La Grita: hortalizas, tubérculos y turismo

"…Templada la tierra que se dan casi todos los frutos y hortalizas de España y naturales de la tierra…Danse por excelencia higos de Castilla y las higueras valentísimas, grandes, membrillos, plátanos, papayas, y toda serie de raíces, legumbres y granos…".

(Fray Pedro de Simón, siglo XVII; Monografía Geográfica de La Grita; Domingo Alberto Pabón y Pedro Vielma, Pág. 82)

En tiempos en los cuales nuestro país busca alternativas y recursos para repuntar la cuesta, a la cual nos ha sometido la guerra económica; el valor de la tierra y su importancia, parece tener un atractivo y se convierte de nuevo en un recurso positivo a cual recurren muchos venezolanos.

Alguien dijo por ahí que si bien las crisis producen efectos negativos (como la alta emigración de talento joven) también surgen aspectos positivos, como la vuelta al campo y a la siembra, modo de vida en el cual ponen sus ojos millares de venezolanos (muchos jóvenes) para encontrar allí una alternativa de producción y una buena señal, para los tiempos difíciles.

Muchos son los esfuerzos que ha hecho la Revolución, quien ha inyectado grandes cantidades de recursos y los ha invertido para hacer realidad la célebre frase popularizada por Arturo Uslar Pietri de "sembremos el petróleo", la cual en realidad pertenecía (en el siglo pasado) a Luis Alberto Adriani.

Ejemplos a montón sobran desde los inicios de la Revolución Bolivariana (años 2000 - 2012) cuando el Comandante Hugo Chávez Frías repartía a diestra y siniestra recursos en abundancia (dinero a montones) en maquinaria agrícola (tractores, rastras, recolectoras de cosechas, vehículos, etc.).

Igualmente se hicieron inversiones en infraestructura (carreteras, galpones, sistemas de riego, electricidad, etc.) y enormes cantidades de créditos agrícolas a través de la banca del Estado y las entidades privadas.

Destaca también el inició de un proceso de otorgamiento de títulos y reparto de tierras (con algunas expropiaciones) en varias regiones del país; en el occidente, estados llaneros, Guayana y estados orientales.

Fue un espectacular renacer que se quedó sólo en los sueños del Comandante y en una gran cantidad de videos (Aló Presidente) y también en programas de corte agrícola, como el que con mucha motivación conduce actualmente el ministro de Agricultura y Tierras Wilmer Castro Sotello, "Cultivando Patria" por VTV.

Pero ubicándonos en la región andina, donde la mayoría de tierras pertenecen a los propis campesinos con la excepción de las tierras del Sur del Lago que merecen un capítulo aparte; los sembradíos de los Andes y parte de Lara, son en realidad el sustento y la mayor producción de alimentos para la mayoría de la población venezolana.

Desde los páramos y las alturas vienen cantidad de alimentos en verduras, legumbres, tubérculos y hortalizas para las principales capitales y ciudades del país; incluso las más alejadas, como en la isla de Margarita, ciudades de Guayana y en la mayoría de los estados orientales.

Es en este esquema donde entra el Municipio Jáuregui del estado Táchira. Municipio rico en producción agrícola, el cual justamente a raíz de las pasadas elecciones municipales de Alcaldes, recuperó el poder para el chavismo en manos del joven líder José Luis Contreras.

Surgen enormes posibilidades para la recuperación económica de esta importante región del país, que si bien no ha parado en percibir sus altos ingresos, necesita orden, organización y planificación en los aspectos de la producción misma, en la siembra y en todos sus planes de desarrollo.

Hay que hacer una revisión profunda en el manejo del mercadeo, en la distribución y en la manera de adquisición y compra de las cosechas a los campesinos; sobre todo para acabar con los intermediarios y los especuladores, quienes compran las cosechas a precio de gallina flaca.

Incluso, muchas cosechas son "compras a futuro" por mafias o peces gordos, quienes se enriquecen y mantienen la manipulación de los productos y el transporte.

Son millones y millones de bolívares que ahora de manera virtual también circulan en el mercado de los distribuidores y comerciantes, círculo donde se dan las verdaderas ruedas de mercado bursátil, únicas en el país y que además en algunas ocasiones, también han contribuido (sin ningún control) a la fuga del papel moneda y al contrabando de productos hacia Colombia.

Detrás de este importante pilar de la economía agrícola venezolana en los andes venezolanos, existen muchos aspectos que deben ser revisados por la Asamblea Nacional Constituyente, para la normalización de este importante sector de la producción muy alejado de la economía petrolera dependiente.

Existe un número respetable de diputados en la ANC salidos del propio sector campesino y agrícola, quienes además de conocer al dedillo la materia muy bien pueden contribuir a normatizar y a plasmar en las mejoras de la Constitución Bolivariana, todo lo relacionado a este pilar de la economía que muy bien puede enterrar la guerra económica o al menos liberarnos de parte de ella.

Es por eso que con los representantes de los estados del occidente del país (estados andinos, Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Zulia y parte de Barinas) se pueden establecer importantes parámetros para normalizar el mercado y revisar también el transporte e incluso, la misma seguridad para los productores y transportistas del agro.

Las Alcaldías y las Comunas (estas instituciones deben fortalecerse) juegan un papel estelar en estos renglones. Desde La Grita se ha acumulado una larga experiencia que muy bien es conocida y manejada actualmente por el diputado Macario Sandoval.

Paralelamente a este aspecto aparece también el sector turístico. Este otro renglón es de vital interés para romper con el cordón umbilical petrolero al representar una fuente de ingresos envidiable y del cual dependen muchos países, porque sobran los ejemplos como un punto de atención inmediata en los Andes venezolanos.

Si bien el Ministerio de Turismo - en manos de Marlene Contreras - quien representa una fuente importante en ingresos en los últimos años, lo es también en cuanto a su manejo estratégico de grandes hoteles y grandes proyectos, cosa que debemos aplaudir.

Igualmente, en la zona andina (que conoce muy bien la señora ministro) existen numerosas posadas las cuales unidas al agro turismo, pueden ser una fuente inagotable de ingresos y además un generador de nuevos empleos en el sector agrícola.

Es debido a ello - en el caso del Municipio Jáuregui estado Táchira - que hemos insistido hasta el cansancio (existe el ejemplo de Mérida) para que pueda crearse la Escuela de Turismo de la Frontera (Hotel "La Montaña" de La Grita).

Esta escuela muy bien podría estar unida al proyecto nacional de la Universidad del Turismo que existe y tiene su sede en Barcelona, estado Anzoátegui; pero que igualmente, muy bien podría crearse por extensión o descentralizada, en la región andina u otras regiones de los estados fronterizos y apartadas zonas del país.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2187 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a258229.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO