La comunicación alternativa es la mejor respuesta a la crisis del periodismo sedicente; le abre las puertas a la insurgencia del lenguaje popular

¡Jab de Aristóbulo fustigó con extraordinaria solvencia y clase (educativa), ayer en la Asamblea Nacional, la careta de los diputados Miguel “Carrito chocón” Rodriguez, Wiliam “Botánico Sigatoka” Dávila, “Walterpolo”, y etc “cabeceñemas”!

Ayer a la tardecita salí de esta prisión flexible que me suelta pero que no me larga, salvo que rompa los guarales y me vaya en la Lancha Nueva Esparta a recorrer los mares.

¡Suena un celuloco que tengo enganchado en el cinturón, desde hace una semana, a modo de castigo! ¡Era la autoridad!

_¡Tú estás en la calle hablando pendejadas en vez de venir a ver el debate de la Asamblea Nacional para que puedas razonar y escribir las vainas como deben ser! No te voy a explicar un carajo!

Nunca estoy al día y a hora menos pero, se trataba de la Segunda Discusión del Proyecto de Ley de Comunicación Para el Poder Popular, que aproveché mirar en la tele, parcialmente.

Yo no tengo por ahora suficientes elementos de juicio para expresar con propiedad una reflexión de peso al respecto porque estuve casi tres meses desconectado de mil vainas, no obstante, mi impresión general es que la oligarquía insiste en la misma estrategia comunicacional suicida que llevó a RCTV y que lleva a globovisión, entre otros medios, a caer aplastados bajo el peso de sus propios errores, en breve.

Parece ser que un tal Pizarro-denominado por acá como el diputado Waterpolo- un tal Estálin y algunos otros necios más, habían ejercido; la vaina es que, por fortuna, aprecié algo de la intervención de Aristóbulo que más que intervención pronunció una charla educativa que, más no se le podía pedir:

¡Estamos aquí para hacer leyes revolucionarias!-dijo-y, eso me gusto mucho.

Además, Aristóbulo dijo que el pueblo debe existir con sus propios instrumentos comunicacionales. Se preguntó acerca de sí la oligarquía pretende insistir en instaurar la anarquía del pueblo para pescar en río revuelto.

Observé que el jab de Aristóbulo está como el diablo.

(Y parece que Soto Rojas va a seguir fustigando pero, con el gancho al hígado).

¡Avemaríaputísima!

oceanoatlanticoguillermo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1593 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a135539.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO