La solución está en nuestras manos

El primer paso para salir de un problema, de una crisis, es aceptar que existen y tener la firme voluntad y el deseo de hacerlo. Con la excepción del oposicionista que no acepta ni la gloria del cielo que venga del contrario, esta parece ser la actitud de la mayoría de los venezolanos de bien en cuanto a la crisis generada por el grave problema de la inseguridad. Estado, pueblo, iglesias, hogar, escuela, instituciones, sitios de trabajo, medios de comunicación, políticos…todos tenemos velas en el asunto. Ya basta de hablar tantas pendejadas academicistas inútiles y presentemos posibles alternativas que ayuden realmente a salir de la situación.

El Estado está haciendo lo suyo y llama a la unidad de todos para que juntos pongamos coto a tan grave problema que nos diezma y acecha, invitando al diálogo y ejecutando planes. Las iglesias como baluartes de la moral de seguro estarán haciendo el llamado a cordura y a vivir en paz. Las escuelas orientarán en cuento al peligro que representa la violencia, al igual que las instituciones, sitios de trabajo, políticos, hacen lo suyo. Y en el hogar los padres nos esforzaremos por dar ejemplo de moral, buenas costumbres y por orientar.

Llama la atención el acuerdo al que llegan Estado y medios de comunicación públicos y privados en cuanto a una nueva televisión.

1.- Se mantienen todos los canales de televisión y emisoras de radio, de transmisión abierta o por suscripción, con concesión vigente.

2.- Reformular la parrilla de programación de canales nacionales para adaptarla a la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte), vigente desde 2005.

3.- (Televisión por suscripción) Generar un sistema de bloqueo de contenido violento, a través del control remoto, que manejen únicamente los padres, representantes o responsables.

4.- Llevar de 8 a 4 horas el tiempo total de transmisión diaria de telenovelas, dividido en dos bloques.

5.- Pautar 50% de producción nacional en telenovelas.

6.- Disminuir el contenido de violencia en la producción nacional.

7.- Generar contenido con valores para convivencia.

8.- Rescatar la franja de programación infantil.

9.- Incluir producciones para el público adolescente.

10.- Dar acceso a las organizaciones populares que planifiquen producciones para televisión.

¡Ey! Y se aplaude tal consensuado acuerdo pero creo que es necesario prestarle más atención a los horarios de programación. Se debieran respetar los horarios establecidos, todo usuarios, supervisados y de adultos, tal y como lo establece la Ley y pasar las novelas y las películas, que siempre tienen contenidos no apropiados, a horarios cuando generalmente los niños y adolescentes no ven televisión. Como también hay que prestarle atención a los contenidos de programas juveniles; a los mensajes publicitarios; y a los noticiarios y programas de opinión que con su amarillismo son generadores de violencia.

El pueblo tiene la solución en sus manos con la misma Ley Resorte artículo 12. Esta, promueve la organización y la participación ciudadana a través de los comités de usuarios y usuarias que pueden ser integrados por grupos de ciudadanos y ciudadanas que analicen y evalúen la programación de la radio y la televisión. Lo que tenemos es que organizarnos y hacer valer la Ley establecida. Así nuestros hijos verán lo que entre todos consideremos que deben ver y oír, y no, lo que los dueños de los medios quieran. “Esta, es verdadera libertad, libertad para decidir lo que nos forme y no lo que nos deforme”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1263 veces.



Elmer Montero

Licenciado en Comunicación Social,locutor,productor radial,escritor,compositor,músico,poeta.

 elmersanto@hotmail.com      @elmersanto

Visite el perfil de Elmer Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elmer Montero

Elmer Montero

Más artículos de este autor