimiento" de que la provincia no se plegó al movimiento independentista iniciado en 1810-1811; parece toda una cínica provocación que haya individuos reivindicando alguna virtud perdida en esa frase grotesca por obsoleta y vacua, que es sin duda una bofetada a los Libertadores que combatieron y derrotaron la bota extranjera: esos entrañables y leales amigos que fueron Simón Bolívar y Rafael Urdaneta.

En verdad no sé con qué argumentos se atreverán las viudas del colonialismo a defender esa bazofia de "escudo"; cambiarlo es apenas un acto de justicia tardío. No se trata de una medida arbitraria ni negadora de los elementos culturales heredados, quienes esto arguyen, pretenden imponer una coerción dogmática de la creatividad popular de la grey maracaibera, al querer impedir que se genere una simbología acorde con la idiosincrasia libertaria e igualitaria del colectivo maracaibero/zuliano/venezolano; chantajean a la ciudadanía con la falacia de que ese "escudo" es un patrimonio cultural de arraigo popular, cuando se trata –todo lo contrario- de una marca opresiva con énfasis en el poderío militar del imperio y la supremacía de la única casta social con plenos derechos, los llamados blancos peninsulares, que la Colonia impuso para segregar a las personas por su color de piel, por su origen humilde, incluso discriminando a los mantuanos, esos criollos españoles que no tenían la "suerte" de haber nacido en España.

Es sencillamente descabellado pretender la perpetuidad de unos símbolos coloniales que recuerdan un pasado oprobioso. La reacción virulenta de la derecha ideológica está esencialmente ligada a su arremetida antibolivariana a nivel local e internacional, por eso es nuestro deber, derrotarla con argumentos contundentes e irrebatibles, los cuales hay que compartir respetuosamente con nuestro pueblo, para que más nunca se repitan situaciones tan absurdas como ésta de enmascarar los agravios a nuestra propia épica, con camuflaje de proxenetas versallescos.

Inconstitucionalidad de los símbolos coloniales

Este "escudo" es abiertamente inconstitucional. Toda su concepción y sus inscripciones son negadores del legado constitucional de la República. Su vigencia quedó derogada desde 1819, cuando el fundador Constituyente en Angostura proclamó: "Nos el Pueblo de Venezuela, por la gracia de Dios y por la Leyes de la Naturaleza, independiente, libre, soberano, queriendo conservar estos dones inestimables, felizmente recobrados por nuestro valor y constancia en resistir a la tiranía, y deseando promover nuestra felicidad particular, y contribuir activamente a la del género humano, decretamos y establecemos la siguiente Constitución Política, formada por nuestros Representantes, Diputados al efecto por las Provincias de nuestro territorio que se han libertado ya del despotismo Español".

En primer lugar debemos rescatar y subrayar el Artículo 7º de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que establece la supremacía constitucional como norma fundante de la República y la obligatoriedad de su acatamiento para toda la ciudadanía y las instituciones. Dice: "La Constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución".

Por tanto, la primera fuente de legalidad de cualquier instrumento de valor jurídico en este país es la Constitución, primera en el mundo con un aval popular refrendario cercano al 80% de la votación nacional. Tanto las ordenanzas como quienes las legislan, están bajo mandato expreso de la Carta Magna, cuyos principios y disposiciones rigen con prelación su legitimidad y vigencia.

Existen una serie de premisas principistas en el Preámbulo constitucional, síntesis de autoría colectiva de toda la Nación, que nos ofrecen el perfil de los contenidos esenciales de la Patria, mismos que la simbología colonialista del denominado "escudo de Maracaibo", violan flagrantemente:

- "El Pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores". No los de un dibujante de la monarquía española o cualquier otra, cuyos trazos se nos quieren imponer como sagrados y eternos.

- "El ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar", cuya Doctrina tiene por núcleo duro el anticolonialismo.

- "El heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes", negado por esa "historia oficial" pro colonial, racista, patriarcal, que inculcó en las masas el culto a la dominación extranjera, justificando el genocidio de nuestros pueblos originarios.

- "Los precursores y forjadores de una patria libre y soberana", contra quienes se blande irrespetuosamente un "escudo" del enemigo al que combatieron durante tres lustros de Guerra Patria, estableciendo un nuevo orden geopolítico mundial y suprimiendo el derecho colonial que algunos aún invocan.

- "El fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural"; pero la derecha ideológica no desea que lo multiétnico y pluricultural tenga acceso a la democracia, menos a la participación y al protagonismo.

En el Capítulo X, De los deberes, en su Artículo 130º, se establece que toda la ciudadanía de este país tiene el deber de:

- "honrar y defender a la patria, sus símbolos y valores culturales"…evidentemente los símbolos de la Patria son aquellos que soberanamente nos hemos dado como República, y no los impuestos por el oprobioso régimen colonial que subyugó a nuestras naciones por tres siglos y ante el cual se levantaron en armas las huestes patriotas de 1821 y 1823 en Maracaibo, cruelmente reprimidos por los realistas, a los que hubo que responder con la guerra y la victoria que tanta sangre costó.

- "resguardar y proteger la soberanía, la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeterminación y los intereses de la Nación". El "escudo" en cuestión es negador de todo el texto constitucional, al exaltar el dominio de un poder extranjero y la imposibilidad de la provincia de sumarse a la insurrección emancipadora de 1810-1811 por la exagerada presencia militar realista en Maracaibo.

La condición anticolonial, antiimperialista e igualitaria de Venezuela, quedó muy claramente definida en el Artículo 1º constitucional de 1999, que establece: "La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia…".

¿Cómo se pueden mantener "vigentes" los símbolos coloniales extranjeros que contradicen en lo más medular la existencia misma de la República?

Los únicos símbolos válidos en este país son aquellos que se acojan a los principios constitucionales, tal como quedó explícito en el Artículo 8º de la Carta Magna, el cual no deja ranura por donde se pueda colar un gazapo colonialista: "La bandera nacional con los colores amarillo, azul y rojo; el himno nacional Gloria al bravo pueblo y el escudo de armas de la República son los símbolos de la patria".

Por ningún lado aparece en nuestra arquitectura constitucional que un clavo de los Borbones ni un ladrillo de los Austrias, formen parte de la iconografía soberana de la República.

¿Se preguntarán los defensores del "escudo" de Francisco Tomás Morales y Ángel Laborde, por qué el Constituyente de 1999 elevó a la categoría de símbolos patrios sólo a creaciones artísticas representativas del Ejército Libertador, y no las que enarbolaron las fuerzas colonialistas?

Bolívar, Sucre, Urdaneta, Manrique, Padilla, Las Heras, Delgado, Urribarrí, Andrade, no juraron otra bandera que la tricolor de Miranda; ellos cantaron Gloria al Bravo Pueblo y portaron muy altivos los estandartes de la República, que mártires como Girardot y Negro Primero no arriaron ni cuando sus venerables cuerpos cayeron exánimes.

Si la CRBV no fue tan específica en derogar todo vestigio de la simbología político-militar colonialista (lo que parece ser un vacío a la luz de la realidad actual), sin embargo, el Artículo 21º en su numeral 4, rechaza toda figura similar al deplorable inciso "muy noble y leal", al sentenciar que "no se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias". Indistintamente de que el rey en cuestión no tuviese cualidades morales para distinguir a nadie de "noble y leal", la petición que provocó el otorgamiento real, vino de quienes en los inicios de la Gesta Independentista, precisamente, se pusieron del lado de la opresión colonial.

Y digo más, ese "escudo" ni siquiera encajaba en el modelo constitucional de 1961 vigente al momento de aprobarse la resurrección de la momia heráldica, ya que aquella Constitución declaraba "el propósito de mantener la independencia…respeto de las soberanías, la autodeterminación de los pueblos…repudio de la guerra, de la conquista" ¡Y vaya que ese "escudo de armas" es un símbolo de guerra y de conquista!

Por algo acuñé en alguno de mis artículos y discursos a finales de los noventa, durante las luchas por la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, que la Constitución nacida del Pacto de Punto Fijo se había convertido en un "cementerio de buenas intenciones".

Conociendo el contenido del Artículo 5º del anterior esquema constitucional, relativo a los símbolos, los ediles de entonces debían deducir que por extensión los símbolos de cualquier entidad político territorial de la República debían concebirse a partir de la Independencia, y que por ende, los emblemas coloniales quedaron derogados de hecho y de derecho las primeras décadas del siglo XIX.

También debo expresar que los significados contemporáneos de esa simbología colonial son contrarios a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas y demás instrumentos internacionales reconocidos por la República Bolivariana de Venezuela, como el Comité por la Descolonización que se instauró desde 1961 y la Doctrina desarrollada por la UNESCO en derechos culturales de los pueblos que luchan por la descolonización.

Ideas para los nuevos símbolos

Por último, al reiterar el contenido de mi Carta Abierta al Concejo Municipal del 16 de enero del año en curso, expresar mi apoyo al llamado hecho por el ciudadano Alcalde el 8 de septiembre, y a la sesión de Cámara del pasado viernes 11 de los corrientes, quiero aportar algunas ideas para las pautas del nuevo Escudo y demás símbolos de la ciudad:

Un nuevo escudo de Maracaibo debería tomar en cuenta:

- al pueblo originario añú en la figura del Cacique Nigale,

- la gesta de Independencia en la figura de Rafael Urdaneta,

- el significado de Maracaibo que este Cronista descifró como TINAJA DEL SOL a partir de la etimología del añún nukú, idioma original de la región lacustre,

- el paisaje acuático con sus manglares,

- la gaita como expresión más genuina de nuestra cultura popular,

- las fechas Noviembre de 1573 de la Primera Batalla Naval de Maracaibo y/o 23/06/1607 como referencias de la resistencia indígena; el 28/01/1821 por la adhesión a la Independencia; el 24/10/1788 Natalicio de Urdaneta; o la del 24 de julio de 1823.

- El verso de Baralt que define a Maracaibo: "Tierra del Sol Amada".

La convocatoria pública a participar del debate de estos asuntos y a proponer posibles diseños va en consonancia con el espíritu democrático y reivindicador de esta iniciativa ciudadana para rescatar la verdadera memoria histórica del gentilicio maracaibero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1049 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: