Por si las dudas fallan, las suspicacias quedan (A la Misión Sucre)

En días pasados; por razones netamente de autodefensa, tuve que adoptar la no muy grata actitud, de hacer una opinión critica a una cierta y determinada aldea universitaria…entiéndase esta expresión como: critica…con la finalidad de hacer valer algunos derechos que tenemos los que en las Misiones estamos batallando, para tratar de mantener la hoguera que produce el fuego de nuestro proceso político de cambios profundos, es decir, nuestra Revolución.

En aquella oportunidad hice énfasis en lo que me estaba jugando y de lo que pudiera suceder, por tan aventurada y arriesgada actitud, y manifesté al mismo tiempo que; a pesar de saber en lo que me estaba metiendo y de lo que me estaba jugando, necesario era que alguien se inmolara en las misiones, para que éstas puedan mejorar su funcionamiento, pues bien, tal parece que aquella critica-no tan “constructible” para muchos-resultó tan, pero tan destructible que, a los pocos días, el servicio SINES que posiblemente estaba en algún proceso de adaptación y reajuste comenzó a funcionar aunque por muy poco tiempo, los detalles solo los técnicos y profesionales los pueden dar, mi trabajo es criticar y tratar de que las cosas funcionen aunque solo sea por momentos continuos.

Pero el caso y el motivo que me trajo a este espacio secreto de opiniones alternativas y críticas sin sentido, que muchas veces he llamado información, es el hecho de que, tal pareciera que; para algunas personas, de algunas aldeas universitarias de la Misión Sucre, las personas que damos nuestras opiniones y hacemos nuestras denuncias o nos arriesgamos a decir algunas cosas que creemos que está funcionando no muy bien; resulta que a estas personas…y en este caso especifico a mí; y me disculpan el yo mismismo…de la noche a la mañana les aparecen psicólogos y psicólogas, psicoanalistas y “psicoanalistos”, creándole aptitudes vocacionales, muy distintas a la vocación que andragógicamente, algunas personas hemos querido tomar, pero en el caso de este servidor, creo que no es más que una estrategia, para tratar de quitarse una piedra del camino.

Andragógicamente, en un momento determinado de mi vida tome la decisión de tratar de llegar a formarme como abogado, pero no poseía las condiciones económicas, para sufragar los gastos que me acarreaba esa carrera o profesión y de pronto llego a nuestro encuentro; primero) La Misión Ribas que me ayudo a culminar el bachillerato, que por razones altamente conocidas no puede culminar y; segundo) La Misión Sucre, que me brindo, me brinda y me seguirá brindando la oportunidad de hacer mi sueño realidad, es decir, ser un Licenciado Integral en Estudios Jurídicos, y no, un abogado aunque en la práctica, técnicamente, sea lo mismo

Por tal motivo, situaciones y circunstancias le voy a rogar de todo corazón…para que no sigan perdiendo el tiempo…a los psicólogo (a) y psicoanalistas, de la Misión Sucre, que por favor, no sigan tratando de convencer a quien ya tomo la decisión de darle una dirección a su vida, que no traten de convencerlo, para que busque nuevos horizontes, y que, si mi presencia en alguna aldea universitaria es motivo de inquietud para algunos coordinadores, solo es cuestión de que hagan las labores para los cuales fueron contratados y se olviden de desincorporar a los triunfadores que somos críticos o no estamos en concordancia con sus ineptitudes, esta situación no es nada personal con ningún coordinador o coordinadora de las misiones, mi asunto es con todo un desajuste organizativo que hay que buscar la forma de acondicionar y transformarlo para el exacto y justo funcionamiento de nuestra MISIÓN SUCRE. Pregunto ¿Eso es malo?

Dicen en mi pueblo que para los buenos entendedores, pocas palabras bastan, pero como ya yo llevo un buen rato en estos escenarios de confrontación y trabajos bajo presión, tengan la absoluta y plena seguridad que solo con subterfugios, trampas y mala mañosería, que ya se están empezando a ver, me podrán sacar de La Misión Sucre, porque si se tratara de mis esfuerzos y sacrificio que pongo en lo que trato de aprender, créanme, que por ese camino no lograran sacarme de la misión. Piénsenlo.

CHAVEZ, es el camino

CHAVEZ, es la razón

Sin CHAVEZ, no habrá ¡Patria! ni Revolución

cabacote@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2448 veces.



Jesus Chúa Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Misiones Sociales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social