A propósito del desprecio hacia Eduardo Samán

Vaya clase de camaradas

Dejo atrás el tema de Gaddafi y de Libia. Así que vuelvo a la realidad venezolana. Y el caso es que un cable, procedente del famoso sitio Wikileaks deja muy mal parado al Proceso que sigue estando PÉSIMO como bien advirtiera, antes de marcharse para siempre, el Compañero General Alberto Müller Rojas.

Respecto a la discusión que se ha armado al negársele un espacio al Compañero Eduardo Samán, este incidente ha mostrado la miseria y el desprecio inmisericorde que se albergan dentro del llamado "bachiller marginal" y el eco servil que le hace quien se quedó para hacerle la segunda en el espacio, Jorge Amorín. Ambos personajes confunden la lealtad al Proceso con el hecho de que Eduardo Samán quiera ser crítico. Imagino entonces que si a estos caballeros alguien le lleva pruebas para demostrar que el Gobernador Isea NO SE MERECE ser gobernador de Aragua, ni ser Alcaldes del Estado a personajes nacidos para ROBAR como Belkis Portes, entonces dirán que a Chávez NO SE LE CONFRONTA. De esa cabuya tenemos un rollo. ¿Y quien carajo habla de confrontación?.

Pero, dejemos a Silva y a Amorín en paz, que al fin no necesito seguir viendo "La Hojilla". Pero molesta sobremanera ver que las voces que pretenden hacer crítica han sido acalladas. No se me olvida el "remedio" que pretendieron darle a Walter Martínez, ni tampoco las dos veces que se "ha ido" el incisivo periodista Alberto Nolia, sin cuya presencia el programa "Dando y Dando" carece de sentido. Tampoco las humillaciones a las que fue sometido ese verdadero camarada que es Eduardo Samán primero por parte de una estúpida disociada que le arrojó arroz en la cara. Pudiendo darle una bofetada, dió una lección de altura y cristianismo soportando la humillación. Pero, ya era demasiado para "el nido de alacranes" en el cual está sentado el Compañero Presidente, que Samán con una propuesta de Ley afectara los intereses de las gentes que sabotean nuestro proceso, porque tenia que salir Doña Hildegard a proponer algo más potable, "más chavista" (¿?). Y en seguida los "adivinos" a sueldo de la Cámara Venezolana del Medicamento y de la Embajada del Imperio Equívoco predijeron que la ley "de Samán" no sería aprobada y que "al perro sujeto con correa" se le correría del Gobierno y se acabó. Y eso determinó su "muerte política" (por ahora) sacrificándolo en una elección en la que quedara como perdedor.

Por eso digo "¡Vaya clase de camaradas estos señores que le niegan espacio a Eduardo Samán y le impiden defenderse!". ¡Vaya clase de gente la que tiene "el deber" de volver leña a quien es expulsado del entorno Presidencial porque su proceder radical "es incómodo"!. ¡Que clase de majaderos son estos que nos sabotean todos los días la Revolución Bolivariana y ahogan a quienes disienten "porque "son de la derecha"!. ¡Que gentecita ésta que "empuja" las leyes que permiten estudiar "la sinceración de precios" de artículos de primera necesidad o su expulsión de las regulaciones!. Es verdad que el Imperio Equívoco es nuestro peor enemigo, casi tanto como los asambleístas a sueldo que aquí tiene, pero quienes impiden que los medios públicos se hagan eco de la insatisfacción y quieren pintarlo todo de color rosa y quienes favorecen a los empresarios que se disfrazan de "bolivarianos" son los peores porque están adentro. Por eso, no me hago eco del "no volverán" respecto a los señores de la ultraderecha. Su regreso NO se lo merece ningún pueblo. Que el Compañero Presidente rectifique y aparte a los otros enemigos, depende solo de él. Pero, ¿donde está un nuevo Alberto Müller Rojas que se lo haga saber, a ver?

rj1962@cantv.net

¡QUE NO VUELVAN JAMÁS!. ¡PATRIA O PATRIA!.

(*) Ingeniero Electrónico (y Chavista "arrecho" como el de a pié).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3100 veces.



Roberto Arenas (*)


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor