Está basada en infundir miedo a sus electores

En El Hatillo: Campaña opositora sin contenido propositivo

Los candidatos bolivarianos, aquí en El Hatillo, estamos desarrollando una campaña electoral sustentada en una concepción político-programática que se expresa, en lo político en el planteamiento de concebir a la Cámara Municipal como ente receptora de las inquietudes de las comunidades y como eco difusor de la propuestas y expectativas de los vecinos y vecinas de todos los sectores que conforman la sociedad y territorialidad hatillana.

Propuesta bolivariana

Es decir, asumimos que nuestra presencia en la Cámara Municipal debe tener como fundamento primigenio lograr que esta se convierta en un auténtico foro en el que se ventilen con absoluta transparencia, sin ningún tipo de obstrucción ni limitación alguna, los temas de interés de la colectividad municipal, haciendo, de esta forma letra viva el principio constitucional de la democracia participativa y protagónica.

Que el pueblo tenga acceso a un espacio en el que pueda ser escuchado, expresar con toda libertad sus diversas opiniones, ejerciendo, como le corresponde, un papel activo como contralor de la gestión del ejecutivo local; en otras palabras, hacer de la Cámara Municipal una institución totalmente distinta, superior al cenáculo restrictivo y excluyente en que ha sido convertida.

Y en lo programático, los candidato bolivarianos estamos enarbolando la propuesta de un conjunto de Ordenanzas orientadas a estimular la organización de las comunidades, a propiciar el logro de un Municipio más seguro, a promover el emprendimiento productivo generador de empleos y autoabastecedor de buena parte de los productos de la dieta básica de los vecinos, a desarrollar con un mayor alcance la protección social y a impulsar mancomunadamente la dotación y mejoramiento de los servicios públicos, a fin de ir materializando, cada vez más, el Derecho a la Ciudad de todos los hatillanos y hatillanas.

La singular idea del miedo

Pero, mientras los(as) candidatos(as) bolivarianos(as) canalizamos la campaña en esas dimensiones, a los de la oposición no se les ha ocurrido otra singular idea que la de concebir la campaña teniendo como base argumental la de infundir miedo a sus electores, demostrando con ello la escasa creatividad que les acompaña y el nulo contenido propositivo que los caracteriza.

Es el caso que se han dado a la peregrina tarea de concebir su campaña en base al lema Por la defensa de El Hatillo, alimentando la idea de que si se vota por los candidatos bolivarianos se corre el riesgo de que ocurran invasiones, expropiaciones, se destituya al alcalde y hasta que los ciudadanos pierdan sus casas.

Tan falta de imaginación es un reflejo de la esterilidad mental de quienes son capaces de concebir un argumento de tal naturaleza, que sólo puede ser expresión de quienes no tienen nada positivo que proponer y no les queda otro recurso sino artificialmente alimentar miedo en los electores para tapar la ausencia de propuestas afirmativas que recojan el sentir de las comunidades.

Más anodina no podría ser

Ahora bien, analizando objetivamente el planteamiento de los opositores habría que comprender que sencillamente no tienen nada afirmativo que proponer. Tienen 6 años controlando la Cámara Municipal y, esta, más anodina y alejada de los intereses de los ciudadanos no podría ser.

Si a ver vamos, El Hatillo desde que fue declarado Municipio autónomo ha estado gobernado por la misma concepción político-ideológica, independientemente de que los actores políticos hayan tenido distintos orígenes partidistas pero, en esencia, todos, sin excepción, han respondido a los mismos intereses económico-empresariales, siendo ello lo que explica que en 25 años de gobierno local autónomo se haya deteriorado de manera tan pronunciada la calidad de vida de los hatillanos, ya que lo que se ha impuesto, en ese lapso, desde los gobiernos municipales (Alcaldía y Cámara Municipal) es el favorecimiento del afán de lucro desmedido de los voraces grupos urbanizadores y de los comerciantes especuladores y satisfacer las apetencias de los pequeños y excluyentes círculos de poder ideológico que les sirven de sostén.

Llegó la hora

Si, llegó la hora de comenzar a imprimirle un cambio positivo a la conducción que hasta ahora ha llevado el Municipio El Hatillo, iniciando este proceso de cambio con una Cámara Municipal renovada, convirtiéndola en lo que nunca ha sido, y está llamada a ser, la caja de resonancia de las inquietudes y esperanzas del pueblo hatillano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 414 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ugas

Miguel Ugas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a272551.htmlCd0NV CAC = Y co = US