Un poco de autocrítica

Dios nos agarre confesados, luego del doloroso embarazo cercano a nueve años de gestación, lo más excelso de la meritocracia profesional (valga la redundancia), ha parido por fin una hermosa criatura que presenta en sociedad como la Propuesta Alternativa al Socialismo del siglo veintiuno.

Les ha llevado casi una década de estudio académico y profunda disertación ideológica poner a rodar la -novísima- propuesta de la Democracia Social, planteamiento vanguardista del movimiento que lucha por el retorno a la Democracia Buena, esa de: -Entren que caben cien, cincuenta parao y cincuenta de pie-.

Aunque el presunto promotor es Un Nuevo Tiempo, la experticia opositóloga acumulada indica que las ricas corrientes de la resistencia venezolana terminan tarde o temprano confluyendo a un sólo río.

De Gente del Petróleo a Bandera Roja, del Delta a la Guajira, del fraude a la abstención, del golpe a –la mejor constitución del mundo-, del asesinato de Danilo a la santificación de Nixon, de paracachitos a peligrosos delincuentes indultados, las tendencias opositoras se ubican de manera cambiante pero sin alterar planes a lo largo del majestuoso recorrido de la atracción principal del parque. Una especie de -Montaña Rusa- cuyo punto de llegada es siempre el de partida, de manera que tras unas cuantas zambullidas la cosa va perdiendo emoción, tal como indican recientes auditorias a la mermada taquilla.

El trazado de líneas maestras en la nueva geometría opositora no pierde tiempo en sandeces, golpea duro y directo, apuntando sus coordenadas de acción hacia el ansiado objetivo único: salir de aquel a como dé lugar y por supuesto, quien logre encaminar al colectivo en esa dirección tendrá apoyo incondicional del resto, entendido éste en todo el sentido matemático del término.

Algunos opinadores se refieren despectivamente y hasta con ironía al mencionar las redes sociales de la democracia del chuchu-tren; argumentan que se trata de una vulgar copia del proceso bolivariano. Y yo les digo que están errados, revisen lo concerniente al antiguo modo de producción de la sociedad primitiva y podrán constatar que Chávez toma mucho de allí, así que, ¿cual es el delito?

Compatriotas, -díganle a Mario Silva que hay que estudiar-. De lo contrario esta gente, que en el fondo comparte lo planteado en la reforma y solo pide su ejecución vía Ley Habilitante, puede animarse a estudiar el asunto. Son muy capaces de aparecerse dentro de piches nueve años con una mejor propuesta.

Para muestra están los -estudiantes- recordándonos que si se puede, que ellos en apenas tres meses de vacaciones y sin dejar de viajar, armaron su Parlamento Glam.

¡Que lindos se veían con su loncherita y el morral de Armani; no podemos negar que es gente -bella-, mire que la envidia mata.

Y una buena noticia para quienes al igual que ellos, creemos en la reconciliación nacional: la mujer del Tarzan criollo ha quedado electa por los -estudiantes- de Miranda.

Su consigna es, -Billy, ¡chavista!, ¡ataca!-

cordovatofano@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1436 veces.



Daniel Córdova Tofano


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas