Nicolás Maduro, emancipador político del Estado comunal: Pueblo presidente (IV)

En los artículos anteriores (I, II y III) sostengo la tesis que todos (as) los y las venezolanos (as), en general, traicionamos al legado de Hugo Chávez, es decir, no le paramos a las leyes hechas para concretar el nuevo Estado, especificado en el artículo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). Nos dimos nuestro propio revolcón, como Chacumbele. Lo que tantos sacrificios y lucha costó en la constituyente, votaciones, movilizaciones de masas, arengas y demás batallas dadas, al final lo tiramos por la borda. Después de matar el tigre le tuvimos miedo al cuero, como dice el refrán popular y "… (…) más nos han engañado por la ignorancia que por la fuerza", decía, Simón Bolívar.

Sigo explicando, la participación protagónica que se venia construyendo con Hugo Chávez, se vio truncada por múltiples causas en el año 2010. Se violentó el marco jurídico propuesto y en consecuencia, sufrimos las consecuencias. La guerra económica de hoy es producto de esa situación.

En el año 2010, gracias al esfuerzo de Hugo Chávez por vía habilitante, creo e hizo aprobar las leyes del Poder Popular (eslabón jurídico letal de concreción del hecho), porque si esperábamos por la Asamblea Nacional, esto jamás hubiese salido, es decir, con este conjunto de leyes teníamos la oportunidad histórica y extraordinaria de pulverizar el viejo estado, hecho a imagen y semejanza por adecos y copeyanos en 1961. Incluso se dio 180 días para eso (según disposiciones finales de estas leyes). Lo lamentable es que no se hizo, es el pecado original que tenemos en la revolución bolivariana en la actualidad. Ante este cuadro situación, hoy nos sale juicio (cárcel o tributo). Que lo digan los expertos jurídicos.

El pueblo en general, para ese momento, organizado en sus múltiples formas (asociaciones civiles, intelectuales, cooperativas, sindicatos, mesas técnicas, frentes, agrupaciones, colectivos, consejos comunales, entre otras) y la constitución del Estado (órganos, instancias, instituciones, fundaciones, dependencias, direcciones, coordinaciones, gobernaciones, alcaldías, ministerios, entre otras), debieron ADECUARSE como lo establecen esas leyes; una vez publicadas en Gaceta Oficial, carácter obligatorio según el Código Civil vigente. Siendo consecuentes y corresponsables con la participación protagónica pregonada por Hugo Chávez, aún más, los llamados "Chavistas" debieron hacerlo, sobretodo porque eso sustentaba el PODER que se venia construyendo y que organizaba definitivamente el nuevo Estado democrático y social de derecho y de justicia (artículo 2 de la CRBV) o el denominado estado Comunal que está explicito en el artículo 8, numeral 8 de la ley Orgánica del Poder Popular.

En otra palabras, consistía en desarrollar la participación protagónica del pueblo en función del buen vivir, concepto que deviene de lo que significa Poder popular en la obra intelectual de Hugo Chávez. A los que les resulte perspicaz esta aseveración, los invito a leer y analizar el artículo 2 de la ley Orgánica del Poder Popular (LOPP).

Con mayor precisión, se trataba de ejercer la soberanía de manera directa y no indirecta, formas explicitas en nuestra CRBV en su artículo 5, además con plenitud, es decir, nada, ni nadie podía estar por encima de esta cualidad que tiene el pueblo y, para cumplir con este requisito bastaba ADECUARNOS; factores de conciencia incidieron notablemente, aunque de acuerdo a la ley no tiene justificación, porque si es por organización, la veníamos elevando con Hugo Chávez Frías a un ritmo extraordinario (ver artículos anteriores). Pero, no lo cumplimos. Cuando Chávez nos invitó a perfeccionar el proceso desde lo jurídico (ponerle el cascabel al gato), lo dejamos solo, le mamamos gallo, no le paramos, preferimos continuar ejerciendo la soberanía indirecta (órganos del estado burgués) y optamos en la continuación de ser pedigüeños, parásitos y mendigos (habladores de guebonadas). La síntesis política de Chávez, resumida en la consigna "todo el poder para el pueblo", se truncó.

Ahora bien, ¿Qué significaba adecuarnos según leyes del poder popular?

En el margen de los 180 días dispuestos (21 de diciembre a 21 de julio de 2011), teníamos que conformar los Consejos de base del poder popular en todo ámbito de desenvolvimiento, diversas y disimiles formas de organización existentes en la sociedad (minar todo el territorio, pueblo e instituciones), es decir, constituirnos en comunidad organizada nacional, un solo Estado. Sin división de municipios, parroquias y regiones, ésto debía ser reemplazado progresivamente. Para confirmar mejor, vean los mensajes que hace el Comandante Hugo Chávez en el primer semestre del año 2011, no le podíamos exigir más.

Cada persona natural y jurídica, debió organizarse en Consejos de base (superar y perfeccionar la organización de los Consejos comunales y demás organizaciones); repercute en el significado de Comunidad organizada (artículo 8, numeral 5 de la Ley Orgánica del Poder popular), invocando el artículo 70 de la CRBV en correspondencia a la Asamblea de ciudadanos y ciudadanas, tal y como dice el artículo 8, numeral 1 de la ley Orgánica del Poder popular y desarrollar el debido proceso (Constituirse, articularse y registrarse). Al final, obtendría un documento jurídico que le daría identidad en función o vía para ir conformando las células fundamentales del nuevo Estado comunal, organización en torno a la producción de la vida material y espiritual.

Luego, según el número de comunidades organizadas proyectadas en un territorio, espacio o sector, surgirían las Comunas. Decisión propia del pueblo organizado en determinado momento y lugar. Así de facilito. En este sentido, el proceso de construcción de las Comunas, sería la concreción del artículo 8 de la Ley Orgánica de las comunas. Y no como lo pretenden hacer los ministerios a fines en estos momentos (pegando consejos comunales). Insisto, no se hizo así, no se cumplió con el legado de Hugo Chávez, por eso su arrecharon en el Golpe de Timón, cuando preguntó "dónde está la comuna", silencio total e ahí los convictos y confesos de la ineficiencia en este particular. La mayoría del pueblo venezolano y sobretodo los que dicen llamarse "Chavistas", creen que ese llamado de atención fue sólo a los Ministros, no señor, fue a todo el pueblo.

Además, si hubiésemos cumplido con su legado, hoy estuviéramos en el mar de la felicidad, produciendo e invirtiendo la renta petrolera en toda la infraestructura y desarrollo científico del país, que tanto hace falta. Y, nuestros adversarios y enemigos estuvieran reducidos notablemente. Se cumpliría lo que dijo Fidel Castro a Hugo Chávez "… (…) no creo que en Venezuela tenga 4 millones de escuálidos".

Por este tiempo (2016), tuviéramos las comunas productivas y no de papel, articuladas a los sistemas de agregación comunal y desarrollando la ciudad comunal, sobretodo con un 70% de transferencias realizadas por el estado burgués (ministerios, gobernaciones, alcaldías, cámaras municipales, fundaciones, entre otras), cumpliendo el 2.3.2 del Plan de la patria en consonancia con el artículo 184 de la CRBV y artículo 27 de la Ley Orgánica del Poder Popular artículo y, Nicolás Maduro hubiese arreciado aún más este proceso, con la aplicación de su Ley creada en este sentido (Ley Orgánica para la Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras Atribuciones).

En estas condiciones podríamos estar hoy. ¡Guerra económica y crisis!, dónde a lo mejor tendríamos otros ataques, porque el Imperio no cesa, pero, en este flanco estuviéramos bien fortalecidos. Hugo Chávez siempre lo visualizó así, por algo mantuvo su inversión proveniente de la renta petrolera en un 30% o 40% para alimentar la administración pública del viejo Estado, con eso le era suficiente, pero, debajo del colchón (fondo especial) salvaguardó una plática para invertir el naciente Estado comunal. De cada, barril de petróleo vendido a 100$, el 70% era ahorrado para la inversión en la construcción del nuevo Estado.

En resumen, compañeros (as) lectores (as), se trata ahora de reflexionar profundamente sobre estos elementos y contrastar con los juicios de rigor en el qué hacer.

La dirección del gobierno bolivariano encabezada por Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, están haciendo su cometido, trabajar en la estrategia para ir llevando a los leones a su jaula (internos y externos). Nosotros como pueblo, debemos trabajar en la táctica, que es resolver la situación del poder popular, pero, el que concibió Hugo Chávez, el que está tipificado en Ley, el que se demuestra de hecho (organización y conciencia) y de derecho (documento escrito) y al cual violentamos en el año 2010. Cómo recomponer esta falta, cómo obtener el perdón y enderezar el camino. Saquen ustedes, sus propias conclusiones y reflexiones.

Creo, que la reorganización y elevación de la conciencia, es la principal vía, busquemos los mecanismos y vamos creando las condiciones y dar el salto adelante, sin miedo. Y la educación es un factor determinante para encaminar esta batalla.

Espero haber aportando algunas ideas en estos 4 artículos sobre el tema (poder popular) para que siga el debate y discusión en este portal necesario en revolución, que nuestra lucha jamás termine y juntos en unidad, concretemos que Nicolás Maduro se convierta en emancipador político del nuevo Estado comunal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1482 veces.



Angel Tiodardo


Visite el perfil de Angel Tiodardo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a233786.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO