Manifiesto de Maracaibo

Nosotros y nosotras, luchadores sociales, dirigentes comunales, trabajadores y trabajadoras por la igualdad y la inclusión, convocados en torno a un proyecto de país liberador y democrático socialista, anti-imperialista, reunidos en el epicentro de la historia popular en la ciudad de Maracaibo, declaramos:

1. Nuestro inquebrantable compromiso con el Zulia diverso, ese que agrupa a zulianos venidos del Táchira, de Caracas, de Guayana, de Oriente, de los Llanos, de Colombia, de cada uno de los rincones de nuestra geografía, que comparten orgullo e identidad con los zulianos nacidos en este espacio histórico cuyo fondo multicolor lo constituye el Lago de Maracaibo.
2. Somos militantes de la vida y como tales, impulsamos una historia social del pueblo, que incorpore a los compatriotas wayúu, barí, yukpa, apreira, añu, a la mujer, al afrodescendiente, al zambo, al mulato que han sido irremediablemente invisibilizados de la historia del Zulia y aún más, de la historia de la Ciudad. No hay democracia, sino democratizamos la memoria y la historia.
3. Creemos en una identidad común, sostenida sobre nuestra relación pretérita y futura con el Lago, sin exclusiones ni falsos maniqueísmos que buscan establecer diferencias para ver quién es más o menos zuliano y maracaibero. En esta etapa histórica la identidad, el vínculo con ese espejo de agua maravilloso que le dio vida y origen geohistórico a la región, es igual para todos los que en cada amanecer, buscamos construir una patria llena de vida y alegría, igualdad e inclusión, participación y tolerancia.
4. Advertimos sobre un intento de privilegiar a ciertos sectores sociales y políticos de la ciudad y la región marabina. Se intenta, en nombre de una banalización de la identidad tomar la palabra y la representación, asumiéndose como adalides del orgullo de ser zuliano, del ser maracaibero mientras que nuestra ciudad vital, nuestro Lago es sometido al abandono y al olvido, al descuido, a la desatención patrimonial y a la desidia social.
5. Defendemos al Zulia diverso, ese Zulia de las subregiones: la Costa oriental, La Guajira, Perijá, Sur del Lago, zona metropolitana; que han sido subordinadas y subsumidas por el control político desde Maracaibo.
6. Sostenemos que sí no se atiende a la ciudad -surgida de la relación cordial que tantos los habitantes de Nuestra América, como los europeos que irrumpieron a partir de 1499, tenían con el Lago- mucho menos puede hablarse de orgullo zuliano, referido a todo el espacio histórico.
7. En este aniversario del establecimiento hispano de la Ciudad de Maracaibo, planteamos nuestro compromiso como diputados del pueblo maracaibero, con el rescate patrimonial de la ciudad, con una política de consulta y debate con los ciudadanos organizados, sin distingos ni adjetivaciones, con una distribución justa y equilibrada del presupuesto nacional. La defensa de Maracaibo, de Cabimas, de Machiques, de Mara, de Lagunillas, de Bobures, como unidad geográfica es la defensa del lago como elemento cohesionador y de significación histórica.
8. Convocamos a todos los ciudadanos y ciudadanas, a realizar un ejercicio colectivo de responsabilidad social, emulando a nuestro héroe Rafael Urdaneta en su visión de incorporar al Zulia y Maracaibo a los procesos de cambio. Ayer como hoy, la actitud y el compromiso es por la consolidación de nuestra historia y nuestro pueblo.
9. Invocamos al rescate de la memoria histórica, que se manifiesta en el respeto al patrimonio natural, arquitectónico e intangible, presente en cada localidad y espacio de esta hermosa región.
10. Advertimos acerca de las posibilidades e implicaciones de confundir descentralización y federalismo con secesionismo y autonomismo, elementos que atentan contra la unidad histórica del territorio venezolano y contra la propia dinámica que ha implementado el zuliano durante siglos. Todo ello se escuda o mimetiza con un trasfondo geopolítico que tiene como epicentro la enorme riqueza energética que existe en el binomio Lago de Maracaibo- Golfo de Venezuela y que amenaza la integralidad y la esencia patria a través de intereses foráneos que encuentran eco en sectores sociales, económicos y culturales en Maracaibo.
11. Insistimos en evitar que de nuevo se utilice el orgullo identitario del zuliano, para que en nombre de él se manipule, se presiones a los colectivos sociales para que asuman posiciones extremas, tal como sucedió con el Zulia en la 2da mitad del SigloXIX, a través de figuras como Jorge Sutherland y Venancio Pulgar, que producto de sus propios intereses y de su enfrentamiento con el gobierno central, terminaron perjudicando al pueblo que dijeron representar y querer. Ayer como hoy, el uso de la historia y la memoria como instrumento de control ideológico es una herramienta aplicada en el Zulia.

Historiador

Juane1208@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1543 veces.



Juan Eduardo Romero

Dr. Mgs. DEA. Historiador e Investigador. Universidad del Zulia

 juane1208@gmail.com

Visite el perfil de Juan E. Romero J. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: