La oposición en Miraflores

 De película mi gente se podría decir, ya que después del golpe de estado, jamás habían sido invitados tan extraordinarios personeros que aquélla vez más de uno salió corriendo despavorido, algunos con su nombramiento en las manos, pero quién se acuerda de eso y, porqué recordar tan mal momento. Por lo que hay que adentrarse a resaltar y conformar con ilusas palabras lo que ocurrirá ahora ¿no es verdad, don Pedro?

Pablo Medina ni Patricia Poleo nada que ver con esa efeméride de ofuscación política. Ellos pasaban por ahí y los metieron para adentro y desde esa vez la fama los acompaña al quedar Pablo más loco que una cabra y perdido de argucias y, la Poleo casándose con Dixón Moreno un violador, pero tampoco es oportuno recordar ese pedazo de acción que ellos son felices y viven con la gusanera de vecinos, combatiendo por su regreso al país a ver si florecen como las amapolas al igual que la canción que canta Manolo Monterrey.

Tiempos van y tiempos vienen y sentarse a comparar es perder el tiempo, ya que todo tiempo pasado fue mejor y, más cuando el grito de ofrenda lastimosa allá fue, ¡te queremos don Pedro! Y, eran tan selectos los presentes que la iglesia estuvo representada por sus obispos más conspicuos que todavía alguno de ellos queda, pregonando misas al vacío sin orientación católica y a la CEV la tienen de antesala de la MUD.

Pero, la reunión de ahora en esta misma semana es de una importancia tal que, hay que cumplir con tres condiciones sine que non sin derecho al pataleo de ninguna clase y excusas tampoco, debe haber pues, el que no participe no quiere nada con Miraflores que ya se sabe el porqué y, los que asistan por la oposición pueden decir lo que mejor crean y piensen y tengan pendiente que si no se pone en la buena con el presidente Maduro, aunque de por sí en las malas siempre estarán llevándole la contraria y, posiblemente acariciando en forma voluntaria la expresión, se acata pero no se cumple, mientras se pone a derecho sin irse por el triángulo de las Bermudas en sabotear la acción emprendedora del Gobierno.

¿Asistirá Capriles? Claro que no. La nostalgia lo mataría en el acto. Además su vergüenza de líder sincronizado con la verdad, esa misma verdad no le permite que lo pongan a balbucear frases que lo enflaquezcan de responsabilidad que desconoce de Maduro hasta el modo de caminar y, para él sigue siendo un impostor ilegítimo que sigue bailando en la cuerda floja de los abusos que contó por demás que lo sacaron de la línea recta que lo ponía en Miraflores y jamás aceptará ni que lo purguen inconsciente que es un perdedor, tremenda ofensa que le permite desvestirse sin afrenta ninguna, tal cual, se lo confesó al Papa cuando aquél lo reconfortó con la lápida frase, no seas sibilino y ponte a trabajar sí quieres que te respeten y, no te tengan como un demonio caprichoso de la rabia cuajada y, tu odio es dudoso. No, Papa su odio es más bien malicioso.

El presidente Maduro, para el día convenido de la reunión, abrirá el debate como lo ha expresado con una sonrisa sin antagonismo de bajeza y, lo primero que preguntará a los presentes que estén de representantes de la oposición y, no del pueblo, quienes bien juntitos todos ellos con la uñas de la inconformidad bien afiladas y, la mirada en silencio atacarán, en cuanto Maduro se confíe de que son ángeles caídos del cielo por malos vientos y, no dejarán de responder con evasivas feligresas a cuanto se le pregunte que a decir de él mismo Maduro sin preámbulos jactancioso antes de abrir el diálogo clavará de buenas a primeras sin tapujo y por la confiabilidad de la misma con precisión, ¿aceptan ustedes con nitidez política que, yo soy el presidente de los venezolanos así como reconozco que fueron elegidos unos gobernadores y otros alcaldes por estado y municipio sí? y allí quedará la primera estocada y, más adelante, aunque sus compañeros que están en el Parlamento no aprobaron el Plan de La Nación que regirá mi mandato, lo obedecerán de acuerdo a su contenido como lo exige la Constitución y precisamente me responderán con un sí si la acatan y con firmeza de jefe de estado dirá, los que están de acuerdo se quedan y los que no se van y, en ese preciso y tortuoso lapso se parará Ledezma como un vampiro Orhpositivo y, dirá con voz de patriota, ¡viva Chávez! Y lo demás no tiene importancia describirlo, porque Ledezma es y será un líder sin dentera política.

Pase lo que pase en Miraflores: Maduro seguirá siendo presidente y los gobernadores y alcaldes de la oposición no van a salir como perritos regañados y, sin demostrar los capaces que son de seguir engañando a una parte del pueblo y, seguro dirán: Maduro gobernará y nosotros también y, en este caso será un día más que se lo tragará el olvido sin mucho aquelarre de optimismo y, venga lo nuestro que para eso luchamos. ¡Uf!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1247 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a178772.htmlCd0NV CAC = Y co = US