Los científicos dan razones del porqué no se debe comer pulpo

El pulpo es el animal invertebrado mas inteligente

El pulpo es el animal invertebrado mas inteligente

Credito: Agencias

Para los amantes de la gastronomía, el pulpo es un alimento estrella. Es nutritivo, bajo en calorías y se puede preparar de mil maneras.

Pero para los científicos es mucho más que eso. Se trata de un invertebrado excepcional con un sistema nervioso tan sofisticado que es capaz burlar a un tiburón al acecho, cambiar de color para esconderse de un depredador, distinguir entre distintos humanos, diseñar estrategias de caza en circunstancias extremas.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Nueva York cree que los humanos deberíamos abstenernos de comer pulpo debido a sus características tan peculiares. Y asegura que existen motivos éticos y ambientales para no criarlos en cautiverio para la industria alimenticia.

Muchos platos de la cocina tradicional mediterránea de España, Portugal, Italia y Grecia usan al pulpo como ingrediente principal. Pero las culturas costeras tenían métodos de captura sostenibles que satisfacían la demanda de alimento de la población sin depredar el medio ambiente.

Ahora todo ha cambiado: los usos, el tipo de pesca y la cultura culinaria. El pulpo es usado como "base cárnica" en muchos alimentos de fabricación industrial, y se ha incluido dentro de las ofertas gastronómicas gourmet para los amantes del pescado y los mariscos.

"La demanda está creciendo en China, Estados Unidos y Australia. El pulpo que se comercia mundialmente es servido principalmente en mercados de alto poder adquisitivo", dijo el informe.

El problema de ser carnívoro

El problema es que los lugares tradicionales de captura de pulpos se han ido agotando mientras la demanda aumenta. Ante este dilema, algunos emprendedores se han dedicado a la acuicultura como una alternativa para hacer dinero mientras abastecen a los mercados que antes quedaban satisfechos con pulpos capturados en su ambiente natural.

Uno de los aspectos que ayudaría a la cría de pulpos en "granjas acuáticas" es que la mayoría de sus 300 especies llegan a la vida adulta a los dos años, un tiempo relativamente corto que pudiera resultar rentable.

Un estudio indicó que la especie estrictamente marina O. vulgaris reúne muchos de los requisitos para ser considerada como un candidato para la cultura industrial: "fácil adaptación a las condiciones de cautiverio, rápida tasa de crecimiento, aceptación de alimentos de bajo costo, alta tasa de reproducción y elevado valor de mercado".

Pero los investigadores advirtieron obstáculos importantes en el proceso técnico de domesticación de los pulpos. Algunos de los problemas de la reproducción de pulpos en ambientes artificiales incluían "canibalismo, confinamiento, dependencia de alimentos vivos, y muerte de hembras grávidas antes de poner la segunda generación de huevos en el laboratorio".

Esos obstáculos no han detenido inversores del sector industrial, público y académico a colocar recursos para aumentar la investigación en la producción industrial del pulpo.

El principal propulsor de la cría de pulpo en cautiverio es España, con el apoyo de la Unión Europea. Ya existe producción experimental de cefalópodos en tanques terrestres, en nasas a mar abierto, y en especie de granjas donde aceleran el crecimiento de pulpos salvajes.

En noviembre del 2018, investigadores de los centros oceanográficos de Vigo y Tenerife del Instituto Español de Oceanografía (IEO) anunciaron quel ogrado reproducir pulpos en cautividad tras 20 años de investigaciones sobre el cultivo larvario de pulpo común.

Pero los españoles no son los únicos que aspiran encontrar lo mejor manera de criar pulpos en cautiverio. Portugal, Grecia, México, Chile, China, Austria, Italia. Los organizados japoneses ya han tenido algunos resultados prometedores y esperan tener la primera producción de pulpo en cautiverio para su distribución comercial para el 2020.

Los científicos insisten en que criar pulpos no es una buena idea. La gran mayoría de los animales de granjas terrestres como las cabras, los cerdos y las vacas son herbívoros, es decir, son alimentados con plantas o con nutrientes elaborados a base de semillas o restos vegetales. Alimentar pulpos requiere mucho más.

"Los pulpos son invertebrados atípicos así como moluscos atípicos. Son carnívoros (ninguno puede sobrevivir solo de plantas y algas) y tienen un comportamiento sofisticado. La cría de pulpos es contraproducente desde una perspectiva de sostenibilidad ambiental y errónea como política de producción de alimento humano".

Uno de sus alegatos en contra es que como cualquier otra acuicultura carnívora, la cría de pulpos aumentará, en vez de aliviar, la presión sobre la fauna marina salvaje. "Los pulpos tienen una tasa de conversión de alimento de al menos 3:1, eso quiere decir que el peso de la comida necesaria para mantenerlos supera tres veces el peso del animal, Dado el grado de agotamiento de la industria pesquera mundial y los desafíos de ofrecer una nutrición adecuada a la creciente población mundial, aumentar la cría de especies carnívoras como el pulpo se opondría a la meta de mejorar la seguridad alimentaria global".

El más inteligente de su clase

Otro aspecto menos práctico pero no menos importante es la propia naturaleza del pulpo, un animal capaz de sentir dolor y sufrimiento. El pulpo fue señalado en 2002 en la Declaración de Cambridge sobre la Conciencia de que el pulpo es el único invertebrado capaz de tener una experiencia consciente.

El trabajo experimental ha demostrado que una vez que los pulpos resuelven un problema poseen una memoria de largo plazo para recordar la solución. Pueden recordar cómo abrir la tapa de un frasco por unos 5 meses, son capaces diseñar complejos escapes acuáticos, explorar y usar marcas o señales visuales para navegar por un espacio.

Los pulpos requieren una alta estimulación cognitiva y usan su medio acuático para explorarlo, manipularlo y controlarlo. También son animales antisociales y solitarios, que muestran poca tolerancia por los individuos de su misma especie. Nada de eso es posible si nacen y crecen en tanques industriales.

Los científicos consideran que la crianza industrial de pulpo está impulsada por el lucro y no por garantizar la seguridad alimentaria de las poblaciones consumidoras porque se trata de comunidades que tienen acceso a suficientes alimentos para satisfacer sus necesidades nutricionales y tener una vida activa y saludable.

Dicho en palabras más llanas: ni los japoneses, los italianos o los españoles necesitan comer pulpo para subsistir.

"Si la sociedad decide que no podemos criar pulpos, significaría que un grupo relativamente pequeño de personas podría continuar comiéndolo. Pero eso no significa que la seguridad alimentaria estaría socavada, significaría que sólo los consumidores con dinero pagarán más por el pulpo salvaje, que será cada vez más escaso".

En definitiva, para estos investigadores la crianza industrial forma parte de un sistema de alimentación altamente industrializado que es cruel para los animales e insostenible desde el punto de vista ambiental. Y el inteligente pulpo no pertenece a ese lugar.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 14098 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /pachamama/n342374.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO