Conferencia por la Paz: un jaque a la desestabilización

Maduro da una vez más muestra de su capacidad de convocatoria para dirimir los asuntos que aquejan a toda la nación, así como también queda demostrada la vocación democrática de las fuerzas orgánicas-productivas de diversos signos de nuestra sociedad, al asistir masivamente a tal convocatoria.

No estuvo presente ese mínimo sector sin pretensiones nobles que toda Venezuela conoce. Porque de haber asistido no habrían tenido acogida sus siempre infaustas intensiones como las de un “Nicolás, vete ya”. De ellos no hay que esperar más que eso. Y sí esperar por supuesto que sigan utilizando la contradicción semántica en el discurso, y en consecuencia entender que cuando dicen “queremos la paz”, en realidad lo que quieren decir es “queremos guarimbas”, cuando dicen “están matando”, ello son los que “matan”. Y entender que ese enrevesado discurso los llevará siempre a generar acciones que nieguen la estabilidad, la alegría y paz social, por lo que cual debe entenderse que en esa dirección va la sentencia negadora de la celebración del carnaval en Maracaibo por parte de la alcaldesa. La estrategia es simple: dilatar el caos y así justificar los oscuros propósitos de la minoría a la cual pertenece.

Anoche confundido entre la credulidad e incredulidad por lo que escuchaba, lo que sí tenía claro era que le estaban dando un jaque mate a las fuerzas desestabilizadoras internas. Maduro por su convocatoria y la asamblea por lo que decía.

Confundido, porque como entender los argumentos de Lorenzo Mendoza quien empieza diciendo que en Venezuela se le dedica más tiempo a la política que a la economía (95% a 5%) y que iba a hablar de la economía y termina hablando de la anti-política aplicada en su empresa, que en definitiva es un acto profundamente político conservador, negador de los derechos a la organización sindical. “La gerencia lo soluciona todo”. En una suerte de desvinculación del trabajador “polar” de la realidad social venezolana, apartándolo del movimiento obrero nacional. La paz que debemos construir no está sólo en un reducto empresarial en estanco, aislado, cuyas políticas inciden en el colectivo nacional.

Otro elemento que fue a veces confuso por las distintas ópticas participantes, pero que debe rescatarse para el análisis de la evolución de los debates en esta conferencia por la paz, son las dos visiones que sobre las causas de la desestabilización se hicieron evidentes allí. Una que expresa o subyacentemente la aludió como un problema con raíces meramente internas, que involucra las desacertadas políticas económicas del gobierno, la descomposición social, la pérdida de valores. Y otra que ve las causas de la desestabilización más allá de nuestras fronteras. Que nos permea a través de nuestros vecino fronterizo, por los medios de comunicación de vieja y última generación nacionales e internacionales, a través de un sistema de cambio paralelo, a través del desabastecimiento. Todo ello generado por estrategias sistematizadas desde el pentágono (por referenciar un símbolo imperialista). Bien decía Luisa Ortega Díaz que hay que abogar porque “…cese el hostigamiento que hay en medios internacionales contra Venezuela”. Ella está clarita.

Además, cuanta paz se ha propiciado en Venezuela es estos quince años cuyos elementos tangibles los expuso breve y magistralmente Jorge Rodríguez al intervenir. Por lo cual habría que parafrasear a Heinz Dieterich, (con quien no comparto muchas de sus últimas observaciones sobre el proceso venezolano), al precisar que en Venezuela ha habido tanta paz que ha permitido que los empresarios roben; esto al mencionar la convocatoria que en el pasado se le hiciera a Cisneros para conversar sobre la paz.

En suma, estamos ante otra oportunidad para salir del atolladero en el que nos han metido. Una oportunidad que nos la brinda el devenir y su dialéctica seguro impulsada por el Comandante Eterno. A tal fin quiero compartir el mensaje que a media noche, al finalizar el evento, me envió mi amigo Luis Baralt, con el cual me despido. “Vergación Maduro!!! Su conferencia por la paz, parecen cosas de Chávez”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1972 veces.



Aquileo Narváez Martínez


Visite el perfil de Aquileo Narvaez Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: