Censura de los medios privados de comunicación

A  propósito  de  la  discusión  en  la  Asamblea  Nacional  de  la  Ley  de  Comunicación  del  Poder  Popular,  se  ha  generado  un  escándalo  y  diversas  reacciones.

La  más  infeliz  de  todas  son  las  declaraciones  del  presidente  del  Colegio  Nacional  de  Periodistas,  Tinedo  Guía,  quien  advirtió  que  la  aprobación  de  esta  ley  afectaría  a  los  periodistas,  medios  de  comunicación  y  a  todos  los  venezolanos. Además  continua  diciendo:  ‘’Que  la  intención  del  gobierno   es  censurar  los  medios  de  comunicación’’.  Esa   es  una  vieja  cantaleta  que  se   ha  venido   repitiendo  desde  hace  mucho  tiempo  y   siempre   se  ha  caído  por  su  mismo  peso.

Al  Gobierno  revolucionario  de  Venezuela,  se  le   acusa  frecuentemente  de  violar  la  libertad  de  expresión, y  todos  sabemos  que  eso  es  mentira,  pues  aquí  somos  celosos  de  respetar  dicha   libertad.  Basta  leer  los  diarios  todos  los  días  para  darse  cuenta  de  la  realidad,  ya  que  los  mismos   frecuentemente dicen  lo  que  les  da  la  gana,  y  a veces  hasta  abusan  de  la  libertad  de  expresión  y  no  les  pasa  nada.  No  podemos  decir  lo  mismo  de  los  medios  de  comunicación  privados,  quienes  permanentemente  están  violando  la  libertad  de  expresión  y  aplican   censura   en  los  mismos.   

La  censura  es  parte  de  la  guerra  ideológica.  La  libertad  de  expresión, debe  ser  una  lucha  emancipadora  y  permanente.

Los  medios  de  comunicación  privados, siempre  han  tratado  de  invisibilizar  la  labor  que  realiza  el  Gobierno  Revolucionario  de  Venezuela:  primero  lo  hicieron  con  Chávez,  y  ahora  lo  hacen   en  contra  de  Maduro.  Por eso el  Gobierno ha  tenido  que  utilizar,   las  tan  odiadas  cadenas , por  parte  de  la  oposición.

Ahora  con  la  excusa,  de   carencia  de  papel:  medios  nacionales  y  locales,  reducen  la  propaganda,  la  publicidad  y  la  información,  lo  que  hacen  enflaquecer a  muchos  periódicos  que  habían  ‘’engordado’’,  con  o  sin  mucho  esfuerzo,  en  tiempo  de  la  IV  República.  Para  disminuir  costos,  los  editores  se  ven  obligados  a  reducir  números  de  páginas  de  sus  impresos;  es  decir,  a  meterle  freno  de  potencia  a  un  proceso  de  crecimiento  que  ingenuamente  soñaron  acelerar  con  el  derrocamiento  del  gobierno  constitucional  de  Hugo  Chávez  Frías,  en  otra  de  tomar  deseos  por  realidades.  Esta  decisión  limita  las  oportunidades  de  empleos  y  los  emolumentos  de  los  periodistas,  lo  que  obliga  a  no  pocos  profesionales  de  la  prensa,  a  ‘’matar  tigritos’’  en  emisoras  de  radio,  para  redondearse  un  ingreso  más  o  menos  compatible  con  sus  gastos  e  inversiones,  pero  sin  que  el  error  cometido  los  llame  a  la  rectificación;  por  el  contrario,  a  muchos  de  ellos  los  hacen  más  antichavistas.  Es  más  el  odio  al  gobierno  los  orilla  al  apatridismo.  Al  hacer  causa  común  con  los  más  radicales  e  insolentes  voceros  y  portavoces  del  Departamento  de  Estado  norteamericano,  de  la  CIA,  del  cipayismo  internacional  y  de  organizaciones  que  le  sirven  de  fachada  al imperialismo  Yanqui.  Para  nada  les  importa  que  el  Código  de  Ética  de  la  profesión  establezca  que  ‘’ El  periodista  tiene  el  deber  insoslayable  de  defender  la  soberanía  nacional  y  la  integridad  territorial.  En  consecuencia,  debe  contribuir con  su  acción  gremial  en  esta  patriótica  tarea,  oponiéndose  a  toda  predica  que  contraríe  el  interés  nacional,  así  como  la  paz  y  la  amistad  entre  los  pueblos. Pero  de  esto  no  dice  nada  el  ‘’Ilustre’’  presidente del  Colegio  Nacional  de  Periodistas. 

El  Gobierno  de  Nicolás  Maduro,  ha  puesto  en  práctica  un  programa  novedoso  que  no  lo  había  aplicado  ningún  otro  Presidente:  el  programa  “de  Gobierno  en  la  calle”,    que  consiste,  en  que  todas  las  instituciones  del  Estado,  incluyendo  al  mismo  Presidente  de  la  República,  gobiernen  desde  la  calle  al  lado  del  pueblo,  evitando  la  burocratización,  el  achantamiento  o  aportronamiento  desde  sus  oficinas.

El  presidente  y  su  gabinete  en  pleno,  se  está  desplazando  por  toda  Venezuela,  para  conocer  y  resolver  los  problemas  de  las  comunidades  en  cada  Estado.  Esta  actitud  del  Gobierno,  la  han  tratado  de  ignorar  e  invisibilizar  los  medios  privados  de  comunicación. 

Denunciamos,  que  todavía  existen  planes  de  los  medios de  comunicación  privados,  para  querer  tumbar  mediáticamente,  como  ocurrió  el  11  de  abril  de  2002,  al  presidente  Nicolás  Maduro.  Recordemos   también,  que  en  otra  oportunidad,  los  medios  de  comunicación  privados,  le  aplicaron  censura  al   entonces   Presidente  de  la  República,  Luis  Herrera  Campins  perteneciente  al  partido  Social  Cristiano  Copei,  porque  les  formuló  ciertas  críticas.

El  capitalismo  es  un  estado  permanente  de  censura  contra  la  clase  trabajadora,  y  tal  prohibición  no  es  otra  cosa  que  la  actualización  cínica  de  la  guerra  ideológica.  Es,  entre  mil  delitos,  bandidaje  contra  los  derechos  sociales  y  el  robo  de  la  información  social.  El  capitalismo  es  un  estado  permanente  de  censura  y  un  asesinato  de  la  verdad  en  público  para  seguir  saqueando  al  mundo.

Las  industrias  mediáticas  burguesas ,  constituyen  una  de  las  armas  de  censura  más  características  del  capitalismo;  tal  censura  les  sirve  no  solo  para  manipular  conciencias,  privándolas  de  su  libertad  de  información .  También  es  el  resultado  de  una  lucha  por  los  mercados  de  consumo.

El  papel  de  los  medios  burgueses,  es  enmudecer  a  los  pueblos,  hacer  invisibles  sus  luchas  y  sus  demandas.  Silenciar  el  clamor  popular  que  exige  justicia  y  que  desea  terminar  con  la  miseria  y la  barbarie.  Esto  es   lucha  de  clases.

Ellos  manejan  la  agenda  temática  de  la  opinión  pública,  los  contenidos;  ellos  manipulan  sus  noticias;  ellos  distorsionan  la  realidad  y  ellos  mienten  con  cinismo.  Ellos  cumplen  con  su  tarea  de  clase  explotadora  que  degenera  e  intoxica  las  relaciones  sociales  para  debilitarlas  al  máximo.  Ellos  nos  inyectan  odio  burgués  camuflado  de  mil  modos,  especialmente  en  forma  de  miedo  que  se  siembra  a  diestra  y  siniestra,  gracias,  entre  otros,  a  sus  “profesionales   del  periodismo”.  Ellos  miran  con  desprecio  a  la  clase  obrera  que  les  sirve  de  inspiración  para  desplegar  artimañas  alienantes  y  represivas. Entre  ellos  y  nosotros  existe  una  lucha,  una  lucha  de  clases  que  no  admite  “reconciliaciones’’.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3157 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a198749.htmlCd0NV CAC = Y co = US