La contra pasó del revés electoral al plan desestabilizador. ¿Qué hacer?

Las fuerzas contrarrevolucionarias venezolanas y mundiales, con el poder imperialista estadounidense a la cabeza, en poco tiempo pasaron del revés electoral en los comicios de alcaldías y gobernaciones al plan desestabilizador en grande, aprovechándose del mal del fondo que afecta al proceso bolivariano y de las indecisión de las fuerzas conductoras frente a imperiosa necesidad de adoptar en firme la vía anti-capitalista y acelerar la socialización.

Retomaron la vía que intentaron instrumentar inmediatamente después de su derrota en las reñidas elecciones presidenciales: la vía de la confrontación violenta, tomando las calles y exhibiendo su rostro neonazi, sin descartar la opción electoral. Capriles Radosky y Leopoldo López son dos caras de una misma moneda.

Victoria insuficiente.

Ciertamente haber contenido en aquella ocasión la sedición con un golpe de masas enrojecidas, ganar a continuación la gran mayoría de las Alcaldías y Gobernaciones y sacar una avalancha de votos a nivel nacional (con un margen muy por encima de las derechas), fue una importante pero insuficiente victoria del PSUV, el POLO PATRIOTICO y el pueblo chavista.

Haberlo hecho en medio de una guerra económica y de un intenso y perverso plan de desestabilización, tuvo todavía un valor mayor. Pero eso no bastaba.

La crisis requería además -tal y como lo expresamos en esa ocasión- radicalizar aun más las medidas contra el gran capital; mucho más de los vulnerables controles y de las limitadas acciones desplegados contra la guerra económica en medio de la pasada campaña electoral.

Los hechos recientes lo confirman. La contra-ofensiva iniciada se apagó y la consecuencia ha sido el rebrote del deterioro económico y el incremento del descontento, usado como caldo de cultivo de la desestabilización en mayor escala y con más violencia.


Urge contra-atacar las raíces de la contra.

Esto indica que es urgente profundizar, radicalizar y expandir las transformaciones anticapitalistas en Venezuela; esto es, expropiar y socializar progresivamente la gran propiedad capitalista y el poder, y subvertir la lógica capitalista todavía preeminente a nivel de Estado y a nivel privado.

Esto implica socializar en forma ascendente lo privado y lo estatal, atacar la corrupción, subvertir la cultura rentista-consumista y desburocratizar los centros estatales de dirección en el marco; todo esto en el marco de una compleja transición donde lo viejo se resiste a morir y lo nuevo no termina de crecer en grande y desarrollarse.

Esto equivale a atacar las raíces de situación crítica en la que para avanzar sustancialmente, el Estado actual deberá ser progresivamente desmontado para darle paso al poder de la sociedad, tal y como apuntó Chávez en su Aló Presidente Autocrítico (“Golpe de Timón”).

Estoy seguro, que asumidas con vigor la vía anticapitalista, la expansión del poder popular y la democracia directa, éstas erosionarían en mucho mayor grado la base político-electoral de las derechas, que todavía supera el 45% de los votantes y reduciría su creciente poder de movilización de calle empleado para desestabilizar.

Cuando el perro muerde o ladra hay que darle por la cabeza al amo. Y este caso el amo es la burguesía transnacional y local, y la parte corrompida de la burocracia estatal asociada a ellas.

Proceso hacia la revolución que se estanca y aísla, se debilita, retrocede y sucumbe.

Proceso que avanza, profundizándose, radicalizándose a su interior y más allá, resulta muy difícil de derrotar.

Todavía existe la posibilidad de iniciar el Golpe de Timón y revertir el desgaste que alimenta la contrarrevolución, acompañándolo de una ascendente línea de movilización popular-militar que potencie el contra-ataque y disuada al neofascismo. Mañana será tarde.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1171 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: