Nicolás Maduro, emancipador político del Estado comunal: Pueblo presidente (III)

En esta tercera entregada, inicio con la formulación de una interrogante ¿Cómo hacer posible el poder popular de Hugo Chávez y no morir en el intento, concluyendo que todos (as) los y las venezolanos (as) fuimos objeto de traición a la patria, por no adecuarnos a las leyes del poder popular del año 2010?

Primeramente, hay que convocar al pueblo para exponer al detalle y de manera didáctica el error cometido en el año 2010 y las consecuencias de tan abominable hecho, énfasis en valorar los resultados (guerra, colas, desabastecimiento, usura), pero, brindado la oportunidad de recuperar la esperanza que engendro Hugo Chávez en 1998. Hablar de frente y sin tapujos, es algo que valora el gentilicio venezolano, aunque en ocasiones lo convierta en humor u ocurrencia. Esta tarea no es posible por los medios convencionales, no esperen jamás que se haga por la Televisión, Radio o las redes sociales, son instrumentos estratégicos para la desinformación y deformación que usan las grandes corporaciones contra nuestro pueblo. Debemos acudir a otros instrumentos, empleando vías expeditas, no convencionales (asamblea, reunión, familia, esquinas, escuela, transporte, pulperías, siembre, estadio, gimnasio), es decir, tocar el lugar común de la gente, comunicación directa, las catacumbas del pueblo que hablo Chávez.

Todo el territorio nacional debemos minarlo, convertirnos en los y las evangelizadores (as) y promotores (as) de esta información, generando saldos re-organizativos. En la medida que se exponga las razones de la situación, apuntalamos en el estudio, lectura y reflexión de los materiales fundamentales (autoformación). Así nacerían los colectivos de estudio y propagación, actuando siempre en red y multiplicando. Los que logren avanzar en una primera fase que concreten la conformación de la Comunidad organizada (ver articulo 8, numeral 5 de la Ley Orgánica del Poder Popular); vía prominente para ejercer el autogobierno y los otros quedarán iniciados. A según el número de comunidades organizadas que vayan surgiendo, se va tejiendo las Comunas (ver artículo 8 de la ley Orgánica de las Comunas). En sí, todo debe ser transformado y cambiado, la base o factor debe ser la producción. Comuna o Consejo comunal que no produzca, no es comuna, menos poder popular, así sencillo. De esta forma, podríamos visualizar la verdadera comuna como célula fundamental de conformación del estado comunal deseado y que está plasmado en la CRBV (artículo 2).

Como podemos ver, es una tarea fácil, solo que requiere grandes dotes de sacrificio, perseverancia, estudio y paciencia, sobretodo porque vamos actuar en un clima de guerra psicológica y movilizaciones de la derecha, izquierda y todos los egos e ismos existentes. Jamás nos podemos imaginar que un gobernador, alcalde, diputado, magistrado, intelectuales, lo hagan, somos nosotros mismos. Incluso corremos el riesgo de ser calificados de un bando y otro bando, hasta amenazados de muerte. Se trata de ir creando las condiciones subjetivas, dialogando y usando la única arma que tenemos disponible, la palabra. Aunque estemos en desventaja con los aparatos que usa el enemigo acérrimo (las redes sociales), debemos aprovechar que no todos (as) y en especial la gente de a pie, tiene acceso a esas herramientas tecnológicas; oportunidad para convertir esta debilidad en potencialidad y acércanos al logro del objetivo: al poder popular de Hugo Chávez.

En conclusión, brindémosle al Presidente Nicolás Maduro ese apoyo real y así estaríamos contribuyendo en la conducción correcta de la revolución y legado de Hugo Chávez. La estrategia revolucionaria se la dejamos a Maduro y el PSUV, nosotros (as) como pueblo asumamos la Táctica revolucionaria. Que sea Maduro, Diosdado y demás dirigentes, que combatan a sus alacranes, oportunistas y opositores, no hay porque desgastarse en eso. Sin convertirnos en espectadores (as) del acontecer político y social, dediquémosle el 30% de nuestras energías a las movilizaciones, concentraciones, marchas y contramarchas, Ubch, Clp, Clap, clip, Cle, clop y club, pero, el 70% de nuestro tiempo y dedicación, debe emplearse en la Táctica, es decir, al poder popular de hecho y de derecho de Hugo Chávez. El momento apremia, cada quien asuma su tarea, lo que no es justificable es continuar en la entelequia, parasitando, mendingando, lamentándose, pidiendo y siendo autómatas en las instancias. Eso se lo dejamos a los Ramos Allup y sus seguidores (as), que también cumplen su tarea: detener y sabotear.

Es una exhortación que hago, con la esperanza de conseguir el perdón por la traición a Hugo Chávez, a la CRBV y al pueblo en el año 2010. No es con elecciones que esta revolución decide su destino, no son los votos los que marcan la diferencia, es la conciencia y la organización lo que realmente definirá este proceso. En resumen, es el poder popular de Hugo Chávez Frías, su legado verdadero el que debemos recuperar, sin confundirse. Solo las leyes UNEN, lo demás es entretenimiento; "Donde la sociedad oprime, la ley libera".

Avanzar con este planteamiento del poder popular de Hugo Chávez (la reorganización del pueblo y elevación de su conciencia), tiene sus frutos. Es hacer realidad la transferencia de competencias del estado burgués según ley, en función de administrar directamente. Empezando con los servicios públicos que cumplen objetivos vitales, como la salud, educación, vivienda, educación y vestido, así como las telecomunicaciones, energía y así sucesivamente, es decir, el pueblo organizado recuperando su poder originario, al que le fue arrebatado hace siglos y que la CRBV es tacita cuando lo dice en su artículo 184 y la par la Ley Orgánica del Poder Popular artículo 27 y más directo está en el Plan de la Patria, artículos 2.2 y 2.32. Sobre el particular se legisló y se concreta este asunto en Ley Orgánica para la Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras Atribuciones; la creo Nicolás Maduro con esa intención.

De esta manera, Hugo Chávez y Simón Bolívar, bajarían tranquilos al sepulcro y el Cuartel de la Montaña seria una fiesta de ángeles y alabanzas, y no un muro de lamentos.

Aunque el poder no se delega, sino que se conquista, hoy tenemos la ventaja que el hijo de Chávez y Presidente Obrero Nicolás Maduro, esta dando señales en esta dirección, su tarea encomendada no la pierde de vista; "Nicolás, le encomiendo esto como le encomendaría mi vida". ¿Qué esperamos?

A la par podemos ir cumpliendo otra tarea pendiente, la eliminación definitiva de las instituciones creadas por el Estado Burgués, herencia de la IV república. Hoy no vale excusas. Urge buscar las formas y maneras para pulverizarlo, debemos formar y colocar cuadros en estos organismos e instancias para hacer realidad esa tarea, pero, sin ocasionar desgastes en las filas revolucionarias. Es y debe ser una misión estratégica el año próximo.

Coincido plenamente con muchos aporreadores de este portal web cuando sostienen que el Estado que tenemos, no sirve para hacer realidad el proyecto bolivariano revolucionario. Hugo Chávez, lo recalcó en todo momento, había que deslastrar las distintas formas institucionales y mecanismos de gestión que subyacen en la administración pública y dirección de gobierno; se consideró siempre un infiltrado en este particular. Esto debía transformarse y cambiarse, por una estructura acorde a lo que el pueblo exigió y dejo plasmado en la Constitución de 1999, como pacto social (síntesis de las ideas, inquietudes, preocupaciones, sueños, utopía del pueblo para los venideros años en función de su ejercicio de gobierno y vida), para hacer realidad el nuevo Estado (ver articulo 2 de la CRBV).

Hugo Chávez, optó por el Poder popular de hecho y de derecho, arma letal para emplazar y pulverizar el Estado que construyeron los adecos y copeyanos, oligarquías y gente de poder en Venezuela, pero, el pueblo venezolano sucumbió y en vez de concretar este cometido en el 2010, lo dejó sólo, hizo caso omiso en su exterminio definitivo, se redujo al entretenimiento y satisfacción de las necesidades básicas provenientes del mismo, producto de la bonanza petrolera.

El famoso Estado en paralelo que fue creando Chávez con las misiones, tenía esa doble intencionalidad, cumplirle a la gente en la sobrevivencia y sustituir paulatinamente y progresivamente el viejo Estado, evitando la mayor violencia posible. Por supuesto, esto atentó intereses y privilegios, razones por las cuales, estas estructuras se mantienen, bajo justificaciones superfluas y posiciones lógicas desde la intelectualidad formada bajo el signo del Capital; el sistema creador y formador de la vida de todos (as). Sin duda, para comprender esto, es necesario el estudio profundo de los discursos y acciones de Hugo Chávez, es y debe ser una de las tareas de todo (a) revolucionario hoy, en pro de orientar correctamente al pueblo, sobretodo a la juventud, dijo Simón Bolívar "Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción".

Aquí, cabe resaltar que Hugo Chávez, siempre mantuvo latente esta premisa y por eso orientó al estudio de la historia y sus procesos, cada día se esforzó por actualizarse y su onda informativa y comunicativa estuvo latente en la autoformación. Los grandes eruditos lo califican hasta ahora, como uno de los mejores comunicadores del siglo XXI, nunca pudieron explicar este fenómeno, tal vez por no usar los métodos apropiados y ser mezquinos en no otorgarle la lectura correcta a sus acciones. Ni los llamados "intelectuales" de Venezuela fueron capaces de explicar su legado, por eso, hoy están carcomidos y sucumbidos por la historia.

Algo grandioso debió haber ocurrido en este "ser" que tal vez influyó enormemente. Su recorrido y vivencias con la gente, compartir el sentir de las personas en sus propios lugares de origen y sufrir las calamidades que subsistieron en esta tierra de gracia, fue la diferencia. Todo lo hizo con estrategia y táctica, es decir, amplios conocimientos militares aplicados a la razón social de subsistencia, para producir teoría sociopolítica y practica libertaria. Si algo hay que reconocerle a este hombre en el campo de las ciencias, es su afán por construir y lograr un método adecuado para abordar la realidad social, sin caer en el terreno de la violencia. Supo distinguir la verdad y la mentira, los que tuvimos la oportunidad de trabajar bajos sus orientaciones damos cuenta de ello.

No se extrañen, que haya gente esté organizada en este planteamiento, pues, a veces el pueblo se adelanta, siempre es sabio y tiene la última palabra, "Solo el pueblo, salva al pueblo"

¿Qué hacer para que lo que tiene que morir, termine de morir y lo que tiene que nacer, termine de nacer?. En una próxima entrega precisare estos detalles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Angel Tiodardo


Visite el perfil de Angel Tiodardo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a233731.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO