Medios de comunicación que deforman

No les interesa vender información a la gente sino gente a los patrocinadores. La imagen pública no es más que el conglomerado de las imágenes privadas de las que se compone la sociedad.

En el mundo global, la comunicación también es global por partida doble, se presentan en un espacio virtual en tiempo real y en directo. La, televisión se dice con insistencia, es el medio de comunicación por excelencia, el medio que nos va a devorar a todos, voraz y obsesivo. Lo es sin la menor duda pero, ¿ de que excelencia se trata?. Si excelencia significa poner las noticias en contexto, hablar de perspectivas opositoras sin parar, sostener y profundizar lo malo del gobierno, y la televisión oficialista influenciar para hacer creer que todo es color de rosas, es lo mas apartado de la excelencia. La televisión a caído victima de una forma boba de hacer noticia inmediata, que no permite al espectador ver más allá de los hechos explosivos del día, y que lo obliga siempre a conjugar los problemas en presente, deformando la cultura de la sociedad.

De este modo la nueva onda altera a la vieja, los medios de difusión siembran instantáneamente y persuasivamente nuevas imágenes, las personas corrientes que buscan ayuda para adaptarse al cada vez más complejo medio social, procuran mantenerse a la altura. Al mismo tiempo los acontecimientos, distintos de la investigación como tal, machacan nuestras estructuras mentales, barriendo rápidamente la pantalla con nuestra atención. Borran las viejas imágenes y engendran otras nuevas. Por otro lado el niño latinoamericano, mucho más conservador en su crianza, observa en la televisión, como niños y jóvenes norteamericanos matan a otros niños y jóvenes en las escuelas y colegios, con esto una madre apela a las autoridades en dos momentos diferentes en la educación de sus hijos, recibe dos sugerencias diferentes fundadas en diferentes circunstancias de la realidad. Para las familias del pasado las normas de crianza permanecieron inmutables durante décadas. Para las del presente las normas se han convertido en transitorios culturales donde se enfrentan sucesivas oleadas de imágenes, muchas de ellas originadas por el arte violento de sus enormes industrias del entretenimiento con sello imperial.

Así en la educación, política, economía, salud, asuntos internacionales, las novedades difundidas por estos medios, son noticias a propósito configuradas que penetran en nuestras defensas, sacuden nuestra cultura y los modelos mentales de nuestra realidad, resultado de este bombardeo es la acelerada extinción de las imágenes de paz, amistad, solidaridad, alegría, amor, superadas cotidianamente por la violencia, la vagancia, la excesiva comodidad impuesta a nuestra cultura, por la inmoralidad, la falta de ética transformando a nuestras comunidades en sociedades deformadas.

Los medios escritos desean llegar a la excelencia informativa, desean hablar de perspectiva, soluciones, apoyo, ética, para profundizar la información. NO, los periódicos son solo empresas que obtienen la rentabilidad y la cotización de sus acciones en dólares. La desinformación pagada es desde siempre una forma de mantener la empresa. No les interesa la verdad, sino los beneficios. Los antiguos empresarios periodistas, hacían diarios y ganaban dinero, pero no ganaban dinero haciendo diarios. Los formatos en donde priman la conveniencia, los cuadros explicativos que no explican nada, las graficas de ilustración que no ilustran en absoluto y las tablas de datos sin ningún análisis, muchísimas veces fuera de contexto, explican la falta de ética periodística que no permiten catalogar a esa practica informativa de excelente, lo que interesa es hacer oposición desinformando. Infogramas que visualizan la realidad en cifras, para gente que conoce el contenido antes de comprar el diario. El texto es lo mas básico posible, y puede como en efecto lo es, redactarse por medio de una orden telefónica.

Los diarios están perdiendo el escaso segmento de lectores que aun existe. Estudios internacionales muestran que los jóvenes no leen diarios en la proporción que lo hacen los mayores. En donde algunos han sacado la conclusión que es lo mismo que la televisión, lo mismo y mas de lo mismo, información de un medio para todos. Nada nuevo, leyendo los diarios nadie sabe bien que pasa, sino lo que algunos dicen que pasa. No se advierten procesos solo instantáneas, momentos inconexos, declaraciones, comunicados, alterados, manipulados, igual que en la televisión. Se hecha de menos información documentada con datos, referencia, contexto continuidad, especialmente en lo que se refiere a los logros políticos, sociales y económicos. La ética y la cultura profesional periodística en ese sentido son muy escasas.

Lo cotidiano es siempre lo mas esquivo, pues se esconde tras la aparente evidencia de lo obvio y nada mas obvio, y por tanto nada mas esquivo que la verdad. El discurso de los periodistas de la oposición que se presentan en televisión o se esconden tras los diarios busca construir un nuevo enemigo al que puedan endosar la responsabilidad de su mediocridad y su mala fe en la que se desenvuelven. El pueblo venezolano en un 65% ya aprendió la lección y sabe que el enemigo es la condición moral de estos medios al estar comprometidos con la oposición imperial de manera descarada. En este contexto nos interesa analizar como la televisión deforma la identidad de la revolución y sus logros. Esto nos permite identificar al periodista o a los dueños de las medios sus ideologías políticas asociadas al sistema capitalista generando imaginarios sociales que convienen a determinados grupos de poder, con mensajes cifrados, previamente elaborados altamente significativos, con innecesarias repeticiones, conscientemente encaminados a influenciar negativamente al pueblo, claramente carentes de información e influyentes en aspectos políticos y económicos, ricos en información imperial. Esta ola de información cifrada nos asalta a creciente velocidad, golpeándonos, tratando de abrirse pasó en nuestro sistema nervioso, afectando nuestra calma y afectando al sistema social con actos violentos. Ellos saben que a mayor información mayor peso emocional, que incitan, hartan a la comunidad, resultado el enojo y la violencia que deforman a la sociedad.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6366 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: