Corridas de toros en Valencia: perversión no tradición

Impactado quedo con esta declaración de Ameliach “Como valenciano de nacimiento, criado aquí mismo, conocedor de nuestras costumbres, estoy dispuesto a luchar por rescatar nuestros íconos, los íconos de la valencianidad, todos los que me conocen saben cuánto amo y quiero a esta ciudad, así como a Carabobo, por ello sé con propiedad cómo los valencianos quieren que sus tradiciones religiosas y culturales sean preservadas”

Los iconos de la valencianidad ¿cuáles son esos? Los Branger, los Feo la Cruz, los Fonseca, etc. y es que esto de que un valenciano que no es tomado como tal pero que lo desea por esa pléyade de nombres y apellidos, de castas, de nombres rimbombantes se referirá a tales cuando habla de ICONOS.

Valencia está llena de símbolos mucho más alentadores que más de una de esas pendejadas que se desean hacer ver como signos de una ciudad claro con acciones o visiones así podrían decir que en el siglo XIX eran comunes las peleas de perros y que por eso se deben recuperar. Le tendremos que decir al ciudadano gobernador que haga lo que haga ese sector que apoya las corridas nunca lo apreciará y lo verá como su mandadero. Esos son los sectores que ni aprecian, ni respetan los cambios que vive Venezuela que soñaban la muerte de Chávez y que lo ven a usted y a lo que representa como su enemigo.

Tan valenciano como usted señor gobernador pero de allí a asumir como “tradición de un pueblo” la tortura y la muerte de un animal nada más lejano a la realidad, esto de las tradiciones católicas o paganas son otra cosa y asumir como tradición lo que por costumbre se ejecuta es solamente una visión bastante miserable del acontecer de un pueblo, una nación, un mundo diría mi madre “maña vieja no es costumbre”.

¿Los juegos romanos acaso eran tradición de un pueblo? No solo eran una demostración de como estaba el tejido social de un imperio, su podredumbre, su miseria interior, su corrupción. Las corridas de toros son parte de esos juegos el sueño de ver torturar a un semejante, el deseo de lastimar al indefenso, el morbo de ver correr la sangre de un animal noble frente al acero.

También con ese cuento de mantener los valores la esclavitud sigue teniendo víctimas o las mujeres son golpeadas o la letra con sangre entra, creo que con usted he platicado un par de veces nada más lejano a haber aprendido algo de su palabra a pesar de haber puesto todo mi empeño al escucharlo, me cuesta comprender cuando es mal explicado el asunto o se trata de imponer con cargo la palabra.

Las corridas de toros son un acto bárbaro y perverso y aunque lo aplauda la “valencianidad ya pasará el tiempo y a usted al igual que a mí nos señalarán como lo que no somos parte de ese círculo intangible llamado “valencianidad” al cual no espero pertenecer jamás, como tampoco deseo aplaudir acciones bárbaras de gobiernos por más “revolucionarios” que se hagan llamar.

Durante más de 300 años el asesinato de indígenas en nuestras naciones, el robo y despojo de sus tierras la desearon convertir en tradición o en icono de la cultura no solo valenciana, lo deseaban convertir en una condición de las llamadas “razas vencidas” hoy la lucha continúa en contra de esa presunta tradición o icono de una tradición, las revoluciones Ameliach es enfrentar lo tradicional a lo nuevo.

No todo lo tradicional puede ser defendible de allí el avance de las ciencias, artes y técnicas. Una golondrina no hace verano pero cuidado que esas golondrinas que hoy lo aplauden nunca volarán con usted.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1621 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a175758.htmlCd0NV CAC = Y co = US