Capriles: mimetismo imperfecto, derrota perfecta

Capriles: mimetismo imperfecto, derrota perfecta.


Ya para nadie es un secreto (porque lo mostró sin miedo en los pasados comisios) que este Sr. Ultraoligarca Capriles Radonski utiliza, para sobrevivir políticamente, el arte del engaño. Esto le ha llevado con demasiada frecuencia a mentir descaradamente.

En el mundo animal el arte del mimetismo surte un gran impacto. Todos sabemos que el mimetismo consiste en la habilidad que tienen no tantos seres vivos de parecerse a otros seres vivos con la intenciòn de protegerse, de sobrevivir, de obtener los beneficios que ese ser vivo al cual imitan posee, de asegurarse la reproducciòn, y , en definitiva, de engañar al resto de los seres vivos para aprovecharse de ellos. El ejemplo màs conocido de mimetismo, de camuflaje, de engaño, es el del camaleòn: cambia de color según las circunstancias y el color del ambiente en el cual se encuentra. En el mundo polìtico se le dice camaleón a aquel que cambia de colores según las circunstancias y las posibilidades de obtener beneficios. Algunos animales cambián de color, no para camuflajearse (que es parecerse al entorno), si no para advertir al resto de la posibilidad de peligro, si osan atacarlos.

El mimetismo en la naturaleza, sin duda que nos encanta y nos perturba. Resulta encantador y a la vez perturbador, por ejemplo, darnos cuenta que la ramita seca que creemos ver en el árbol no es una ramita seca, si no un insecto-palo.Una cosa es ciertamente cierta: mimetizarse y estafar funciona, y en el mundo político hay muchos que son como este Pinocho moderno Capriles Radonski, que engañan a 7.302.648 personas, unas completamente y otras momentáneamente, pero que en definitiva el farsante los ha “hecho morder el anzuelo”, y han aceptado el disfraz del impostor, el camuflaje de bonafòn.

En las pasadas campañas electorales el Sr Radonski ha dejado de ser lo que él realmente es para mimetizarse en lo que él sabe le generaría simpatías con el electorado y, eventualmente, le arrimaría votos de incautos a su candidatura. En las elecciones del pasado 7 de Octubre lo vimos tratando de parecerse al Gran Chávez, ofreciendo lo que Chávez ofrecía, utilizando los trucos pedagógicos que Chávez utilizaba, robando los colores que el Chávismo utiliza, y .....pum! como primates visuales caímos, porque los mimetismos que más nos j...son los mimetismos que engañan al ojo. El la campaña contra el hijo de Chávez, Nicolás Maduro, Capriles migró desde un virulento y agresivo político, hacia un afable oligarca que le daría nacionalidad a quienes siempre él ha odiado, y que le daría un 40% de aumento a todos los trabajadores, incluyendo a los pensionados.

En el mundo político el mimetismo puede ser útil para competir, seducir, hacer amigos. Lo cierto es que el Sr. Capriles ha “copiado” muchas cosas de Chávez de manera imperfecta y eso le ha valido dos derrotas consecutivas. Él se ha camuflajeado de Chavista para engañar a los Chavistas, y le ha funcionado un poco.

villegas_41@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1925 veces.



Oswaldo A. Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor