¡Uy, ahí viene el coco!

Viendo la campaña que el patético y patibulario pre-candidato Teodoro Petkoff está llevando a cabo en los medios televisivos y radio eléctricos, es realmente tan cómico, que no se, si reír o llorar.

Este personaje ha perdido por completo la memoria y el sentido del ridículo. Bueno, tampoco se puede uno extrañar de tal ausencia de recuerdos, todos llevamos siempre un alemán pisándonos los talones, cuando la ocasión es precisa. Durante la cuarta República se instaura la consigna: Dispare primero y averigüe después. Este personaje alienta a un grupo de jóvenes soñadores a marcharse a las guerrillas, a las montañas de Lara, Portuguesa y Trujillo, específicamente. Pero él mismo manifiesta que la composición de las unidades han cambiado drásticamente, debido a que ellos han sido formados en las ciudades, siendo muchos de estos estudiantes universitarios y los guerrilleros campesinos “si están acostumbrados a pasar penurias y dificultades”... ¿Qué tal? Hasta en la guerrilla el catire Teodoro discrimina a los campesinos...

En medio del terror nos mantuvieron por años, al punto que incluso él mismo se incorpora al movimiento guerrillero urbano, cuando piensa que el movimiento va a llegar a feliz término. Ya finalizando la confrontación armada, es cuando el entonces presidente Caldera negocia la pacificación. Este es el heróico el guerrillero Teodoro, quien nunca fue a las guerrillas y finaliza con una importante figuración de lucha y confrontación a las elites gobernantes.

En el segundo mandato de Caldera se hace miembro de su gabinete, llevando a Venezuela, como todos sabemos, al más abominable desastre económico y déficit fiscal, entre privatizaciones y ventas fraudulentas con comisiones de por medio, y lo más degradante: el robo de las prestaciones de todos los venezolanos.

Ahora en su pre-campaña, nos asusta, como cuando éramos niños...Cuidado, ahí viene el coco... ¿Qué poca vergüenza de un sujeto que habiendo sido gobierno no hizo lo que está prometiendo ahora al pueblo? El pueblo es sabio y no perdona a quienes piensan lo van a volver a engañar. No, Sr. Teodoro, usted tiene más rayas que una cebra y jamás podrá pasar desapercibido tanto por su intolerancia como por su falta de probidad y honestidad. ¡Nos conocemos Teodoro!

Los venezolanos han perdido el miedo desde hace tiempo y eso de querer inocularnos miedo en ampollas como han hecho otros candidatos de otros países, creo que no le funcionará. Usted me recuerda el personaje de García Márquez...el coronel del gallo, que al final se quedará comiendo lo mismo (...)

Finalmente, les dejo un pensamiento anónimo, de esos que dejan huellas: “...La vida es una sucesión de lecciones que deben vivirse para ser aprendidas...”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3957 veces.



María Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Antonieta Guevara

María Antonieta Guevara

Más artículos de este autor