Astrolabio

La antipolítica de la oposición

Mucho se ha dicho sobre la racionalidad política de la oposición venezolana, dominada en su conjunto por el odio, y el resentimiento, pareciera que sus principales líderes diseñan las estrategias, para complacer a una minoría de la población, como bien lo ejemplifica la actitud de Leopoldo López, y María Corina Machado, al proclamar que la salida es ya.
Después de las municipales y la reunión con el presidente Maduro, algunos pensaron que el sector más democrático de la oposición, podría abrir una ventana para crear un consenso natural en cuanto a algunas medidas que pueda dictar el gobierno nacional, y que son necesarias para el país.

Sin embargo la conducta asumida por la derecha venezolana, al negarse a participar en el plan nacional de pacificación, demuestra la incapacidad para construir algo distinto al odio, y define muy bien los linderos de una política inescrupulosa e infame, cuyo único objetivo es el asalto del poder, para ponerlo al servicio de los intereses de una cofradía política.
Más que una actitud de antipolitica, la derecha venezolana está comenzando a pronunciar su verdadero discurso ideológico, ya que en los últimos años, su posición llegó a ser ambigua, y en algunos momentos en medio del jolgorio mediático, cercana a las posturas de alguna izquierda.

Es obvio que una derecha hija bastarda del neofacismo mundial, no pude apoyar ninguna política humanitaria que vaya dirigida a derrotar el problema de la violencia criminal, mientras sus jefes inmediatos en el exterior mantengan como línea política central tratar de despedazar a los países de América Latina, a través de la profundización del fenómeno de la violencia. Los ejemplos de México y Colombia son evidentes.

En un ensayo “De la Guerra”, el Sub comandante Marcos, alerta sobre como las burguesías nacionales se han aliado con el imperialismo, para fomentar y desarticular los estados nacionales, rompiendo su tejido social, y ocasionando una especie de guerra permanente.

Si los fascistas venezolanos como Leopoldo López, María Corina, Julio Borges, Capriles, llegasen a liderar propuestas contra la violencia, automáticamente entrarían en conflicto con el sector conservador de la derecha que los financia y los subvenciona.

Ese sector fue el encargado de tratar de imponer las llamadas recetas neoliberales los países de América, y es el mismo que elaboro el Plan Colombia, y que planifico la desintegración de México. Ese es el motivo de fondo de por qué la oposición venezolana juega a la antipolitica con el plan de pacificación nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1150 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: