Colo-Colo 4, Universidad Católica 2 y otro campeonato, el 29, para el equipo popular de Chile

¿Tendrá que ganar Jorge Arrate para devolver el indio Colo-Colo de Chile al pueblo chileno..?

Este miércoles 9 en el Estadio Santa Laura de Santiago, el Colo-Colo consiguió su estrella número 29, después de un accidentado año donde llegó a estar bordeando el descenso, cuestión a simple vista inaudita para un equipo que es base de “La Roja”, selección que llega a Sudáfrica como segunda de Sudamérica, a un punto de Brasil, y con el colocolino (actualmente en México) Chupete Suazo como mejor jugador de la eliminatoria, según encuesta de la FIFA develada en Sudáfrica dos días antes del sorteo. (Esa encuesta también dijo que el mejor entrenador de la eliminatoria era el ché Marcelo Bielza,  entrenante de la Selección Chilena). 

Además de la irregular campaña, con escandaloso cambio de entrenador, con lesiones como para cambiar toda la defensa (así el venezolano José  Manuel Rey se incorpora a Colo-Colo), al partido de este miércoles El Cacique llegó con desventaja frente a Universidad Católica, que ganaba hasta con el empate a uno, además de todo eso el partido donde es visita se juega en un estadio en reparaciones al cual sólo se le aceptaron dieciséis mil personas, de las cuales sólo tres mil cupos fueron asignados para los seguidores del equipo más popular de Chile. Como si todo fuera poco, la Católica pica adelante haciéndole el primer gol a los ¡23 segundos! de iniciado el encuentro. 

La situación colocolina, sus altibajos en las alegrías y tristezas que le ha llevado a su pueblo en este año 2009 tienen que ver, sin embargo, con  cuestiones políticas que afectaron y afectan al club más popular de Chile, quizás corroborando como una verdad lo que indica uno de los gritos de guerra de los colocolinos cuando dicen “¿Quién es Chile..?: ¡Colo-Colo!” 

En 1973, entre la CIA, la oligarquía chilena y los fascistas proyanquis de las Fuerzas Armadas de Chile, le dieron un golpe de estado a la democracia chilena, derrocando al Presidente Salvador Allende, quien muere en combate defendiendo el Palacio de La Moneda, casa de los presidentes de Chile. 

A poco andar, la dictadura de Pinochet, encaramada como gobierno nacional, interviene a Colo-Colo  y desahucia a una directiva elegida democráticamente por sus socios, en el sano esquema de las asociaciones civiles, un socio, un voto. A quienes habían incendiado la sede del gobierno democrático y constitucional  chileno estaba como que demás preguntarles con qué derecho  traspasaban al club más popular de Chile a una empresa privada, cual si quisieran ratificar que, como Colo-Colo es Chile, al club del pueblo chileno, al equipo de los pobres, había también que darle un golpe de estado tan golpe como el que le habían dado a todo el país. 

Tuve la oportunidad de hablar con un asistente del gerente del Colo-Colo intervenido, en momentos en que por la celebración de los cincuenta años del club yo había preparado un álbum de barajitas que se negociaba con entusiasmo con la directiva anterior, la legal. Cuando le dije al chicago boy que mi álbum resumía el corazón, el cariño, el sentimiento colocolino, el tipo me interrumpió diciendo que ellos na´que ver con esos sentimentalismos colocolinos, que ellos eran una empresa y venían a gerenciar entradas y salidas porque business is business  y no lo hiciera perder el tiempo con novelas del corazón... 

De ahí en adelante, ese deshumanizar a Colo-Colo parece haber sido el objetivo político de la intervención al club, lo cual nos recuerda al ejército gringo invadiendo a Iraq y quebrando a culatazos los milenarios cántaros de greda y quemando los papiros que encontraban a su paso en museos y lugares históricos, porque en la medida en que a un pueblo le rompas sus raíces, su historia, sus valores, será más fácil derrotarlo, fregarlo. Así también al pueblo chileno le dieron en el corazón de su sentimiento futbolístico, en un país donde la escuela primaria de Chile, y esa mágica forma de transmitirle cultura

--inclusión-- a los pobres, la Central Única de Trabajadores, CUT, y su unidad, honestidad y combatividad, y los partidos políticos de izquierda, todos juntos se habían sumado a la competencia en los estadios, para hacer pedagogía política en favor de las clases populares, ya que en la cancha se notaba mucho la lucha de clases, los equipos de los pobres ganándoles a los equipos de  los ricos eran la venganza dominguera por una semana de explotación de sus patrones, y un aliciente para ir entendiendo el valor de ser mayoría, el valor de la unidad, unidad que un día se transformó en Unidad Popular y llevó a la presidencia a Salvador Allende. 

Tal como humillaron la dignidad de todo Chile, Colo-Colo en dictadura debió sufrir el tener al asesino y ladrón de Augusto Pinochet como su “Presidente Honorario”. Pero al igual que no abandonó su bandera, su dignidad ni su futuro, el pueblo chileno no abandonó a Colo-Colo, aunque es evidente el daño que la pasantía fascista le ha causado. 

En primer lugar, si bien el país hace esfuerzos por terminar de sacarse el golpe de Pinochet, el indio Colo-Colo no se lo ha podido sacudir y ahora es una Sociedad Anónima, sin que nadie explique con qué autoridad se lo quitaron al pueblo de Chile, sin que nadie explique por qué no ha sido devuelto a su verdadero dueño, el pueblo chileno, todo esto con la complicidad de la FIFA, que es súper quisquillosa cuando los gobiernos se meten con el fútbol de sus países, pero que con los fascista de Pinochet tuvo las mejores relaciones. 

El asunto es que en este nuevo esquema, un empresario que se hizo millonarísimo al amparo de la dictadura de Pinochet, Sebastián Piñera, dueño de medio Chile, es el primer accionista de Colo-Colo mientras anda en campaña intentando ser presidente de Chile, para apoderarse de la otra parte del país que todavía no es na de él...   

Con esta “filosofía capitalista” como propietaria de un club en un país donde no había dueños privados para los equipos de fútbol, el primer atentado a los valores del equipo es el mercantilizar al extremo su razón de ser. En un año Colo-Colo llegó a vender  prácticamente todo su precioso plantel, todo con tal de ganar plata, de que cuadren los números sin importar la idea matriz del club, que siempre ha sido representar al pueblo chileno. 

Cuando el 19 de Abril de 1925 un grupo de jugadores del Magallanes se separan de ese club, lo hacen para asumir el profesionalismo, porque, según argumentaban, ellos eran pobres y tenían que financiar su presencia en el equipo con sus modestos sueldos de profesores. Para poder competir con los equipos de los ricos, decían, debían de  tener un nivel económico que les permitiera llegar  a la cancha con la misma oportunidad de los equipos de la gente pudiente de Chile. En el bar “El Quitapenas”, cercano al cementerio, hicieron su acuerdo de crear un nuevo club y en su primera práctica, en el centro del campo, con el liderazgo de los hermanos Arellano, en la idea de representar los valores del pueblo chileno, acordaron tomar el nombre el cacique jefe de los indios de esa tierra austral cuando llegaron los conquistadores españoles. Colo-Colo fue el cacique que eligió a los mejores capitanes de los indios para enfrentar en batalla al invasor, dando comienzo a una gesta quizás única en el mundo, que duró trescientos años sin que el conquistador consiguiera  vencerlos, porque quien vino a derrotar a las huestes indígenas fue la naciente República de Chile, en una guerra al más puro estilo del far west de los gringos, completando, con la justificada excusa de definir y cuidar el territorio de la naciente república, el genocidio que comenzaron los ibéricos, y de lo cual quedan aún heridas abiertas y evidentes porque son noticias a diario hoy por hoy en Chile los enfrentamientos de los mapuches, defendiéndose de la represión de las fuerzas del orden del gobierno, siempre encompinchadas con los grandes hacendados de la zona. 

El nombre elegido fue un acierto y el pueblo, los chilenos pobres y pata en el suelo se identificaron de inmediato con el orgullo de sus raíces aborígenes como imagen a la hora de ir a enfrentar a otros equipos, muchos de ellos  luciendo su anglicanismo, como el Green Cross, como el Badmintong, etc. Es decir, el Colo-Colo nace utilizando la modernización del profesionalismo, ya bien avanzado para entonces en Uruguay y Argentina, como un mecanismo para asumir la representatividad de un pueblo, de un sentimiento, de unos valores, y no por el dinero en sí, como parecen entenderlo los gerentes de Piñera, que han tenido al equipo del timbo al tambo, salvándose de un peor destino no por la plata de Piñera, sino por el corazón de sus jugadores, siempre empujados, respaldados por el pueblo chileno que copa los estadios y financia el negocio de los traficantes del fútbol. 

Algún día, esperamos, se escribirá  la historia de estos tiempos de dictadura y post-dictadura y del cómo se aprovecharon de Colo-Colo, al igual que del cobre, de la madera, del carbón o de las  frutas o los peces del pueblo chileno. 

Ojalá un día sepamos la verdad de cuando murió Pinochet y los fascistas querían que el gobierno chileno decretara duelo nacional y se le rindieran honores de héroe al general traidor... Michelle Bachelet, que volvía a Chile de una gira internacional respondió a la presión de los fascistas yéndose, al otro día del entierro del pinocho, al Estadio Nacional, donde Colo-Colo, que ha sido campeón de la Copa Libertadores, jugaba ahora la final de la Copa Sudamericana después de haber empatado con el Pachuca ¡en México! a un gol por lado.  El mensaje de la Bachelet parecía estar claro: mientras ustedes me exigen duelo por el Pinochet, mi respuesta, al otro día de haberlo enterrado, es irme al estadio para celebrar con el pueblo el evidente triunfo continental de Colo-Colo... Ojalá y un día sepamos qué pasó, porque Colo-Colo, ganando uno a cero en el primer tiempo, después de la llegada de la presidenta al estadio terminó perdiendo increíblemente dos por uno, y así no hubo celebración popular que interrumpiera el duelo de los fascista por su viejo ladrón, y el mensaje de la presidenta Bachelet no se pudo consumar...¿Será que la dirigencia Piñerista/Pinochetista de Colo-Colo habrá permitido la intromisión de una mano peluda en esta extraña final, con un estadio nacional con 85.000 personas haciendo temblar la tierra con su gritadera, y viendo luego perder al equipo que iba ganando ya en el primer tiempo..? Ojalá algún día sepamos si además de todo, Colo-Colo ha tenido que sufrir también las movidas políticas del fascismo chileno. Y no me digan que estoy desvariando, porque ni más ni menos eso hicieron los fascistas para cuando la eliminatoria con Brasil en el Maracaná, por el mundial de Italia, lo cual le costó una larga suspensión al fútbol chileno, al poner al Cóndor Rojas a simular una herida, luego de pagarle diez mil dólares a una ciudadana brasileña para que lanzara una bengala a la cancha donde jugaban Brasil y Chile. Además de esquivar el fútbol, donde sí le habíamos ganado a Brasil, en la reciente Copa América de Argentina, por nada menos que cuatro goles a cero, los fascistas no consiguieron su propósito de clasificar con maula, pero si lograron que la reciente democracia chilena no tuviera un mundial como vitrina y quedara, el país, aislado ante los ojos de los pueblos del continente por tamaña cochinada. Tratándose de nuestra fascista derecha, como verán, la realidad supera cualquier ficción. 

Por supuesto que liberar de todo esto a Colo Colo no será posible si Chile cae ahora en manos de la oligarquía chilena y sus gerentes pinochetistas. Piñera dueño de los destinos de Colo-Colo y dueño de los destinos de Chile es lo peor que nos podría pasar.  

Es de esperar que a pesar de los malos gobiernos de la Concertación, a pesar de una política que estimula la apatía de los jóvenes (hay más de cuatro millones de jóvenes que no quieren inscribirse en el registro electoral), es de esperar que a pesar de todo el pueblo chileno le cierre el paso a la derecha fascista, impidiendo que ésta se lleve a Chile a una movida distinta a los vientos de unidad continental que soplan gracias a la Revolución Bolivariana, ya que por lo menos, en eso, la Bachelet dio más de lo que podíamos esperar, incluso, más que algunos gobiernos que traían como un pedigree izquierdozo pero que a la hora de las chiquitas han dado menos de lo que esperábamos. 

Y, si no fuera mucho pedir, ya que Jorge Arrate, el candidato de los allendistas, del Juntos Podemos y del Frente Amplio, el candidato del Partido Comunista de Chile, ya que este ex ministro de Allende se ha atrevido a levantar un programa que incluye la nacionalización del cobre, la educación gratuita y hasta  una  Asamblea Nacional Constituyente, para seguir hablando de cosas que hasta hace algunos años parecían un pecado nombrarlas en Chile, ojalá que seamos, como sociedad, capaces de sacar al indio Colo-Colo de Chile de ese golpe de estado que le dió la derecha chilena, que le significó tener a Pinochet como presidente honorario y que significa tener al pinochetista Sebastián Piñera como patrón de hacienda mandando en sus finanzas, todo lo cual es lo contrario de los valores nacionales y ancestrales que dieron vida a ese sentimiento nacional que se llama Colo-Colo y a ver si el próximo año celebramos un nuevo campeonato, la estrella número treinta, con el indio Colo-Colo liberado de los pinochetistas de ayer y de hoy.  

A los pinochetistas de ayer y de hoy, de dentro de Colo-Colo y de fuera de él, ojalá y seamos capaces de cerrarles el paso, derrotando a Piñera, así no sea en segunda vuelta. 

¡Y nos vemos este 2010 en la Copa Libertadores, en el partido del Deportivo Italia - Colo-Colo, aquí en Caracas..! 
 

El Tano / Abrebrecha-UCV

abrebrechaucv@yahoo.com 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7011 veces.



El Tano

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: