El cínico de oro

Si se creara un premio para galardonar  a los más grandes  cínicos, caraduras, descarados, falsos, insolentes,  desvergonzados e hipócritas,  creo que en ese escenario la oposición venezolana  por fin lograría su sueño de barrer el chavismo; y dentro de esa oposición existen  una tenaz  disputa por ver quién es más incongruente, quien es más absurdo, quien es más osado al disparate, todos se apresuran para mostrar sus dotes histriónicos desde el plató de rodaje cinematográfico en que han convertido su escaño en La Asamblea Nacional y todo lo hacen por aparecer 30 segundos en CNN, eso para ellos les da ranking, cachet, los perfila como candidatos a ser candidatos presidenciables,  aunque no sé si en sus adentro lo hacen realmente con la intención de ganarle a nuestro candidato o solo es la aspiración de tener en su historia curricular el haber enfrentado al comandante.  

En esa camada de grandes prospectos a comediantes de la política, por Anzoátegui y el  estado Bolívar destacan dos que por su majestuosa  discordancia  puesta en escena a la hora del insulto, del improperio, sin medir su sentido del ridículo, les auguro  que podrían estar entre los finalistas al Cínico de Oro; me refiero a los señores Antonio Barreto Sira y Andrés Velásquez.

El señor Barreto Sira pregunto al ministro de Energía y Petróleo, camarada Rafael Ramírez, durante la interpelación en la Asamblea Nacional; “¿Qué pasó con la autopista Cantaura-El Tigre?” obviando descaradamente el hecho de estar en plena ejecución los trabajo en dicha arteria vial, peor aún, habló de lo “desasistidas que están las comunidades indígenas” pero lo que algunos ignoran es que ese señor junto a su esposa llevan mal dirigiendo los destinos del municipio Freites del estado Anzoátegui desde Enero de 1996, o sea 15 años, más tiempo que la revolución, dirigiendo a unos de los municipios que recibe más ingreso por concepto de la actividad petrolera   gracias que en su jurisdicción se ubica el mejor petróleo del estado Anzoátegui distribuido en distintas áreas como San Tome, Guico, Batería 6, Nipa, Campo Mata, Mahulpa, Kaki entre otras; pero resulta  que a través de las ferias de la Candelaria en Cantaura que es la capital de ese municipio y en el ornato de la ciudad han escondido el robo de tan enorme recurso, y resulta también que cualquier comunidad indígena Cashama, Tascabaña I, Tascabaña II, Mare Mare, Bajo Hondo I, Bajo Hondo II, Barbonero, Mapiricure, Las Potacas, La Florida, Santa Rosa de la Magnolia, Mapiricurito tributa más a las arcas municipales por concepto de actividad petrolera que la propia Cantaura,  y  todas esas comunidades desde  Santa Rosa de la Magnolia hasta Úrica, en un municipio que casi es del tamaño del Estado Miranda sienten que no ven retribuido en servicios y obras municipales el enorme recurso que aportan; también sienten  que cuenta  con PDVSA  para la solución de sus problemas, los voceros de esas comunidades conocen más las oficinas de la PDVSA Patriótica en San Tome, Punta de Mata y Anaco, que las oficinas de la alcaldía de Frites donde a muchos se les ha negado el acceso y es por ello que  en esas comunidades han sido derrotados históricamente por la revolución.

Pero el derroche de cinismo; esa elocuente manifestación de irreflexión de Barreto Sira no se quedo allí, el siguió ensayando su personaje de “patriota”, “defensor de los humildes del estado Anzoátegui” y al salir del set de rodaje, a este mediocre actor, le pregunto nuestro camarada Orángel López; “¿Dónde estaba usted cuando el sabotaje petrolero?”

¿Ustedes quieren saber donde estaba?, el señor Barreto Sira con la policía de Freites estaba agrediendo a las comunidades indígenas que salieron a defender heroicamente las instalaciones petroleras  contra la criminal acción de los apátridas saboteadores; Barreto Sira hizo lo mismo que Peña y Simonovis el 11 de abril  en Puente Llaguno; tratar de abrir paso a los golpistas.

Se dan cuenta amigos lectores que por tan tremenda desfachatez este señor merece estar entre los primeros candidatos al “Cínico de Oro”; el otro es Andrés Velásquez (el único arrepentimiento electoral que llevo a cuesta y dos veces en el 88 y 93), quien llamo indigno al general en jefe Henry Rangel Silva. Qué cosas tiene la vida, Andrés Velásquez trata de insultar a un soldado de la patria valiéndose de las prerrogativas que da esta democracia revolucionaria,  ¿Por qué no dijiste eso mismo en 1993 contra el  vicealmirante Radamés Muñoz León, que te robo o que nos robo las elecciones? Tu Andrés despertaste esperanza en el pueblo venezolano, gracias a Dios que esa esperanza fue fugaz, porque la desilusión hubiera tenido secuelas irreversibles, tu Andres emergiste como emergió nuestro presidente en los deseos de redención que siempre  está latente en el corazón del pueblo trabajador pero te diferenciaste de nuestro comandante en una pequeña cosa, perdonen en una no, en dos cosas, en testículos, Andrés Velásquez, en testículos, no tuviste cojones para defender la voluntad popular en el 93, como si los tiene nuestro comandante demostrado tanto 4F, el 11 de abril y en todas las batallas contra los enemigos de la patria, por eso Andres  que tu personaje  en esa película palurda que se llama la política oposicionista no es otra que la de bufón,. Que cosa Andrés una vez los adecos te embadurnaron de mierda cundo defendías a tus hermanos de clase, hoy   ya ni te diferencias de ella. De seguro que este es otro gran candidato al cínico de oro. Patria Socialista o Muerte.

josehog13@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2687 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: