El CNP y su decadencia

Partimos de la premisa que nada es estático, todo se mueve en el espacio y el tiempo, de hecho se producen cambios con causas y efectos, el ser humano es uno de los protagonistas más visibles de los cambios filosóficos, sociales, políticos, religiosos, económicos y culturales que inciden en transformaciones positivas o negativas.

El ser humano privilegiado por el Dios de la Naturaleza al dotársele del pensar, sentir y actuar con el razonamiento lógico, creemos podría girar dentro del equilibrio mental para comprender y emprender grandes adelantos tecnológicos a través de la historia, como de hecho lo ha logrado, aunque siempre marcado por las imperfecciones, cuyas consecuencias también le son adversas a la sociedad. Ejemplos sobran para poder hacer referencias concretas ante estos fenómenos humanos, el desarrollo de la inteligencia para los grandes aconteceres materiales, en mengua de la complejidad de los problemas que amenazan la auto- destrucción de todas las formas de vida en nuestro planeta. Unos cuantos hombres y mujeres de ciencia, filósofos, intelectuales y profesionales del mundo han sentenciado los peligros de la civilización por los efectos del desarrollo industrial y tecnológico sin medir las calamidades humanas ante las agresiones al equilibrio ecológico.

Las anteriores líneas como que abren una brecha para significar un problema gremial, que no es único, la dinámica de cambios nos ubica en la realidad de los contrasentidos, a veces mientras más perfección y adelantos buscamos, más paradojas suelen arroparnos; connotamos con esto lo siguiente: En 1941, es fundada la Asociación Venezolana de Periodistas, aquellos promisores de la comunicación cerraron filas en las luchas democráticas contra las dictaduras de comienzos y mediados de siglo, pioneros de la libertad de expresión, auparon y lucharon por enaltecer el gremio con objetivos claros para elevar los conocimientos a nivel universitario, fueron bregadores hechos a punta de cincel. Lo cierto es que aquellos hombres y mujeres no torcieron sus rumbos fijados para combatir con entereza sin detenerse a las puerilidades, con diversidad de pensamientos e ideologías partidistas, pudieron vencer sus pasiones ideológicas para conquistar y dar estabilidad al apóstolico oficio de periodista, por eso llegaron lejos en sus coherentes objetivos: en 1972 cristalizan la Ley del Ejercicio del Periodismo, cobijan a todos aquellos que, no universitarios, pero dedicados toda una vida al ejercicio periodístico son considerados profesionales, también pioneros de estas exigentes actividades.

Nada es estático y los humanos no somos nunca conformes; pocos años después se emprende una nueva batalla por la reforma de la Ley, periodistas de distintas tendencias ideológicas accionaron en conjunto, lograron transcurridos 21 años la propuesta de reforma, con innumerables dificultades, pues los empresarios de la comunicación, se oponían sistemáticamente y utilizando su poder mediático, lanzaron campañas por sus medios para evitar que el Poder Legislativo, aprobara la REFORMA a la LEY DEL EJERCICIO DEL PERIODISMO, salvo pocas excepciones, periodistas de izquierda, centro, derecha, independientes, sólo tenían un fin, y unidos para ese fin obtuvieron la victoria, en diciembre de 1994 se decreta la nueva Ley, en una clara derrota a la oligarquía empresarial de la comunicación.

Todo un acontecer de persistentes luchas para contra viento y mareas, obtener resultados a favor del gremio de periodistas, lamentablemente, insistimos, hay paradojas que arrasan con las luchas históricas que periodistas con pasión gremial, y son muchos, por lo tanto nos excusamos de nombrar, algunos yacen en el infinito, pero dejaron sus huellas y son baluarte inmortal y ejemplo evocativo para mantener la llama de la luz en constante efervescencia, por eso hoy existe una corriente gremial que hace esfuerzos por mantener al gremio dentro de su verdadera filosofía GREMIALISTA EN CONTRA DE LA ENTREGA A PATRONOS DE LA COMUNICACIÓN UNA INSTITUCIÓN QUE ES EN UN CONTEXTO AMPLIO LA VERDADERA ESENCIA DEL COMPARTIR SIN DISCRIMINACIONES DE NINGUNA ÍNDOLE, ES EL SENTIR UNIFICADOR MUY A PESAR DE LAS DIFERENCIAS IDEOLÓGICAS, QUE NO CABEN EN LOS POSTULADOS LEGALES, MORALES Y ÉTICOS DEL CNP.

Si deploramos que los gremios, sean de profesionales, sindicales, trabajadores o asociaciones que tienen en sus luchas fines comunes, solidarios, fraternos, reivindicativos, culturales, educativos, esparcimiento, ahorro, autofinanciamiento y otros objetivos ajenos a la pugnacidad y luchas políticas partidistas, caigan en el terreno de partidos políticos que su heterogeneidad, justifican sus complejas organizaciones; sin embargo demuestran en circunstancias dificultosas, unificación para un solo objetivo, elegir a sus líderes para cargos de representación popular. No es el fin de los gremios, pues para que estos mantengan el espíritu gremial deben conducirse al margen de colores, de no ser así están condenados a la decadencia y muerte por inercia.

QUIENES DIRIGEN ACTUALMENTE AL COLEGIO NACIONAL DE PERIODISTAS, SIN DUDA ALGUNA ESTÁN AL MARGEN DE LA LEY, a pesar que en junio del año pasado fueron electos con la participación del 4% de agremiados, aproximadamente. La indiferencia, el marasmo, la hegemonía, la incoherencia gremial, el poco saber y acatar de la ley, su reglamento y código de ética, las condiciones socio-económicas del periodista, lo aíslan de la solidaridad gremial, de lo fraterno, de la necesidad de compartir sus luchas, se apoderó del gremio la ley de la costumbre, la anarquía reinante, deja a la ley vigente, como dice el dicho popular, es letra muerta, se enarbola cuando los intereses en pugna deben enfrentarse. La actual directiva del CNP, con sus constantes manifestaciones políticas partidistas y a favor de los monopolios de la información, sin la participación de más del 90% de los afiliados, pues para la toma de decisiones son las asambleas nacionales de periodistas la máxima autoridad, de manera que los actuales directivos ya se ganaron la ilegitimidad por ser unos esperpentos al servicio de lo ajeno al gremio, por eso han salido a la luz pública los periodistas que en desacuerdo con la utilización del CNP por élites al servicio de partidos políticos donde los empresarios de la comunicación fijan la política del gremio, en aras de minorías que tampoco ejercen la democracia interna ni se sujetan al estamento legal.

Las organizaciones paralelas al CNP, que han surgido con suficientes razones para elevar la voz de protesta y abogar por reformas a la ley si es necesario, para desatar las cadenas que secuestraron al gremio y lo alejan cada día del rol fundamental que ante la sociedad debe jugar una organización de comunicadores sociales, como es de informar con la ética, la verdad y la mayor objetividad posible, aupando y defendiendo la libertad de expresión del pueblo y no de unos cuantos privilegiados representados por las empresas comunicacionales en manos de monopolios informativos que sirven a transnacionales con intereses materiales por encima del humanismo y la soberanía de la patria.

Tal es la situación de complicada, que necesariamente habrá de venir un cambio de paradigmas que de manera Democrática, participativa y desprendida de los macabros intereses económicos, partidistas y alienantes, conseguirá el camino hacia la unificación y reivindicación del CNP.

SU DECADENCIA ES EVIDENTE, NO LOGRA RETOMAR LOS CAMINOS DE LA HISTORIA, ANTE ESTOS ACONTECIMIENTOS INSURGEN NUEVOS LÍDERES, NUEVAS PROPUESTAS, NUEVAS ACCIONES Y LO MÁS IMPORTANTE MOVIMIENTOS DIVERSOS QUE BUSCAN LA UNIFICACIÓN. NADA PERMANECERÁ ESTÁTICO TODO CAMBIARÁ.

¨ Unos milímetros de intuición pasan como ráfagas mentales, para evocar ideas, opiniones, horizontes, destellos y buscar causas y efectos de nuestra problemática¨. SAGUETE…

saguete@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a78527.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO