Entre tanto

“¡La amenaza golpista no ha terminado!”

Fue el Comandante Supremo, Hugo Chávez, quien alertó acerca del peligro permanente, el 13 de abril de 2010, con motivo del acto de juramentación de la Milicia Bolivariana.

Su voz resuena en la conciencia colectiva del pueblo patriota que entiende que el llamado es a permanecer, rodilla en tierra, prestos a la defensa integral de nuestra soberanía, de nuestras conquistas, de nuestro presente de lucha y de nuestro futuro de victoria, independencia y Patria socialista.



Venezuela viene de conjurar, por ahora, una amenaza de Golpe de Estado que comenzó a desplegarse el mismo día de las elecciones presidenciales, según los planes que el Departamento de Estado Yanqui, El Pentágono y la CIA había diseñado para que el oposicionismo fascista y antichavista que encabeza, políticamente, Henrique Capriles Radonski, iniciara ese mismo día con protestas de calle, agitación, destrucción y muerte.



Los hechos y los resultados son públicamente conocidos y cuantificables. Nueve muertes de personas comprometidas con la Revolución Bolivariana, en diferentes acciones de ataques del odio fascista de Capriles, contra Centros de Diagnóstico y salud Integral, conocidos por sus siglas, CDI. Decenas de heridos, centros de salud y sedes del Psuv, acosadas e incendiadas. Acoso contra servidores públicos, como contra la rectora principal del Poder Electoral, Tibisay Lucena.



Persistente intromisión mediante líneas informativas y mediáticas planificadas y desplegadas desde el exterior, pero coordinadas y desplegadas con empresas venezolanas derechistas, como los canales Globovision, Televen y Venevision; los impresos con El Nazional, El Universal, Últimas Noticias, entre muchos otros, radioeléctricos, electrónicos y de las llamadas redes sociales. Todos articulados para el constante bombardeo de mentiras, insitaciones al odio, miedo y terrorismo, que contribuyan al ablandamiento en las filas de la revolución, mientras se envalentonan los fanatizados sectores antichavistas y los mercenarios, preparados y pagados desde el imperio estadounidense para lograr sus objetivos, facilitar una intervención extranjera armada e intentar dar al traste con la Revolución Bolivariana.



La amenaza golpista no ha terminado, se mimetiza, juega “a la paz”, baja su intensidad de violencia directa pero continúa incitando al odio, a la persecución de chavistas, a los ataques selectivos de “objetivos” que representen logros tangibles de la Revolución Bolivariana y el pueblo patriota venezolano.



La amenaza golpista no ha terminado. El Comandante Supremo Hugo Chavéz, siempre insistió en esto, al tiempo que insistió en que “ni terminará”, mientras exista Revolución en despliegue y avance.



A las y los revolucionarios, la defensa integral de la Patria, desde todas las trincheras, en todas las posiciones, siempre en unidad, coordinación y eficiencia. Necesario es vencer.


ivanpadillabravo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2296 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a164496.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO