Bien reza el dicho, muchacho no es gente grande

El muchacho ese ahora dice que no quiere que después lo señalen de haber estado en la luna, advierte a las huestes opositoras que el camino de causar violencia a través de sus guarimbas supone para los opositores un precio y un riesgo que deben conocer y aceptar.

Insiste en aclarar que él como Alcalde ha hecho todo lo que ha podido, incluso hasta más, por cooperar en que las guarimbas continúen y que la desestabilización del gobierno, por medio del fomento de la violencia, se mantenga hasta que rinda los frutos esperados.

Menciona que no pone a la policía a echarse tiros contra la Guardia Nacional porque eso no tendría sentido, aunque él quisiera hacerlo, y que esta petición se la cumpliría sin objeciones a sus electores si con ella se garantizara “la salida” a la que el burgomaestre apuesta sin vacilaciones.

El muchacho aclara además que desde el principio cuando le dijeron que no recogiera la basura, materia prima para los guarimberos, así lo hizo, por lo que sus seguidores no deben dudar de su compromiso con la guarimba.

También explica que su municipio se ha convertido en territorio oficial de la guarimba precisamente porque allí están dadas las condiciones para que los que generan la violencia callejera lo hagan sin correr mayores riesgos, incluso aclara que por su intermediación algunos de los guarimberos presos permanecen resguardados en la Policía bajo su mando, para evitarle mayores consecuencias.

Habla de los 33 días que llevan con el plan del “Maduro vete ya” y aclara que la cosa puede prolongarse por mucho tiempo más, aclarando que nada de lo que se ha hecho es para que aparezca la harina pan, ni para que el gobierno atienda el tema de la escasez, sino para que el gobierno termine de caer de una vez por todas.

Aunque no se sabe todavía si ese muchacho se ha puesto la capucha para guarimbear que si supimos se puso su colega de San Cristóbal, por lo que queda recogido como evidencia en el video, donde aparece dirigiéndose a la Asamblea, queda claro que tiene perfil suficiente y está más que calificado para ir a Ramo Verde a hacerle compañía a los otros bandidos que han pretendido iniciar una guerra en el país.

En nuestra época de adolescentes los de más edad solían enrostrarnos el aforismo “muchacho no es gente grande”. La verdad es que en el caso del muchacho al que hacemos referencia queda claro que no hay grandeza en sus actuaciones.

Con Chávez, Maduro y el Pueblo el Socialismo es seguro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2444 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: