Venezuela: Shock de realidad contra la “postverdad”

El bombardeo mediático construido sobre las dificultades reales pero inducidas que se viven en Venezuela (violencia, escases de productos e inflación) ha convertido a nuestro país en el laboratorio mundial de la "postverdad".

Todo lo que aquí sucede es distorsionado por el espejo de los medios de tal manera que nosotros que andamos por las calles de Venezuela tenemos a veces dificultades para informarlo correctamente. El cerco mediático, sobretodo el de las redes, apabulla tanto que parecería que ya no hay una realidad sino versiones sobre ella. Como dice el sociólogo brasileño Laymert Garcia, "solo las versiones se convierten en realidad, al punto de que las personas ya no saben más que es real y que no."

El ejemplo más absurdo sobre esta versión "verdadera" es la acusación de que el gobierno bolivariano es una "dictadura" y el Presidente Nicolás Maduro su "dictador". Que se hayan realizado 21 elecciones en los 18 años que tiene la Revolución Bolivariana, ganando 19 y reconociendo inmediatamente la victoria de las dos que tuvo la oposición no significa nada ni tampoco importa.

Describir aquí la realidad de las dictaduras que gobernaron nuestro continente en los años 60 y 70 ya sería suficiente para rebatir la insustentable versión de la "dictadura" venezolana. Sin embargo esto ya dejó de ser una cuestión de verdades históricas para convertirse en la versión que conviene e interesa. Oír al uruguayo Luis Almagro acusarnos de dictadura después de los muertos y desaparecidos que padeció su pueblo entre 1973 y 1985 confirma claramente que el objetivo no es defender la democracia ni proteger al pueblo venezolano sino destruir a la Revolución Bolivariana. Almagro y sus secuaces se valen de la "mentira verdadera", la nueva arma del arsenal de la estrategia del golpe suave. Programan a un sector de la población para que acepten su versión de la realidad y convierten el apoyo a esa falsa versión en la prueba de la verdad. Es como si fuese otra realidad construida virtualmente y apoyada en la programación mental implantada en las personas a fuerza de repetición. Como es virtual y se retroalimenta virtualmente la argumentación racional tiene dificultades para desmontarla. Es un desafío para los revolucionarios descifrar como superar este fascismo de las versiones que está imponiendo internacionalmente la mediática capitalista. Por ahora nos corresponde seguir apostando a la capacidad de shock que tiene la verdad contra la mentira.

Un ejemplo de ello fue la rueda de prensa protagonizada en Arabia Saudita por Stuart Jones, secretario adjunto para asuntos de Oriente Próximo de la Secretaria de Estado de EEUU. Este alto funcionario decidió cuestionar el historial democrático de la República Islámica de Irán mientras defendía al gobierno de Arabia Saudita que ha sido catalogado en términos de democracia y derechos humanos como "lo peor de lo peor" por la ONG Freedom House que es financiada en un 80% por el propio gobierno estadounidense. Basta con señalar que las mujeres de ese país están impedidas de ejercer el derecho ciudadano al trabajo. Representan solo el 5 % de la fuerza de trabajo en su país, el más bajo del mundo. Es por eso que esa condición "libre" y "democrática" que viven las mujeres saudíes ha sido catalogada de segregación sexual y apartheid de género.

Por ningún lado se escucha a la "prensa libre" hablar de dictadura en Arabia Saudita pero siempre aparece algún periodista con ética profesional. Fue así que en la referida rueda de prensa a un periodista de AFP, Dave Clark, se le ocurrió, preguntarle al alto secretario Stuart Jones: "¿Cómo califica el compromiso de Arabia Saudita con la democracia? ¿Esta Administración estima que la democracia es un parachoques o una barrera contra el extremismo?"

Lo que vino a seguir para sorpresa de todos se convirtió, según los analistas, en la pausa más duradera e incómoda en la historia de las ruedas de prensa. Fue tal la sorpresa o el aturdimiento por la pregunta que el secretario quedó paralizado por exactos 19 segundos. Cuando revisamos el video, que se viralizó por YouTube (1), pensamos en un primer momento que la parálisis de Jones se debe a que el video se quedó colgado, pero llegando al segundo 20 el secretario resucita, toma aire y logra por fin hablar pero SIN RESPONDER A LA PREGUNTA. Se limita a comentar "el progreso significativo" alcanzado con Arabia Saudita y el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo en la lucha contra el extremismo y "la amenaza terrorista"; amenaza que por supuesto él se la atribuye al gobierno iraní.

Después de la entrevista el periodista de AFP publicó un tuit donde expresó: "Fue muy embarazoso estar allí, sobre todo teniendo en cuenta que no tuve intención de avergonzar al propio Jones".

Dejando atrás el shock de vergüenza democrática vivido por el secretario imperialista, volvamos a lo importante, a lo que nos interesa, a Venezuela.

Dado el apoyo histórico de EEUU a gobiernos dictatoriales (Pinochet y Videla entre otros) la matriz de "Dictadura" contra Venezuela, además de falsa es insuficiente para construir un guión que permita justificar una intervención armada en nombre de la "libertad". Hay que agregarle algo más, hay que adosarle el componente social y humano que le dé legitimidad. Por eso, tal y como ocurre en el imaginario de los superhéroes, se necesita que Luisa Lane se encuentre en peligro y pida a gritos socorro para que Superman y sus marines vengan a auxiliarla. Surge así la tan propagandeada "crisis humanitaria", necesaria para que la intervención militar no parezca algo violento sino algo justo y defendible. Son las famosas "intervenciones de carácter humanitario" que el mundo ya conoce, pero esta vez invocadas para rescatar al "oprimido pueblo de Venezuela" de las garras del "oprobioso régimen chavista".

Hecho el guión vienen luego las imágenes reales de la gente haciendo colas a consecuencia de la guerra económica, hábilmente manipuladas por el reportero de turno y reforzadas con fotos falsas de supermercados vacios de otros países, tal y como fue demostrado y denunciado. Esto luego se va difundiendo masivamente por los medios y por las redes junto a declaraciones de personas fanatizadas y fuera de sí que hablan con desespero como si estuviesen en un conflicto armado real. Parecen actores dramáticos pero la triste realidad de esa psicopatía inducida es que de verdad se sienten desesperados. Aunque es algo virtual que les ha sido inoculado a fuerza de repetición y propaganda esa gente sufre de "verdad" por increíble que parezca. Luego, juntando dictadura, crisis humanitaria y desespero surge la consecuencia lógica. Alguien tiene que "intervenir" para detener esa "terrible" situación.

¿Qué hacemos entonces los que defendemos a la Revolución Bolivariana sabiendo que todo eso es una gran mentira? Dotarnos de paciencia e insistir con dosis adecuadas usando shocks de verdad.

Si es cierto como dicen ellos que la Revolución Bolivariana se convirtió en un verdadero fracaso (algo posible dentro de las posibilidades), entonces lo que tienen que hacer es demostrarlo. Si los datos socioeconómicos de la Venezuela de hoy son indiscutiblemente peores que los que tenía el país en 1999, tendrían la razón y nos veríamos obligados a aceptar con honestidad que a pesar de sus buenas intenciones, la Revolución Bolivariana habría fracasado en su promesa de hacer justicia social. El informe de la CEPAL "Una década de desarrollo social en América Latina, 1990-1999" afirma que para el año 1999 cuando Chávez llegó al poder "(…) en Venezuela, el porcentaje de hogares pobres pasó de 22% en 1981 a 34% en 1990, y actualmente alcanza a 44%." (2)

Hay que contrastar esos números con la realidad y las versiones que se hacen sobre la Venezuela de hoy para sacar conclusiones, pero antes vamos a revelar un hecho curioso. En los últimos tiempos recibimos noticias de jóvenes que murieron calcinados en una prisión de Guatemala; tuvimos noticias del proceso de Paz y de las inundaciones en Colombia; nos enteramos del golpe y de la corrupción en Brasil; de los Panamá Papers en Panamá y del asesinato de periodistas y la desaparición de 43 estudiantes en México. Sin embargo no pudimos encontrar ninguna noticia que plantease la existencia de algún tipo de crisis humanitaria en cualquiera de esos países. Es más, todo parece indicar, a pesar de los terribles problemas que enfrentan, que la situación no llegaría a ese extremo. ¿Por qué mencionamos a estos cinco países y no a otros? La respuesta es sencilla. En el último informe de la CEPAL de 2016 sobre el Panorama Social en América Latina (3) encontramos que esos 5 países son los que tienen la mayor desigualdad de nuestra región. Es decir, son los campeones en desigualdad social de América Latina. Mismo así, nadie ha sido capaz de afirmar que en ellos se vive una crisis de tipo humanitaria. Admiten que tienen problemas muy graves pero que no llegan hasta el punto de caracterizarlos de esa manera.

¿Qué dice ese mismo informe de 2016 sobre Venezuela? ¿Será que al comparar sus resultados con el informe de 1999, se confirmará el rotundo fracaso de la Revolución Bolivariana planteado por la derecha nacional e internacional? SORPRESA!!!

Citando textualmente el mismo artículo que reseña el informe donde Guatemala, Colombia, Brasil, Panamá y México aparecen como los campeones de la desigualdad, encontramos lo siguiente:

"Al igual que en 2012, los países con el mayor nivel de igualdad en la región siguen siendo Uruguay, Venezuela y Argentina".

¿Pero Cómo? Esto no es posible ¿Por qué no está Chile en esa lista si el mundo ha hablado tanto del milagro chileno que produjo el golpe militar de Pinochet? ¿Qué hace Venezuela metida ahí? ¿Qué pasó con la "crisis humanitaria" que los medios nacionales e internacionales venían denunciando desde hace más de un año?

Consultando a expertos obtuvimos algunas de las posibles respuestas: a) Los chavistas pagaron para adulterar el informe de la CEPAL; b) El "régimen" hizo que la crisis desapareciera de repente invocando a los espíritus de la sabana; c) La crisis humanitaria nunca existió. ¿Usted qué también es experto que piensa?

Otros expertos de menor capacidad lanzaron al debate una pregunta adicional bastante trivial pero con cierta lógica. Si no hay crisis humanitaria en los países más desiguales de nuestro continente, ¿Alguien podría explicar, por favor, cómo es posible que misteriosamente si haya una crisis humanitaria en Venezuela?

Para aclarar este misterio y evitar que sea usado como rumor por J.J. Rendón, recomendamos que el Gobierno Nacional organice una conferencia internacional sobre "La crisis humanitaria en Venezuela". Los invitados serían la secretaria ejecutiva de la CEPAL, los líderes de la oposición venezolana, Luis Almagro y los representantes ante de la OEA de aquellos países que han pretendido violentar nuestra soberanía con la mentada crisis. El mundo entero tendrá enorme curiosidad para ver la cara de todos estos personajes al conocer los datos de la CEPAL sobre Venezuela.

Si el secretario de EEUU, Stuard Jones, quedó paralizado por 19 segundos cuando le preguntaron sobre la democracia en Arabia Saudita, será muy interesante cronometrar cuantos segundos permanecerán enmudecidos todos los representantes del intervencionismo nacional e internacional al revelarse pública y comunicacionalmente que han estado por más de un año sembrando un falso positivo contra el pueblo de Venezuela. Es decir, que todos ellos se han venido comportando como paramilitares. "Lo peor de lo peor" como dijera una ONG gringa sobre Arabia Saudita.

Aunque mientan un millón de veces, en la Patria de Bolívar y de Chávez se impondrá la verdad, se impondrá la justicia y ahora con mucho más motivo, la Constituyente de la Paz.

____

(1) https://actualidad.rt.com/actualidad/239955-alto-cargo-eeuu-pregunta-democracia-arabia-saudita

(2)http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/2382/S2004000_es.pdf?sequence=1

(3) http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/41598/

1/S1700178_es.pdf



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1315 veces.



Anisio Pires


Visite el perfil de Anisio Pires para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Anisio Pires

Anisio Pires

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a247155.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO