Cadena perpetua para el hombre que lanzó a un niño desde el piso 10 de un edificio en Londres

Ciudadno británico quien lanzó a un niño francés desde el piso 10 de un edificio en Londrés

Ciudadno británico quien lanzó a un niño francés desde el piso 10 de un edificio en Londrés

Credito: Agencias

Un joven británico, Jonty Bravery, quien el año pasado empujó al vacío a un niño de seis años desde lo alto del Museo Tate Modern en Londres (Reino Unido), fue condenado este viernes a cadena perpetua, con cumplimiento mínimo de 15 años de reclusión, informó la agencia AFP.

La jueza que llevó el caso en Londres, dictó la sentencia basando su condena en la premeditación y alevosía de Bravery, de 18 años, considerando su nivel de peligrosidad si fuese dejado en libertad. El acusado, que se declaró culpable de intento de asesinato, empujó al niño de manera intencional, el pasado 4 de agosto, un niño de nacionalidad francesa desde la plataforma de observación ubicada en el décimo piso del Museo.

Bravery declaró que lo hizo porque quería aparecer en las noticias y para demostrar la frustración que atraviesa por el tratamiento de sus problemas de salud mental. Según los reportes médicos, el victimario padece de autismo, también sufre de trastorno obsesivo-compulsivo y de trastorno de personalidad, y él, por otro lado, ya había advertido a quienes cuidaban de él, meses antes de que planeaba matar a alguien de ese modo.

Aegún los reportes, Bravery se encontró con la víctima en la galería del décimo piso. El pequeño de seis años se encontraba pasando unos días de vacaciones con su familia. Al percatarse del niño, lo sorprendió y seguidamente lo empujó al vacío. Afortunadamente por la estructura del edificio, el pequeño cayó en una terraza en el quinto piso. Allí lo atendieron los servicios de emergencia.

Después de lanzar al niño, dicen algunos testigos que Bravery sonrió.

El niño que no conocía a su agresor, cayó sobre el techo del quinto piso del inmueble. Un helicóptero de los servicios de emergencias aterrizó a orillas del río Támesis para trasladarlo de urgencia. El menor sobrevivió, sin embargo, debido al impacto, sufrió hemorragia cerebral, varias fracturas de la columna vertebral y en sus extremidades.

La jueza del caso informó a Bravery que "podría nunca ser liberado" porque probablemente la calidad de vida de la víctima "nunca volverá a ser la misma", reportó Reuters. Debido a esto, hasta el día de hoy el menor está constreñido a una silla de ruedas.

Los fiscales leyeron una declaración, donde los padres del niño francés afirmaron que "las palabras no bastan para describir el horror", además de la incertidumbre y los efectos sicológicos en el futuro de su hijo, puesto que temen a que este no pueda volver a confiar en nadie y que vea a cualquier extraño como una posible "amenaza".

Bravery, quien evidentemente presenta problemas mentales, luego de ser arrestado, le comentó a la Policía que el día anterior había investigado en Internet cómo matar gente y que incluso había preguntado en la calle por la ubicación de un edificio alto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3568 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas