O el que tenga ojos que vea y que oiga

La contrarrevolución en el sistema de médios de información del Estado

La pobreza y falta de voluntad y no digamos creatividad es el concepto que se le podría atribuir a la política mediática y a la falta de propaganda del aparato burocrático propagandístico de los medios de prensa, radio y televisión con que cuenta La Revolución Bolivariana, tal parece que los Chavistas fuésemos minoría y que lo único que se hace por decir que se hace algo, es defendernos de los constantes ataques a nivel mundial de los medios del capitalismo y la ultraderecha del mundo entero, cuyas directrices se encuentran en el Imperio y su red global.

   Y decimos “aparato Burocrático” porque la operación morrocoy con que se le da el traspié a todo lo que huela a información a favor de la Revolución ponderando las bondades del Gobierno Revolucionario Socialista de la Republica Bolivariana de Venezuela y sus obras, caen en un profundo y sospechoso silencio que lo único que hace es colaborar en el desconocimiento del hacer del pueblo, de sus luchas y de sus construcciones, mientras que cada día crecen las mentiras en contra de nuestro proceso y de lo que aquí se esta haciendo. 

   Y en este país que la contrarrevolución quiere aparecer como tonto y sin sentido, en donde “aquí todo sigue en paz y armonía” en donde 65 son aparentemente menos que 98 pero con el Imperio atrás por si acaso, en donde aquellos que “no volverán” pero volvieron y dispuestos a matar, urge una política mediática superior en donde el Ministro de Información no sea el que rotaron de otro ministerio, en donde se arme un equipo REAL de creativos y pensadores, de políticos y estadistas, de trabajadores, de pueblo quien al final es el que dice siempre la ultima palabra, para diseñar una verdadera  política  de propaganda que nos haga sentir orgullosos de lo que somos y de lo que estamos construyendo y hacia adonde vamos, que ensalce las bondades del socialismo de verdad, sin miedo ni tergiversaciones, que para eso esta nación esta llena y rica de mentes brillantes desperdiciadas y apartadas por la contrarrevolución porque el que tenga ojos que vea de verdad, y si no allí esta el inolvidable camarada Tascon, el general Muller Rojas, y para muestra un botón el Camarada Comandante William Izarra cuyo articulo recomiendo que lean para que nos bajemos de la nube rosada en que algunos camaradas estamos montados; y así tantos y tantos que en 11 años de Revolución trataron y siguen tratando para que la doctrina y los principios de la lucha revolucionaria no se diluyan en tanto conformismo y contrarrevolución, en donde no sea solo el Comandante Presidente el que se encargue de hacer la propaganda sino que tenga tras de si todo un complejo propagandístico, formidable como el que inventaron los yanquis para aparecer como los buenos vaqueros de la película endulzando las guerras de exterminios y la maldad, solo que en el caso nuestro serán las verdades dichas y demostradas lo que acabara con tanta mentira y tanto odio con que quieren hacernos aparecer. 

   Ahora es o nunca, pues la verdad es el único medio real con que contamos, y debe contarse, decirse, cantarse, escribirse, que no halla una sola embajada ni consulado de la Republica Bolivariana de Venezuela que no tenga foros de discusión, charlas, recitales, concursos, teatro, prensa escrita, radio, televisión por donde se difundan los logros de la Revolución y el carácter de su pueblo, las luchas y las invenciones es decir la construcción del socialismo del siglo XXI a la Venezolana y eso se logra radicalizando la Revolución, escogiendo a los funcionarios realmente comprometidos con la doctrina de la Revolución Bolivariana y desechando a los mimetizados en el proceso, a los oportunistas a los amigos y compadres, se trata de la patria y aquí no cuentan sentimentalismos ni pusilanimidad. 

   Recordamos a los antiguos Romanos, no solo por sus construcciones colosales que nos legaron, por los grandes aportes a la humanidad, Administración, derecho etc., sino también por la formidable propaganda que le hacían a sus logros los dirigentes de ese entonces, no esperemos que la historia nos recuerde como la nación que tuvo la oportunidad de construir un mañana y no supo o no quiso contar como lo hizo.

   Confiamos en el Líder.

anazaicon@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1738 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor