La ex-diputada Machado

La Asamblea Nacional tuvo que iniciar el proceso de allanamiento de investidura de la ahora exdiputada María Corina Machado. La disociación que la ahoga la fue adentrando cada vez con mayor agresividad en el terreno de la violencia antipatria y antipueblo, por lo que tal desenlace era previsible y ella misma se encargó de acelerarlo al influjo de su desmesurada arrogancia. A tenor de lo cual juzgo oportuno reproducir un artículo que le dediqué hace algún tiempo.

La diputada –digo allí– es una digna representante de su clase. Normalmente de hermosas facciones (Lenin reconocía esa cualidad en las mujeres de la burguesía), la presencia del presidente Chávez tiene el efecto de afearla de un modo sorprendente. Así ha ocurrido en las dos últimas ocasiones en que el líder bolivariano ha acudido a la Asamblea para la exposición de su memoria anual.

En la correspondiente al año 2010 estuvo ocho horas sin moverse, rígida y con tal dureza en las líneas del rostro y en la mirada, que toda su hermosura se derrumbó. Fue un reflejo de alma atosigada de animadversión. En la tocante al 2011 se repitió la escena hasta el momento en que el Presidente tuvo la deferencia de concederle la palabra. (Un paréntesis añadido: en la sesión en que se planteó su allanamiento lució definitivamente desmejorada).

En mi vida, ya con bastante trecho andado, sólo he visto expresión de odio a ese nivel en tres oportunidades: las dos a que hago referencia y la mostrada por Capriles Radonski cuando aquella “Mesa de conciliación” posterior al golpe de abril de 2002. De veras, una especie de retrato de Dorian Grey.

La intervención de la señora diputada tuvo por supuesto la misma tesitura. No dijo sino que arrojó su voz, envuelta en cuchillos. Y lanzó un vocablo que su clase debería cuidarse de pronunciar.

Porque el capitalismo sólo existe mediante el robo. Es robo la acumulación originaria, que “significó la expropiación de los trabajadores directos, es decir, la disolución de la propiedad privada basada en el trabajo personal” (Marx), y lo es todo el proceso de creación de la riqueza de la burguesía, que nace de la apropiación por los burgueses del excedente producido por los trabajadores.











Esta nota ha sido leída aproximadamente 1555 veces.



Freddy J. Melo


Visite el perfil de Freddy J. Melo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy J. Melo

Freddy J. Melo

Más artículos de este autor