No se queman todos los cartuchos si la lucha no es a muerte...esta vaina va a ser muy larga

Estimados camaradas socialistas, viendo los duros y nefastos acontecimientos que estamos viviendo en estos días en la bella República Bolivariana de Venezuela, patria de Bolívar y Chávez, he decidido escribir estas pocas líneas abordando una breve reflexión sobre la casi segura larga data de durabilidad de este clima de zozobra y este estado de dolor permanente ante la pérdida de compatriotas, la gran mayoría muy humildes.

El primer factor a tener en cuenta para aseverar que esta situación va a perdurar por todo este año y, casi con toda seguridad, en buena parte del que viene, es que la nefasta y apátrida oposición venezolana ha venido, de manera sistemática y rápida, acabando con todos sus cartuchos, con todos sus pabellones y estandartes supremos en esta lucha loca, suicida y estúpida, en la que se han enfrascado por eliminar al legítimo gobierno que hoy esta instaurado en nuestro país y así de paso eliminar, o dar un golpe mortal, a nuestra amada y querida revolución chavista.

Ya hemos visto caer a su líder violento supremo: leopoldo lópez (tan abyecto ser no merece mayúsculas) hemos visto como encarcelan a dos de sus más reaccionarios alcaldes recién electos, hemos visto como la “nada” se nadifica cada vez más y ahora vemos como su diputada insigne está a las puertas del allanamiento a su inmunidad parlamentaria y a su casi segura aprehensión policial por vendepatria y violenta, y todo esto sin haber ni siquiera conseguido el más mínimo resquicio de fisura dentro del gobierno y menos aún dentro de la revolución.

No, señores, nadie (y me refiero al imperio) pierde tantas piezas importantes en tan poco tiempo para que al primer revés decida echar tierrita y no jugar mas, no, no es así lastimosamente, este es el inicio inequívoco para que el imperio declare de una vez a nuestro gobierno como forajido, como anti-democrático, como la cosa más nefasta que existe en el mundo (y ciertamente lo es, ya que para ellos somos un ejemplo de dignidad y de otra manera de concebir la vida muy peligroso) y de esa forma pasarle por encima a más de una resolución en contra de la intervención a Venezuela en la ONU (llegaremos a esas instancias, ya lo verán) e iniciar una injerencia directa sobre nuestro país, basta solo recordar a las ciudades de Aleppo y Homs (más recientemente) para ver la enorme similitud con lo que esta ocurriendo en San Cristobal en estos momentos.

Siete son las bases militares imperiales en territorio colombiano, Táchira es frontera y tiene años minada de contrabandistas, delincuentes y paramilitares, la gran mayoría colombianos, que convivieron bajo la sombra de la anterior gobernación opositora, tiene todo para ser la cabeza de playa de los ataques cada vez más directos y cada vez más evidentes del imperio en contra de nuestro país, ya han exportado su violencia a Mérida y prometer minar a esa ciudad, tanto será el lío y tan grande que la intervención directa de nuestro ejército es cada vez más notoria y cada vez más necesaria.

Será este un golpe largo, lento, duro y doloroso, ya que la oposición ni tiene pueblo ni tiene militares (que gracias a esta revolución pueblo y militares son sinónimo) pero tiene dinero y con ello compra muchas conciencias débiles, cobardes y apátridas -cuyo único medio de felicidad es el dinero y cuya única patria es la del dueño que lo manda- y así generar caos, zozobra, miedo, dolor, para minar, con el tiempo, la fuerza del gobierno y de la revolución, tanto en el pueblo, como en el estamento militar.

No nos engañemos, camaradas, el imperio, en clara muestra de decadencia, está incendiando el mundo y nosotros, sus claros enemigos y verdadero faro de dignidad socialista en el mundo, no podíamos quedarnos exentos de esta locura auto-defensiva que este ha iniciado para perpetuar su cada vez más desfalleciente poder mundial. Lo que nos espera es largo y doloroso, exigirá mucho de nosotros y espero yo que no pero cabe la posibilidad de que hasta el pueblo deba también tomar las armas para defenderse y defender la revolución.

No estamos viviendo la historia, no la estamos viendo a lo lejos, estamos escribiendo la historia, y si no queremos escribirla con la sangre de nuestros hijos lo mejor será estar claros y entender que la época del buen vivir, del lindo plasma y el agradable aire acondicionado llega a su fin, llega el momento de que la revolución nos exija el sacrificio que es tan necesario para su reafirmación y perpetuidad, y en este sentido solo me cabe agradecer que tanto el Oso gris Ruso, como el hermoso Panda Chino, nos miran con agrado y amistad, y ya le han pelado el diente al maldito imperio sangriento, pues en los tiempos por venir las alianzas militares serán harto necesarias y más aún la polarización de aliados.

Nuestro futuro está lleno de sufrimiento, de dolor y sangre, pero es el único camino cierto, no solo a la justicia ni a la libertad, es el único camino cierto a la VIDA.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1793 veces.



Alfredo Dominguez Fernández


Visite el perfil de Alfredo Dominguez Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: