Política Comunicacional Bolivariana (Parte III)

No debemos tener la menor duda en cuanto a que en nuestro país hemos avanzado en el perfilamiento de una política comunicacional de contención a la arremetida mediática manipuladora y tergiversadora de la realidad social impulsada por las empresas mediáticas privadas venezolanas y las agencias noticiosas internacionales que les sirven de soporte.

La estructura comunicacional sobre la que se apoya la gestión del gobierno bolivariano ha mejorado notablemente. Los medios oficiales han venido realizando un esfuerzo significativo por divulgar la gestión gubernamental. Empeño en el que los Medios Alternativos y Comunitarios (MAC), como aliados estratégicos del gobierno bolivariano, han jugado un papel bien importante aún cuando nunca suficientemente ponderado por los funcionarios a quienes compete conducir la gestión comunicacional gubernamental.

Pero con todo y el esfuerzo realizado hay un hecho cierto que nunca debemos pasar por alto, y es que, por lo menos el 70% de la producción mediática que circula en el país es generada por las empresas mediáticas privadas, ideológicas y estratégicamente adversas al proyecto de cambio revolucionario que se viene desarrollando en Venezuela liderado por el presidente Hugo Chávez Frías, por cierto, insigne comunicador social sobre el que descansa, en buena medida, la iniciativa y la respuesta comunicacional bolivariana.

Siendo esta la situación, en la que los adversarios del proceso transformador siguen manteniendo una indiscutible fortaleza mediática, dinamizadora y reproductora de su accionar ideológico en el seno de la sociedad venezolana, si acaso, el punto de apoyo fundamental para sus empeños desestabilizadores y regresivo.

Se impone el desarrollo de una política comunicacional bolivariana, revolucionaria, de Estado que involucre al conjunto de la sociedad, tal cual, como la estamos concibiendo en el Bloque Venezolano de Prensa Alternativa (BVPA) expresada en la propuesta de la Misión Comunicación que le estamos presentando al país y al gobierno nacional.

Como recoge el documento propuesta: “La Misión Comunicación consiste en la incorporación masiva del pueblo al quehacer comunicacional. El propósito es que confluyan un amplio haz de fuerzas sociales y políticas en la gran gesta colectiva por socializar la comunicación lo cual pasa por democratizarla, por hacerla accesible al pueblo. Pero más que eso por la reconstrucción de la práctica comunicacional de tal manera que, literalmente, todo el pueblo participe, se active, se involucre en una nueva relación social comunicacional.

Desde esta perspectiva la Misión Comunicación tiene un alto contenido revolucionario. Apunta a la incorporación del aparato comunicacional del Estado, a la integración del movimiento social de los Medios Alternativos y Comunitarios y a la participación de las expresiones comunicacionales de todos los movimientos sociales y, naturalmente, el dispositivo comunicacional de los Consejos Comunales en una articulada práctica dirigida a contrarrestar la acción mediática imperialista y de los lacayos criollos empeñados en el derrocamiento del gobierno revolucionario y en la reinstauración del sistema elitésco cuarto republicano.

La idea es que en cada cuadra, en cada barrio, en cada caserío, en cada Consejo Comunal, en cada urbanización, en cada comunidad, en cada escuela, liceo, universidad, instituto educacional, empresa, fabrica, taller, instituto dispensador de salud, en cada espacio de actividad cultural, deportiva, recreativa, laboral, en los distintos espacios donde actúan las Misiones, en los locales de Mercal, Vuelvan Caras, Barrio Adentro, etc., en fin, en todos los espacios donde se manifieste la vida social de los venezolanos debe surgir o desarrollarse un medio o canal de expresión que recoja sus experiencias, sus reflexiones, sus propuestas, el acontecer comunal, local, municipal, regional, nacional, o internacional. Toda información, opinión, noticia que pueda enriquecer y cultivar el conocimiento de las mujeres y hombres, niñas y niños, jóvenes y adolescentes que conforman al pujante y protagónico pueblo venezolano. Un periódico, una hoja impresa, un dazibao, un mural, una cartelera, un parlante, un megáfono, una emisora de radio, una emisora de televisión, un programa de radio o televisión, una página Web, un blog, un portal, es decir, recurriendo a la inventiva humana, propiciar cualquier mecanismo a través del cual puedan manifestarse las inquietudes humanas.

De esta manera se le esta dando cabida a una comunicación multidireccional, real, interactiva, en la que todos los ciudadanos tengan la oportunidad de expresarse, todos pueden ejercer el derecho a comunicarse y a participar activamente del hecho comunicacional.”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10521 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ugas

Miguel Ugas

Más artículos de este autor