Chúo Torrealba: Un secretario de cartón

Hace algún tiempo llego a mí un voluminoso libro titulado, “Las 48 leyes del Poder”, una buena amiga consideró que por mi formación académica era un buen obsequio y debo confesar que también lo supuse al recibirlo. Sin embargo, estoy convencido que ella desconocía tanto como yo el contenido del mismo, no por eso, dejo de agradecerle la deferencia que tuvo conmigo.

Lo leí completo, buscaba precisar cuál era el mensaje dejado por el autor y llegué a la conclusión que, este era uno de los peores libros que ha pasado por mis manos. Lo descrito allí, no es más que una babosada comercial, ya que no es verdad que el ser humano sea calculador, despiadado e insensible, como pretende presentarlo Robert Greene.

Para el autor, el hombre es malo, egoísta e envidioso por naturaleza. Y sobre esas variables se debe mover el individuo que pretende prosperar. Como verán, esas premisas son inaceptables, no es verdad que la gente sea malvada. Además que, el poder conquistado bajo las manipulaciones, intrigas y mentiras, es un poder tan sólido como una torre de naipes, vale decir, cualquier ventarroncito lo echa abajo completico.

Sin embargo, con el nombramiento de “Chúo” Torrealba como secretario ejecutivo de la MUD, me vi obligado a revisar nuevamente el libro y recordé que la primera ley para obtener el poder según el autor es: “Nunca le hagas sombra a su amo”, es decir, no solo tienes que ser un vulgar adulador, sino que además, no debes permitirte ser creativo, proactivo y menos aún emprendedor, aunque esas iniciativas sean para fortalecer los objetivos propuestos por el grupo. Por tanto para el autor, la máxima de Aristóteles “El verdadero discípulo es el que supera al maestro” es una utopía.

El anuncio del nuevo secretario de la MUD, me hizo visualizar los individuos en que se inspiró el autor para afirmar tanta barbarie. Si se revisa las declaraciones, de los dirigentes partidistas de la Mesa, antes de informar el nombre del nuevo secretario y después de esto, observarán que todos coinciden que la vocería del bloque oposicionista tiene que tenerla los partidos, recuérdese como el 1%, es decir, COPEI fue insistente en eso.

La razón es muy simple, los dirigentes de la MUD temen mucho que le hagan sombra, vale decir, el temor, el miedo, la inseguridad, el egoísmo y la inconexión con sus seguidores, es el responsable de que sigan viéndose el ombligo y que las decisiones que toman sean mezquinas, insensatas, torpes y descontextualizadas.

Por tanto, no es que no influyeran que Torrealba cobrara por la Alcaldía Mayor o que sea financiado por el departamento de Estado; que fuera propuesto por X partido; o que el programa que conducía lo “vinculaba” con el pueblo; etc., sino que la variable determinante y sustantiva en su designación como secretario ejecutivo, era que la MUD buscaba un secretario de cartón.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1820 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor