Ledezma, el frustrado que sueña con ser presidente

Desde los tiempos cuando le cargaba el maletín a Carlos Andrés Pérez, en el primer gobierno del “gocho”, Antonio Ledezma se empeñó en soñar que algún día estaría sentado en la silla principal de Miraflores. Esa idea la ha mantenido hasta ahora a pesar suyo de no haber sido elegido por su partido Acción Democrática como candidato a la presidencia, lo que lo motivó fundar un partiducho aparte con la esperanza de convertir su sueño en realidad. Pero como decía el comandante Chávez, deseos no empreñan.

Ha sido tanta su obsesión por ser presidente, que cuando fue elegido alcalde Mayor se creyó, cual Sancho Panza, presidente de una Ínsula llamada Zona Metropolitana, olvidándose que no estaba rodeado de aguas, sino de ciudades y pueblos gobernados, incluso la que él creía de sus dominios, por un gigante llamado Hugo Rafael Chávez Frías y que no era precisamente un molino de viento. Llegó hasta la risible idea de nombrar un canciller eligiendo a otro frustrado, esa especie de bagre de la política venezolana llamado Milos Alcalay, que no acepta que dejó de ser embajador hace más de quince años y es hora de estar jugando con sus nietos y bisnietos.

Pero Este moderno Don Alonso Quijano no cesó en su empeño de creerse presidente y se dio el tupé de viajar a solicitar un préstamo al FMI, quienes le recordaron que eso es una potestad tan solo de los jefes de estado y él era tan solo un alcalde, haciendo el ridículo a nivel nacional e internacional, a la vez que demostraba su ignorancia en estos casos..

Ahora, vistos sus fracasos de convertirse en líder de la oposición que le den la esperanza de lograr su sueño de llegar a la presidencia, cual Don Quijote se lanza a la aventura golpista acompañado por una Malinche, un oscuro personaje de abundantes cejas con gran parecido a Homero Simpson y otro loco de carretera al que sus papis le sembraron desde que nació la idea que seria presidente algún día de este país. Es de imaginarse el gabinete que estos rufianes han elaborado en el supuesto negado que sus planes tengan éxito, esperanzas que se esfuman pues hay pruebas suficientes para meterlos entre rejas y se deje de seguir con tanta impunidad donde siempre pagan los pendejos.

Lamentablemente un reducido número de miembros de la FANB, traicionando su juramento y lealtad al comandante eterno Hugo Chávez y su compromiso con la patria, se unió a estos vándalos de la ultraderecha que sin duda los compraron con alguna suma de dinero muy tentadora. Ahora tendrán que enfrentarse a la justicia, mientras que los cabecillas, algunos pisaron la milla y otros buscarán la forma de salirse del paquete dejándolos solos y abandonados.

Por mi parte hay algo que no me deja dormir: Quiero ver a Ledezma, a la Malinche y al cejas de escoba presos. Si esto no sucede comenzaré a pensar, al igual que miles de venezolanos que la justicia en este país no funciona.

hermoj28@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1915 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: