La guerra terminó: es hora de la paz

Pareciera que sectores importantes del gobierno y el Estado Español, no se quisieran enterar que el conflicto armado interno en Euskal Herria YA TERMINO, con la declaración de la izquierda avertzales, reunida el 15 de noviembre de 2009, en Altasu, de transitar un camino pacífico y democrático, para que la sociedad vasca, de manera libre y eleccionaria, ejerza su derecho a la autodeterminación.

Hoy en Euskal Herria, TODO el espectro independentista busca construir un consenso sobre esta decision política IRREVERSIBLE de la izquierda avertzales, para lo cual toma como referencia los procesos de solucion política negociada del conflicto de Irlanda del Norte, sobre la base de los principios desarrollados por el senador norteamericano, James Mitchell, que hoy permiten la convivencia pacífica de dos comunidades históricamente enfrentadas – republicanos y leales a Inglaterra - y que, pese a todas las dificultades, avanza hacia su objetivo histٕórico: la reunificación de Irlanda y el reconocimiento de los derechos de la comunidad leal a Inglaterra.

Los amigos de los pueblos de España aspiramos que el pueblo y las instituciones vascas, junto al Estado Español, puedan alcanzar una solución pacífica negociada a este conflicto, como lo intentaron en su tiempo, Felipe Gonzalez, José María Aznar y el mismo Rodriguez Zapatero, y veríamos con simpatía y disposición solidaria, que este dificil proceso pueda tener acompañamientos internacionales, tales como los aportados por los gobiernos españoles para la finalización de la Guerra Civil en varios países de Centroamérica, los cuales culminaron con los Acuerdos de Esquipula I y Esquipula II.

Por eso, no es comprensible para quienes formamos parte de la Comunidad Iberoamericana que, en este contexto de avances hacia la Paz firme y duradera en Euskal Herria, importantes sectores del gobierno y la sociedad española, no hayan respondido generosamente a esta voluntad de Paz y Negociación, manteniendo campañas mediáticas inrternacionales contra países que han colaborado con los esfuerzos de Paz de sus gobiernos, se criminalice la opinión política de los dirigentes abertzales, se mantengan las duras medidas penitenciarias contra los 790 combatientes, militantes políticos, activistas sociales y, hasta periodistas vascos, que se encuentran prisioneros como consecuencia de este conflicto, se persiga a los viejos y nuevos exiliados, se excluya a la disidencia vasca del juego electoral democrático, e incluso, se fortalezcan las campañas represivas contra del grupo armado con el cual, necesariamente, se habrá de negociar como en Argelia, la Paz que clama y necesita el pueblo vascos y los otros pueblos del Estado Español, para salir de esta larga pesadilla de violencia e intolerancia.

En Euskal Herria hay espacios para la lucha democrática y, los demócratas vascos, deben trabajar para que sean los votos y no las balas las que determinen la vida de su pueblo, con el cual los venezolanos y las venezolanas compartimos orgullosamente, la digna estirpe del más grande hombre de Nuestra América: Simón Bolívar.


yoelpmarcano@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1619 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a96607.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO