Maturín necesita un buen gobierno

“Somos miembros de lo que se llama poder constituido, democracia representativa, pero estamos obligados a impulsar la construcción de la democracia participativa”.

Hugo Rafael Chávez Frías (Caracas 6 de febrero de 2006)

Al igual que todas las ciudades de Venezuela y del mundo, Maturín la capital del estado Monagas es una urbe que no escapa dentro de su estructura urbana a la existencia de un casco central, zonas comerciales, urbanizaciones residenciales, plazas, parques, paseos de recreación y suburbios o barriadas.

La capital oriental bautizada más por razones políticas como la “Ciudad Distinta” – sobre todo en la época del dominio adeco - es hoy una de aquellas urbes que por sus características geográficas y su extensa llanura, la muestran a la luz y a primera vista sin barriadas y marginalidad, como si lo reflejan de inmediato Caracas o cualquier otra ciudad de los andes y demás regiones de Venezuela.

Todo este paisaje urbanístico puede significar para cualquier visitante e incluso para sus propios pobladores, al igual que para otras ciudades llaneras del mundo con mesetas o llanuras, una caja de sorpresas; sobre todo, por los contrastes de la conformación social de sus habitantes.

La verdad es que la capital de Monagas en tiempos de Revolución e incluso en los gobiernos de la IV República hasta la fecha, ha sido una ciudad gobernable sin dejar de presentar los síntomas de cualquier capital en pleno desarrollo o crecimiento.

Desde nuestra llegada a esta ciudad oriental, por razones de trabajo en el campo petrolero (1992), la hemos adoptado como nuestra segunda patria chica y sin temor a equivocarnos nos hemos enamorado de ella, por su gente y sus espacios como “tierra de gracia”.

En los 25 años de convivencia en ella, con algunos intervalos también en Barinas – ciudad con características y similitudes por sus llanuras - hemos comenzado a quererla y a sentir los vaivenes y los efectos de sus cambios políticos, los cuales para bien o para mal se reflejan en su hábitat y en la vida de sus habitantes.

Hemos podido observar en el mandato de aproximadamente unos cinco gobernadores entre la IV y la V República y el de unos siete Alcaldes, el reflejo de su gestión administrativa y también el de sus políticas públicas, reflejadas en el desarrollo y la planificación de toda la región y la ciudad de Maturín.

Cada uno de dichos gobernantes ha querido imprimirle su ritmo y su estilo. Algunos con más acierto que otros, quizá por aquello de la identificación y la entrega por la región; cosa que ha quedado reflejada en sus obras y en las políticas públicas a favor de sus pobladores.

La realidad nos lleva a afirmar – sobre todo por nuestro compromiso abierto con la Revolución Bolivariana – que no necesariamente la identificación de un político de turno con el proceso de cambio revolucionario se ve reflejada en una buena gestión, en un buen gobierno o en una exitosa administración (Maturín es un ejemplo).

La afirmación la sostenemos como una crítica constructiva a la actual gestión municipal; si bien no ha sido aparatosa como otras administraciones, las cuales gastaban más dinero en vallas que en obras, hoy si notamos como se ha descuidado la presencia de sus líderes principales en los barrios, lo cual también se refleja en sus deficientes servicios públicos y en la falta de seguridad.

No queremos citar cifras de los medios de comunicación, quienes sólo reflejan lo malo pero no ofrecen soluciones; sabemos por fuentes de los institutos policiales del Estado – confidenciales – que las cifras a causa de la delincuencia y otros hechos se ha incrementado en Monagas y en especial en la Ciudad de Maturín ( promedio 10 muertos semanales, aproximadamente).

Muchos sostienen que son el resultado de bandas criminales y de amigos de lo ajeno, quienes han arribado a la región oriental en los últimos años procedentes de otras zonas del país. Los cuerpos policiales muestran cifras record de enfrentamientos con mafias y grupos delictivos pero sin embargo parece una guerra de nunca acabar.

Las urbanizaciones y sitios más transitados de la ciudad como su casco central, avenidas y calles principales están sin iluminación. (Avenida Bolívar, Paseo Los Próceres, Paseo Aeróbico y Parque La Guaricha, etc.- se roban cables y lámparas) . Ni hablar de las calles principales y entrada de los barrios que no son visitados por el Alcalde (encargado) y los concejales.

Entendemos que no es fácil dar respuesta inmediata a todos los problemas a la vez y por ello debemos incorporar a la participación ciudadana, los Concejos Comunales y Comunas quienes deben asumir desde ya, un rol protagónico para ayudar a las demás autoridades e instituciones del Estado, así como a los mismos cuerpos policiales.

Los maturineses salimos de un Alcalde amarillo quien huyó con la cabuya en la pata y por lo cual asumió temporalmente la gestión la misma Gobernadora y en este leve tiempo, se vieron resultados positivos. Una vez que llegó el nuevo Alcalde de la Revolución “rojo rojito” - de manera accidental - la gestión municipal pareciera haberse paralizado.

Es cierto señalar que el actual Alcalde encontró una situación no muy halagadora de la administración heredada de la pasada gestión opositora; pero es bueno exigir que se dedique a trabajar o al menos, a dar la cara para que el pueblo lo conozca.

En los últimos meses se han caído varios puentes en las entradas principales de Maturín. Es necesario que dichos trabajos se realicen de inmediato para no esperar que lleguen las lluvias y acometerlos.

Igualmente se debe construir no solo un tramo de los puentes (caso Juanico) para después hacer un nuevo contrato e iniciar con nueva cifra millonaria, el otro segmento o el nuevo canal de los puentes; los cuales han debido construirse en una sola obra. (I etapa más de 14 mil 500 millones de bolívares F.).

Lo que todos los pobladores deseamos es se afiance y se avance con el gobierno revolucionario en el estado Monagas, para ello debemos dar el ejemplo. Buenos resultados sobran de gobiernos revolucionarios en otras regiones y estados del país (Yaracuy y Vargas por citar solo dos ejemplos con los puentes en 48 horas).

En Maturín la “Ciudad Distinta”, los revolucionarios tenemos las esperanzas de que nuestro proceso revolucionario se haga sentir con la participación del pueblo y el poder popular. Sabemos que podemos hacerlo y ahora en Carnaval Maturín 2017 tenemos un reto para demostrarlo.

Todo se puede hacer en Revolución y por eso deseamos que Maturín tenga un buen gobierno, para no esperar que nos llegue de nuevo el zoológico, el cual anda con sus animales (gatos, perros, burros y cunaguaros) loquitos por volver al poder. ¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1624 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a241394.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO