Mosca que el zarpazo está a la vista

La situación política actual toma los mismos ribetes de 2002, la diferencia es el mes. Lo peor es que estamos cayendo en el mismo juego de aquel momento. Bueno es recordar que hasta el 11 de abril, el Comandante Chávez y demás voceros del gobierno, como ahora se mantenían alertando sobre lo que preparaba la delictiva derecha venezolana, pero sin tomar ninguna acción, hasta que reventó el zarpazo.

Los delincuentes habituales que hacen de políticos en este país venían ejecutando toda suerte de actividades al margen de la Ley y la revolución solo se limitaba a hacer uso del gobierno para denunciar los desafueros de los sediciosos, pero sin hacer uso del poder para detenerlos. Las consecuencias son harto conocidas y no vale la pena, recordarlas. Basta con recordar que hasta última hora gozaron de lenidad, incluso con la acusación papaya, para la defensa y luego con un Tribunal Supremo de Justicia comprometido en la movida.

Hoy vemos con angustia, como la justicia clasista de nuevo está en boga. Una troica de criminales que es responsable de diez asesinatos de militantes de la revolución, de más de 70 lesionados producto de la jauría de hienas sedientas de sangre que lanzaron a las calles a la caza de chavistas el 14 y 15 de abril de 2013 siguen gozando de impunidad y subvirtiendo el orden en el país, mientras el Estado investiga, estudia, si realmente cometieron tales hechos y de que forma los van a pagar.

Cabe preguntar ¿Gozaría de las mismas garantías un hijo de Petra del barrio, que hubiese azuzado a alguien no para que asesinara, sino para que le diera una paliza a un niño bien de la Falange? Seguro, estamos que ya estaría a buen recaudo y con un voluminoso expediente, porque de lo contrario, si no complacen a los niños bien entonces van a llorarle en Washington, a su amo, inquilino de la White House.

¿Hasta cuando vamos a estar bajo el chantaje del crimen? ¿Vamos a continuar con el gobierno sin ejercer el poder? El pueblo, es sabio, bueno y paciente, pero también le corre sangre por sus venas. Hace más de quince días que ocurrieron los crímenes, que incluyeron entre sus víctimas una niña y un niño y, hasta el presente tenemos imputadas las armas homicidas, pero no a las manos criminales que las operaron tras bastidores. Ya es hora de que la justicia se quite la venda y vea hacía otro sendero diferente al cual la han conducido a través de la historia.

No queremos pensar que existe el mismo tinglado complaciente que por poco permite la ejecución del Comandante eterno, que lo salvó el pueblo civil y en armas. Finalmente dio hasta su existencia por esta revolución, que la vemos gelatinosa frente a una derecha despiadada, desesperada, ansiosa de poder y negocios, que para alcanzarlos no mide los delitos que pueda cometer.

No asimilamos las experiencias. El colmo es cuando nos enteramos de manera oficial, que la directiva de la Asamblea, le permite a un diputado de la derecha que sus guardaespaldas entren armados al hemiciclo. Ah porque el niño bien necesita seguridad. ¿ Y los demás? ¿Será que la AN se va a convertir en un Far West?

La camarada Lina Ron, fue juzgada y encarcelada por un escándalo público que afectó escasamente a un centro del terrorismo político en el país, contra el cual quiso hacer justicia popular. Preguntamos ¿Porque no se aplica la misma salsa a los responsables de los criminales actos contra vidas humanas, bienes privados y de la nación durante las aciagas horas que vivió el país producto de un llamado irresponsable de un derrotado candidato a “drenar la arrechera” en la calle?

Camaradas ya está bueno de poner la otra mejilla. Bueno es cilantro pero no tanto. Y el pueblo podrá ser paciente pero no pendejo. Queremos ver tras las rejas a los peces gordos responsables de la matanza de abril 2013 y que siguen buscando reeditarla en el parlamento y en todos los escenarios que se les está permitiendo. ¿Cual es el temor? No decepcionemos más al pueblo, porque eso puede resultar nefasto para la causa revolucionario y para las conquistas por las cuales entregó su vida el Presidente Comandante Eterno de la Revolución Hugo Rafael Chávez Frías. Por honor y gratitud a ese gigante de la historia, hagamos justicia para conseguir la paz. Con impunidad jamás lograremos la paz. Actuemos con la ley en la mano, con el poder del Estado y pongamos las cosas en su sitio aunque se nos venga el mundo encima.

Estos delincuentes habituales no tienen fuerza por ahora pero si seguimos dándole largas al asunto y permitiendo que continúen con su guion de hacernos aparecer ante el mundo como Estado Forajido, más temprano que tarde lograran sus objetivos Y cuidado si nos montan en la misma hoya que Libia y Siria. En la primera ya sabemos lo que pasó, en la segunda estamos llorando en lo más profundo de nuestras almas internacionalistas, las víctimas inocentes producto de la acción de una oposición malinche, vende patria, asesorada, armada y dirigida por los centros de poder imperial en Estados Unidos y Europa que pretenden ponerle la mano no solo a los recursos naturales de Siria, sino a la posición geo-estratégica que para la libertad del Medio Oriente y la seguridad de China y la Federación Rusa representa ese país árabe.

A nuestros camaradas de base, que el 11 y 12 de abril de 2002, respondieron con un 13, a los asaltantes que vulneraron los intereses de la patria, que nos mantengamos mosca, que el zarpazo está a la vista.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1288 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: