“La Hojilla” con su último filo se ahorcó como Judas

Confieso que no quería escribir más sobre el tema de “La Hojilla”, sino dedicarme a mis temas de educación; pero en vista que existen laboratorios que nos amenazan, así como a otros compatriotas a nivel nacional (quienes nos han enviado correos electrónicos muy preocupados por supuestos amedrentamientos que han recibido por parte de supuesta gente que dirige Mario Silva), me veo obligado a fijar una posición política.

Hay que dejar claro que el otrora poderoso mediático de La Hojilla, caído en desgracia, ha quedado como Ramos Allup, (recuerdan el 15 de agosto de 2004), sobre el mostrarnos las evidentes pruebas del fraude y el complot del cual habría sido objeto por parte del Mosad (Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales, siglas en Hebreo) y la CIA (Agencia Central de Inteligencia, siglas en Inglés), en virtud que entre más días pasan, todo ello se convierte en un teatro para ganar tiempo en intentar desmontar lo que no puede desmontarse; verbigracia, si tuviera tales pruebas, pues ya las hubiera presentado. ¿O no?

Asimismo, su enfermedad repentina, de la cual vaya su palabra por delante, habría que preguntarle: ¿Si estaba enfermo, por qué no salió mucho antes de reposo, cuando menos después de haber finalizado la elecciones presidenciales del 14 de Abril? Ya saldrán los agoreros a decir que Mario estaba defendiendo el” golpe continuado”. Si es así, ¿acaso si estábamos antes de los días de la aparición de la presunta grabación sobre Mario Silva en presencia de un “golpe continuado”, quiere decir que para ese momento ya había concluido la existencia del “golpe”? Y de no haber aparecido tal grabación: ¿Mario Silva ese día iba a informar a sus “seguidores”, en especial a su tropa que abandonaría el programa por las razones expuestas? Y si La Hojilla, concretamente Mario Silva fue víctima de un complot, ¿cuál fue la razón para que sus acompañantes Arenas y Durán también hayan salido del programa; es decir, se haya eliminado La Hojilla de la pantalla de Venezolana de Televisión (VTV)?

Por otra parte, un asunto que nos llama poderosamente la atención, es que si asumimos que cerca de 400 mil personas son parte de La Tropa, quienes activamente “tuiteaban” en el horario de La Hojilla, las etiquetas (en su mayoría de odio e ideología fascista) que imponía el pensamiento de Mario Silva, las cuales estaban siempre en “primer lugar” a escala mundial; ¿cuál es la razón para que apenas unos 20 o 30 de sus seguidores sean quienes le apoyan incondicionalmente? ¿Por qué esa misma tropa no se coloca nuevamente en primer lugar en el espacio virtual internacional con alguna etiqueta que diga, por ejemplo: “#MarioSilvaesinocente”? La respuesta es elocuente, tácita y sin mayor explicación. La inmensa mayoría de La Tropa son seres con autonomía de pensamiento, quienes están claros que no van a prestarse en su integridad ética, moral, reputación y dignidad para hacerle el juego a Mario Silva y sus radicales.

Otra pregunta: ¿Dónde están Arenas y Durán acompañantes de Mario Silva en La Hojilla? ¿Por qué no han dado una rueda de prensa para fijar posición en favor o en contra de su ex – jefe? ¿Acaso hay cosas que a ellos también les salpican o tienen miedo de recibir preguntas por los periodistas en búsqueda de la verdad? También cada quien puede darse su propia respuesta.

A Mario Silva y sus incondicionales debemos recordarles que “La Hojilla” se ahorcó cual Judas Iscariote como el peor de los traidores. No murió como Cristo, por ello jamás podrá resucitar. En consecuencia, entiendo que desde el Alto Gobierno y la Directiva de VTV esta es una página quemada de los archivos de la historia contemporánea de Venezuela como alguien quien no sólo traicionó el Legado de Chávez sino del pueblo venezolano; porque si todo lo que allí presuntamente dice es verdad, debió haber ido a las instancias correspondientes; pero como máximo radical, a quien sólo le interesan sus propios beneficios personales (¿hasta malévolos?), se creyó que estaba por encima del bien y del mal.

La Hojilla ha muerto. No resucitará aunque desde Cuba y la imposición del radicalismo intenten hacer presión a favor de Mario Silva. Ha llegado la hora de ver el talante de nuestra soberanía y la autonomía en las decisiones, por demás acertadas en que dicho programa haya llegado a su final. Mario Silva ya no su sumaba sólo restaba. En el supuesto negado que resucitara, desde ya pronostico la muerte de la revolución, que hoy también tiene un duro cáncer del cual tiene que curarse con la directiva del mal llamado Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), y que por ahora, pareciera que no están interesados en aplicar la quimioterapia, sino tal vez, algunos esperan que la metástasis se expanda por el cuerpo revolucionario para aplicarla, es decir, para cuando ya sea tarde.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12033 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a167425.htmlCd0NV CAC = Y co = US