Telémaco Figueroa y la película (mexicana) del Látigo negro

La primera vez que oí la frase "El que a hierro mara a hierro muere", fue en el cine de Caripito. Yo apenas era un niño y había un cine en el pueblo, al que teníamos que ir con la silla o una piedra en el hombre para poder ver la película más o menos cómodo. La frase se la oí látigo negro (Luis Aguilar), que era el nombre de la película. Cuando el Látigo Negro (con una máscara negra) asumía la defensa de los pobres, entre latigazo y latigazo al bandido, repetía la frase "el que a hierro mata a hierro muere". Uno se gozaba esos latigazos y debo decir, que no me gozo el lloriqueo con moco, que suelta mi amigo Telémaco Figueroa.

Ese recuerdo vino rápido al ir leyendo el manifiesto o comunicación que diferentes organizaciones le hicieron llegar a Maduro, Diosdado y a la gente del siempre moribundo Gran Polo Patriótico. El asunto tiene sentido considerarlo y analizarlo, porque es una forma de ver las consecuencias de un modelo (NO PARTICIPATIVO Y NO PROTAGÓNICO) que se viene usándose, que no es útil para promover la formación de nuevos liderazgos y que ahora no le sirve al camarada Telémaco Figueroa. La comunicación en cuestión, tiene el propósito que Maduro y Diosdado le den la bendición nuevamente a Telémaco..

El punto o la exigencia que se le presentan a Maduro y a Diosdado, tiene sus pequeñas contradicciones. En el punto 1 de la comunicación, los remitentes se valen de algo que no existe o de una situación que el propio Telémaco disfruto. Dicen el punto 1:

"Los principios de democracia participativa y protagónica que caracterizaron a las organizaciones políticas identificadas con el proyecto político revolucionario fundado por (....) Hugo Chávez Frías, no pueden tomarse como una simple declaración de principios universales que solo sirven para adornar el discurso político de la filosofía revolucionaria, sino que por el contrario, debe asumirse como práctica cotidiana del militante en todos sus actos y actuaciones públicas ....". Claro que si Telémaco. Tú eres un ejemplo de que se puede y se pudo y se podrá hacer de esa propuesta un adorno. Ahora la diferencias es, que no te sirve y pretendes corregir, pero es posible que te pongas una dosis de tu propia medicina y vuelvan a seleccionar los candidatos sin participación o puedan imponerlo con los quinos.

El "debe asumirse como prácticas cotidiana del militante en todos los actos y actuaciones políticas". es correcto, "debe" o debió pero no se hizo. Consentiste esa práctica amigo Telémaco. Antes no protestaste y ahora casi chilla.

El punto 3 de la comunicación es de antología. Es como suele decirse por ahí muy mecanicamente: no tiene desperdicio. Dice la comunicación: "En las circunstancias políticas actuales, resulta contradictorio con la esencia del Socialismo Bolivariano, tratar de criminalizar o desconocer el legítimo derecho que tiene el pueblo revolucionario a expresar libremente sus opiniones en materia de selección de candidaturas internas. Por supuesto que ESTAMOS CONSCIENTES, QUE LA PARTICIPACIÓN DE LAS BASES DEL PUEBLO REVOLUCIONARIO TIENE QUE DARSE BAJOS CIERTOS CRITERIOS ". Como dicen por ahí unos zombis "revolucionarios". Esto no tiene desperdicio. Si Telémaco, resulta contradictorio y por ser contradictorio con el principio de la democracia participativa, estas en dos aguas. Dice que es necesario aplicar el principio, pero reconoce también que hay circunstancias, que fueron las que te sirvieron para ser diputado y miembro del ANC. Puede seguir aplicándose el "principio" de bajos ciertos criterios. (subrayado es mío)

El principio es el principio y no puede aplicarse, sólo cuando ya no tengo la palanca y ahora te suena contradictorio. Ayer no. Telémaco el que a hierro mata a hierro muere. Es lamentables, pero la película del Látigo Negro con Luis Aguilar, fue una del boom del cine mexicano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 908 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: