Triunfó el terror

Primeros comicios desde mil novecientos noventa y ocho que perdemos los bolivarianos y primeras elecciones a las que no acudimos rojos rojitos, por instrucciones expresas del Comando Zamora. Porque como nos lo expresara el instructor en un taller para testigos “no vamos a ser tan pendejos de estar identificables cuando se prenda el peo” Sin embargo recibimos un brazalete rojo “para identificarnos entre nosotros” Como si aquí desde hace un buen tiempo no nos conociéramos todos.

La ausencia de ese factor tan vistoso, tan motivante, tan histórico, como lo son nuestros hombres y mujeres vestidos de rojo; desparramados a lo largo y ancho del territorio nacional en el referendo del domingo 2 de diciembre, fue la primera profunda y contundente victoria del terror contra el pueblo bolivariano de Venezuela en esta época revolucionaria.

La razón de ser primordial del terrorismo es sembrar terror. Y en este caso el terror se sembró primero en la vanguardia. Estábamos seguros del triunfo del SI y no sé si por el bombardeo mediático o porque en realidad estaba montado, se tenía la certeza de que ese Si sería negado de inmediato por la oposición y de que este sería el estallido de la guerra. ¿Cuántos camaradas honestos, compatriotas convencidos y comprometidos, no sintieron una sensación de alivio en su fuero interno al conocer la victoria del NO? ¿Qué dejamos entonces para esa masa de hombres y mujeres movilizados bajo las banderas bolivarianas que además del bombardeo terrorista, no recibieron consignas claras, orientadoras, por parte de la “organización” revolucionaria.?

Porque en realidad no estamos preparados para la guerra y ese es nuestro talón de Aquiles.

Tres millones de chavistas no acudieron a votar. Y en las necesarias reflexiones pos derrota se especula sobre una serie de razones, por demás muy lógicas todas. La más manida es la del triunfalismo; que nos sentíamos tan sobrados que el pueblo sencillamente “se las echó al hombro” Esto reforzado con que no estaba en juego la continuidad del Comandante en la Presidencia de la República, pero no solo él mismo había identificado profundamente al proyecto de la reforma con su persona, sino que además estaba en juego el derecho que tenemos de tenerlo allí mientras queramos. Porque ese es un derecho del electo y del elector.

Otra es la del pase de factura. Que a estas alturas del proceso bolivariano, la inseguridad, la desidia e incompetencia, el burocratismo y la corrupción, así como el desmejoramiento y desatención de las misiones en general, han generado una desazón en el seno pueblo, quien con su ausencia del domingo 2 de diciembre, habría dado una clarinada de alerta.

Y la otra es la de la ignorancia. No supimos vender la reforma, no supimos darla a conocer, comprender y compartir. Que nuestro pueblo la hiciera suya. El poder mediático logró confundir y atemorizar a la gente con respecto al contenido de la Reforma Constitucional. y por nuestra parte, no pudimos ser más erráticos en el desarrollo de este proceso refrendario.


La cuestión principal es la organización revolucionaria. Partido, movimiento o como se le llame, es indispensable que el pueblo cuente con la herramienta política organizativa para resolver todos estos problemas y los que se presenten. El PSUV no fue más que el mismo MVR que llevó adelante los comicios anteriores y con los añadidos de las nuevas siglas la conformación del Comando Zamora, es prácticamente la misma que Maisanta y Florentino, la misma gente, las mismas prácticas y las mismas estructuras. No hemos evolucionado, no ha habido revolución en la revolución.

A partir del 2 de diciembre entramos en una nueva etapa. Una etapa cualitativamente distinta y si no nos renovamos perecemos. Así de sencillo. El enemigo ha asimilado las derrotas, ha perfeccionado sus métodos y aplicado las mismas tácticas pero con más acierto. Mientras nosotros nos dormimos en los laureles. No porque no agarráramos la calle, no porque no saliéramos al combate, sino porque no avanzamos en lo fundamental, la construcción de la organización revolucionaria. No hay que olvidar que el enemigo lleva siglos en el poder y no está dispuesto a perderlo y que la esencia de ese poder ha sido siempre la guerra y el terror.

El partido de nuevo tipo. Pero ahora verdaderamente de nuevo tipo con relación a su antecesor Movimiento Quinta República , para nuestro espacio y nuestro tiempo Que se genere realmente de entre la gente Que se haga de una ideología, que la defina y en base a ello forme sus cuadros. Que el pueblo sienta que el partido es él y que él es el partido, que cuente para incertidumbres como la supuesta pérdida de los hijos por parte del Estado, con la voz amiga, clarificadora del partido. Un partido al que amemos profundamente porque en él somos todos y él es la herramienta para alcanzar la justicia social y construir una Patria soberana.

Un partido que forme parte de la elaboración de propuestas tan trascendentes como la Reforma Constitucional, para que sea suya y cuente con los mecanismos y la claridad para trabajar por ella con el pueblo a todo lo largo y ancho de la Patria Bolivariana. Un partido que prepare e impulse la organización popular para todas las contingencias y que sea un recurso contundente de nuestros hombres y mujeres para derrotar al terrible enemigo del miedo, del terror. Que sea una instancia más para el estudio y la formación política del pueblo, el despertar de su inteligencia, que sea autónomo, libre y soberano comprometido únicamente con Venezuela y la Patria Americana..

La historia nos enseña que el terror no es invencible. Despavorido huyó el pueblo de Caracas hacia oriente en el año 1814 con su más preclara vanguardia a la cabeza, ante la arremetida terrorista del sanguinario José Tomás Boves. Se perdía una batalla, mas no la guerra, reorganizándose después las fuerzas revolucionarias, luego de una profunda reflexión autocrítica que comenzara por el propio comandante, el Libertador Simón Bolívar.

Desde la tierra marinera de Juangriego.

mundoiribarren@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1603 veces.



Edmundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor


Notas relacionadas