México: ¿Después que el PRD entregó las nachas a Calderón, seguirán los AMLOs, Encinas y Padiernas adentro?

1. El PRD no tiene vuelta ya en su viaje sin regreso y nadie podrá detenerlo. Los “Chuchos” o “Nueva Izquierda” determinaron su camino para integrarse totalmente a la política oficial sin ningún prejuicio. Han decidido reconocer abiertamente a Calderón y dar la batalla con las mismas armas y los mismos métodos del PRI y del PAN. Seguirán compitiendo con un discurso de seudoizquierda pero su práctica política será idéntica a la de los partidos burgueses. Con esa estrategia sin principios ni ética es probable que logren más presencia entre los legisladores, pero serán un partido más dándole la espalda a los trabajadores. Están repitiendo la historia de la socialdemocracia en el mundo: la alternancia en el gobierno, la reelección en los cargos públicos y carreras políticas de 50 años, siendo lo más grave ayudar a mantener a la mayoría de la población en la pobreza y opresión.

2. El presidente de facto, Felipe Calderón, con reiterados reproches a la clase política porque prevalecen el encono y las descalificaciones en el país, llamó a lograr acuerdos medulares para transitar del conflicto y la amenaza de parálisis a la cooperación y el consenso. Rodeado de políticos del PRI, el PAN y el PRD que se congregaron en la celebración del 93 aniversario de la Constitución, aseguró que éste debe ser el año de la reconciliación nacional, y secundó una propuesta hecha por gobernadores priístas y perredistas para firmar otro pacto social. Que se hagan a un lado los intereses partidistas para privilegiar la unidad. Expuso que si eso no fuera posible, la vida de la nación se debilitará, la política se empobrecerá y quedará convertida en opciones que están lejos de la dimensión de la dignidad de los ciudadanos.

3. López Obrador, por su parte señaló: “Hay que entender por qué se llegó a esta situación tan lamentable; existe violencia porque en 27 años de política económica neoliberal no ha habido empleo y se ha hecho a un lado a los jóvenes, porque no tienen posibilidad de empleo ni de estudio. Lo que está pasando es fruto podrido de la política económica, antipopular y entreguista; es la política del pillaje, del saqueo, que está beneficiando a unos cuantos y destruyendo el país. Sobre las alianzas dijo: “Creo que debemos retomar lo que somos, y lo más importante son los principios y los ideales. Me parece que todo tiene fronteras, y la política debe ser el equilibrio entre principios y eficacia, pero hay límites. Se tienen que mantener los principios. No se trata de llegar a toda costa dejando trozos de dignidad. No soy cacique, no soy dueño de PRD, PT o Convergencia. Simplemente, no estoy de acuerdo y no quiero juzgarlos. No creo que convenga la alianza”.

4. En tanto Calderón –desesperado porque el país se le cae a pedazos por miseria y desempleo- habla de un pacto social, de reconciliación nacional, de hacer a un lado los intereses partidista privilegiando la unidad, casi pidiendo “borrón y cuenta mueva nueva”, y el PRI, PRD y demás partidos parecen estar de acuerdo en firmar tal pacto, López Obrador – con toda razón- denuncia que fueron las políticas neoliberales que se impusieron en 1982, las políticas antipopulares, entreguistas, de saqueo, las que están destruyendo a la nación. Se pregunta: ¿cómo acudir a políticas de alianzas con el PAN y el PRI – que son los principales culpables de que el país se esté desplomando- sin poner como base los ideales, los principios la honestidad y la decencia? Dice AMLO que no puede prohibirles y denuncia los hechos, pero la pregunta sería: ¿Hasta cuando permanecerá en el PRD?

5. Al parecer el presidente ilegítimo, Calderón, obtuvo un nuevo triunfo político al presidir (con la banda presidencial) la ceremonia del aniversario 93 de la Constitución Política este 5 de febrero y poner en la mesa de honor y como oradores a dos altos líderes de PRD; al gobernador del Estado de Michoacán (Godoy) y al presidente de la cámara de senadores (Navarrete). Entiendo a los políticos de sistema, a los que carecen de principios éticos, los que están siempre puestos a escalar, que jamás quieren pelearse con nadie porque no saben cuando tendrán la “necesidad” de aliarse nuevamente. Se pueden criticar entre sí en problemas secundarios e intrascendentes; usan incluso palabras para armar frases espectaculares mediáticas para llamar la atención, pero nunca se confrontarán en asuntos de fondo que vayan a la raíz de los problemas. El PRD ha entregado todo.

6. Batista, gobernante de Cuba al servicio directo de los yanquis, fue derrocado por una revolución del pueblo; el gobierno venezolano se derrumbó por la fuerza electoral de Hugo Chávez que durante casi ocho años irrumpió; lo mismo puede decirse del triunfo electoral de Evo Morales contando con todo el apoyo de los indios y campesinos bolivianos. Sin embargo el caso mexicano parece distinto: el gobierno de Calderón no se vendrá abajo por las luchas, las protestas y los movimientos de masas del pueblo, sino por su incapacidad para gobernar, por estar llevando al país a la bancarrota y no encontrar salidas adecuadas. Se han reunido ya millones de firmas pidiendo la renuncia de Calderón y el descontento de muchos sectores de la población es manifiesto, pero no hay grandes movimientos de masas que se lo exijan y la clase política lo respalda en la práctica.

7. En la década de los sesenta los partidarios de la vía armada, como lo fueron Castro y Guevara en Cuba, partiendo de sus experiencias pensaban que bastaba con la existencia de condiciones objetivas, materiales (pobreza, miseria, desempleo, desesperación y hambre) para que estallara una revolución del pueblo y que las condiciones subjetivas (conciencia y organización de los campesinos y trabajadores) se formarían en la lucha contra el enemigo, con la ayuda de “el foco” y la guerrilla. Veinte años después –mientras la represión gubernamental se ensañaba contra las luchas armadas del campo y la ciudad, las luchas electorales se fortalecieron con la intervención y apoyo económico del Estado, así como de los medios de información. La formación de la conciencia y de equipos de trabajo por parte de los explotados y oprimidos ha pasado a primer plano para contrarrestar el dispendio del Estado.

8. Con millones de firmas puede realizarse una gran campaña, pero Calderón no caerá, mucho menos renunciará, sin un poderoso movimiento de masas, sobre todo si como “gobierno constitucional” cuenta con el apoyo de la clase política. El PRI y el PRD podrán criticar muchos aspectos de sus programas políticos y económicos, pero siempre estarán prestos a apoyarlo para que termine su sexenio, aunque esté destruyendo de manera acelerada al país. La demanda de “revocación de mandato” es importante, pero impracticable mientras la clase política domine. Por eso, viendo el comportamiento cada vez más claudicante del PRD me pregunto: ¿Hasta cuándo los lopezobradoristas, encinistas y bejaranistas continuarán esperanzados en que podrán cambiar la línea del PRD cuando se ve claramente que no tiene retorno? Mientras tanto Calderón sigue destruyendo el país.

pedroe@cablered.net.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1084 veces.



Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a94680.htmlCd0NV CAC = Y co = US