Yo si es verdad que no me despido

He leído algunos artículos de buenos camaradas, donde se decepcionan de la dirección política del proceso bolivariano y se despiden de una trinchera de lucha como lo es Aporrea ; yo diría como dice aquel poema aprendido en época de la heroica resistencia de los revolucionarios chilenos ;

No me despido extiendo invitaciones: yo voy a combatir, ¡quién va conmigo! Y el que no pueda se queda pero combatiendo: en la industria, en las calles y en el puerto. ¡La lucha de mi pueblo es de todos los pueblos!

Y no es, mis camaradas, que quien escribe este articulo no se sienta preocupado por algunos pasos que se ha tomado; tal vez si conversamos podemos coincidir que son las mismas preocupaciones, en lo que si creo que diferimos es que a estas alturas de mi vida ya yo deje de perder tiempo en preocuparme, si esto se cae tengan la seguridad que no me verán en un rincón diciendo: vieron que yo tenia razón.

Para mi; en mi silvestre filosofía, la revolución no es un obsequio, ni un manojo de dadivas ofrecidas por el estado, precisamente no es el estado el que hace la revolución y como esa no es tarea del estado porque carrizo me voy ha decepcionar de quienes dirigen el estado.

Parafraseando a Fidel; revolución  es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos, y eso es tarea de los trabajadores y trabajadoras, eso es tarea del pueblo.

Cuando me reúno en una comunidad a pesar de todas las debilidades que se pueden apreciar, compruebo que hay mas espacio que hace 20 años para la conciencia revolucionaria y cuando digo la conciencia revolucionaria me refiero para crear organizaciones revolucionarias y me reúno con trabajadores de una empresa y están hablando de Consejo de Trabajadores, de dirigir el proceso social del trabajo, eso para mi es mas valioso que lo que pueda decir un ministro, porque son los protagonistas históricos los que están hablando de revolución.

Como muchos, humildemente he sugerido al presidente ideas, que a lo mejor se convierten en spam, sin embargo seguiré lanzando sugerencias aun cuando tengan el mismo destino, total mi energía no se centra en lo que pueda o deje de hacer el estado.

No es desde el Ministerio de la Comuna de donde se construirá el Poder Comunal ni es desde el Ministerio del Trabajo de donde se organizaran los Consejos de Trabajadores, es decisión irreversible del pueblo, es un acto de fe en su fuerza liberadora, y sigo con Fidel  es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y de las ideas.

Allí radica mi optimismo; allí radica mi decisión de no despedirme, porque hasta ahora el pueblo no me ha decepcionado y creo que hay enormes espacios para la participación de la clase trabajadora.

Abrebrecha y después hablamos.....

José Ovalles



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1520 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: