Emoticones

Hay periódicos que tienen su personal Libro de Estilo, con independencia de la ética periodística…

La comunicación por las nuevas tecnologías están pidiendo algo similar para no caer en el todo vale. El estilo es la cultura, y ¡la cultura es la vida!, como dijo el ministro de ídem francés en el 68. La comunicación masiva, en grupo, está exenta, pero no la interpersonal. (No hablo del Grupo, mucho más complicado).

Personalmente, no me gusta un pelo usar el emoticono en la comunicación bilateral. Es una respuesta de compromiso. Está muy bien para los creativos informáticos de ese recurso, pero lo cierto es que sólo sirve para no molestarse en responder. Se da al clic y se quita uno de encima la molestia del qué responder sobre la marcha…

Una persona de buen gusto no lo usa fácilmente. Sólo en ciertas circunstancias: en un Grupo o para un "pesado".
A ver si nos vamos aclarando un poco en el manejo de estas cosas. Tampoco, cuando se envía algo por whatsapp u otro medio parecido a otra persona, se suele tener en cuenta para nada la personalidad del receptor/a. Se da siempre por supuesto que lo enviado siempre tiene interés o gustará al receptor simplemente porque a nosotros nos hace gracia o para nosotros tiene interés. Pero no vale todo…

El manejo de las nuevas tecnologías requieren también una neo educación aplicada. Un emoticono entre dos se puede interpretar también como un desprecio. No molestarse en responder con una frase preferentemente expresiva, lo es. Es preferible no contestar.

Desde luego yo, prefiero que no se me conteste a que se me responda con un emoticono. A mí, por favor, no me despachéis nunca con un emoticono… Soy muy moderado en enviar cosas, y sólo cuando "estoy seguro" de que va a gustar o interesar lo que le envío, le doy al clic…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1731 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor