Teodoro Petkoff, Pompeyo Márquez y Ramos Allup, vidas que coinciden

Una vez leí un buen artículo sobre las coincidencias y analogías entre el Presidente Abraham Lincoln y Jhon F. Kennedy.

Son vidas paralelas increíbles: Por ejemplo, Lincoln nació 100 años atrás de la fecha de nacimiento de Kennedy. Otro: Lincoln tuvo un ministro de apellido Kennedy y Kennedy tuvo un ministro de apellido Lincoln y así, poco a poco se va tejiendo una insólita red de coincidencias que a uno lo impactan por su llamativa casualidad.

A Lincoln lo mató un extremista sureño en un teatro y luego huyó a un almacén. A Kennedy lo mato un extremista desde un almacén y luego huyó a un teatro y para colmo el automóvil en donde viajaba Kennedy era marca Lincoln. A ambos presidentes les dispararon en la cabeza en presencia de sus esposas.

Existen otros 20 o 30 “paralelismos” entre estos dos presidentes norteamericanos y en verdad a uno lo que le provoca es decir de “que vuelan, vuelan”.

EL MENOS COINCIDENTE:

Es HENRY RAMOS ALLUP, el más joven de los tres y militante de AD desde 1958, a la caída de Pérez Jiménez.

Yo afirmo que es el más leal a su “línea”, adeca ella, de derecha y adoradora del imperio. Se puede decir que Henry no ha traicionado a nadie, pues su llamativa verba, siempre ha sido enriquecedora del gentilicio acción democratista.

Los otros dos examinados coinciden en algo: Ambos dicen que son una “roca” inmutable en una especie de izquierdismo que ellos solo entienden, pero que a vistas de medio mundo, son un inmenso salto de talanquera que aterrizan en medio de la derecha más reaccionaria.

El asunto es que estos dos, comunistas radicalizados de antaño, ahora coinciden con un Henry, siempre adeco, siempre de derecha con preceptos muy firmes en su creencia, él jura que es el centro de la verdad y la vida!

LA CAMA DE HENRY:

Dice Henry que son siempre extraños, “los compañeros de cama política” y sin duda estos dos personajes exógenos, son unos compañeros de cama en la MUD dominada por AD, , cual Frankestein horrorosos de la política que no se entiende.

A lo mejor exagero, pero estoy seguro que Henry, se lleva “la mano al revolver” cada vez que las circunstancias lo obligan a dialogar con los otros dos personajes y eso es una Ley en el devenir político: “Quien traiciona, lo acepte o no, de donde viene, lo odian y hacia donde aterriza, lo odian igual”.

Probablemente a Teodoro, le sabe a pupú, que alguien lo odie, pues este sentimiento tiene su relativa valencia, en el mundo de la acción politiquera, pero a él y Pompeyo, les corta todo camino de relativo apoyo para lograr cualquier posición que no sea la del “jala bola necesario”. Ni de “asesores” los quieren en los lares imperiales.

LO TRES PANCHOS:

HENRY, con su adequismo ciego pero práctico e imposible de retorno, TEODORO con su necia postura de quien cambió fueron otros y el es puro y POMPEYO, ya ciego y senecto, sin ideas, con las neuronas vendidas y aprisionadas en su jaula existencial, son coincidentes en una sola línea: NO VOLVERAN JAMAS!

Los muertos, deben enterrar a sus muertos!

fnatera@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3485 veces.



Francisco Natera Amundaraín


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: