En Anzoátegui, por orden de Aristóbulo

Acetaminofen gratis para el pueblo

Mil veces más letal que la “Revientaguesos” – así llamaba mi abuela Fabiana lo que ahora llaman Chikungunya - , es el afán del vivián venezolano por el dinero fácil. Bastó que recomendaran el Acetaminofen para combatir ese mal para que los buhoneros lo incluyeran dentro de sus rubros acaparados y vendieran hasta con un 300% por encima de su precio real.

En un santiamén volaron las cajitas de los anaqueles de las farmacias y “aterrizaron” en las tarantines callejeros; tanto que los tarantines parecían las propias boticas callejeras tendidas sobre esteras en aceras y esquinas de calles y avenidas. Y todo por culpa de los distribuidores irresponsables, que por partir la cochina y por la falta de récipes, se las vendían “a granel a sus compinches buhoneros”. Pese a que siento respeto por los buhoneros no me calo su enfermizo bachaqueo con los productos de precios regulados de la dieta básica y de los medicamentos.

Vamos a estar claros. Ese afán consumista sembrada en el coco del venezolano por una perversa, feroz, sistemática y súper mediática plataforma mediática inoculó en el soberano humilde y excluido y en el de clase media en todos sus niveles, que el que más tiene vale más. Por eso compra todo lo que le meten por los ojos y la terba, incluso comprar vainas que subutiliza pero lo hace por “ganar estatus”. Es el caso de los Ipods, que sólo utiliza para llamar y recibir llamadas y, a veces, para enviar y recibir emails. No ha sido fácil extirpar el chip consumista del cerebro del venezolano. Pero ahí vamos poco a poco.

He escuchado a muchos venezolanos honestos, decentes, enemigos de sinvergüencerías, decir “es que el gobierno no se las aplica a esos vagabundos que todo lo acaparan desabasteciendo al pueblo y luego especulando”. Y yo les he dicho: “Tendrá el Gobierno que disponer de un policía por cada vagabundo bachaquero. Es una cuestión de cada quien, de conciencia, de aunar esfuerzos; de por ejemplo, primero, reconocer y aceptar la guerra económica y. después de aplaudir y valorar justamente los esfuerzos de la Revolución por combatirla. Y no salir como los dirigente opositores no sólo a desconocer a ultranza, en los medios, ese esfuerzo y disposición si no a minimizarlo en una estrategia de negar todo lo bueno y magnificar las fallas.

Pues bien. Esta semana ganamos una. El gobernador de Anzoátegui, Aristóbulo Isturiz, decidió comprar Acetaminofen y distribuirlas gratis en el pueblo. Es decir. Cualquier enfermo de la "Revientaguesos" en Anzoátegui tiene derecho a Acetaminofen gratis. ¡Buena esa profesor!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1784 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: